Páginas vistas en total

viernes, 6 de abril de 2012

Cuaderno de viaje a U.S.A. IX: Haddonfield.


La visita a la pequeña población de Haddonfield nos permite conocer un auténtico pueblo americano, con su ayuntamiento de construcción clasicista, sus casitas de estilo colonial, sus iglesias de diferentes confesiones y para mi sorpresa un enorme edificio con un cartel en su puerta que dice: “salón de la masonería”.
Me encanta este pueblo que tiene una barbería antigua con un tubo con los colores rojo, blanco y azul en la puerta y unos sillones de mimbre de toda la vida y a la que no me acerco a fotografiarla porque me da vergüenza.  De hecho, según fotografío una enorme casa colonial muy decorada, el conductor de una furgoneta me increpa con una frase que no entiendo, aunque percibo un tono de broma o de sarcasmo.
Pasan los autobuses escolares. Aquí todos los autobuses escolares son de color amarillo y con ese diseño antiguo tan conocido, son los únicos que circulan porque, como ya he dicho, apenas hay transporte público y los niños son los únicos que no pueden conducir.
Hay una tienda de antigüedades en la que compramos una máscara africana y algunos anillos antiguos y un bar típico, con decoración de los años sesenta, (no una imitación vintage sino que lo conservan así desde entonces), donde la gente como pizzas. Es curioso ver a hombres muy mayores comiendo pizzas, hot dogs y hamburguer, cosas que en España son muy propias de niños. 


No hay comentarios: