Páginas vistas en total

jueves, 26 de abril de 2012

Camden, ciudad maldita.


Son varias las ideas que surgen en mi cabeza al pensar en la pobreza de Camden, cosas que no sé si han quedado claras en la entrada anterior.  Para empezar lo primero que me llamó la atención del caso es que nadie hablara de la bolsa de pobreza que supone la ciudad, por el contrario todo el mundo habla de la delincuencia y criminalidad que allí existen. En la propia Wikipedia en inglés al hablar sobre su declive se cita lo que sigue, lo que nos puede dar una idea de esa contradicción:
Después de años de crecimiento económico e industrial, la ciudad de Camden se enfrenta a una época en la que aumentan la delincuencia y el deterioro”.
Imagino que se referirá al deterioro social, ¿o sólo al económico? A continuación nos da una de las claves de la situación. Después de haber sido el astillero más grande del mundo durante la época de la II Guerra Mundial sucede lo siguiente:
El 6 de septiembre de 1949, el asesino de masas Howard Unruh realizó una matanza en su barrio de Camden en la que murieron trece personas. Unruh, que fue condenado y posteriormente confinado en un centro psiquiátrico del Estado murió el 19 de octubre de 2009”.
Ahí está el principio del fin. Lo que le pasa a la ciudad está producido por un deterioro social que inicia el loco Unruh. Pero no es eso lo peor:
El Camden 28 fue un grupo de la “izquierda católica”, activistas anti-Vietnam que en 1971 plantearon y ejecutaron (sic) un boicot al reclutamiento obligatorio de tropas que dio lugar a un famoso juicio contra los activistas que fue visto como un referéndum sobre la propia guerra de Vietnam, juicio en el que 17 de los acusados fueron absueltos por un jurado a pesar de haber admitido participar en la acción”. Realmente peligrosos estos católicos.Después de ese crimen horrendo era inevitable que la ira divina se cerniera sobre la pecadora ciudad. Pero los crímenes no cesaron:
En 1996, la gobernadora de Nueva Jersey, Christine Todd Witman, cacheó (en una redada acompañando a las tropas policiales) a Sherron Rolax, un joven afroamericano de 16 años, suceso que fue capturado en una fotografía infame (sic). Rolax alegó que sus derechos civiles habían sido violados y demandó al estado de Nueva Jersey”. 
En este caso, ciudadanos de Camden fueron las víctimas y no los criminales, pero claro, cometieron el grave pecado de sacar una foto a una prometedora gobernadora republicana en una situación comprometida. ¿Qué haría la egregia política cacheando muchachos afroamericanos con la policía local?
Acaba aquí la relación de hechos que, bajo el epígrafe de “Declive”, explican por qué la ciudad que fuera famoso centro industrial terminó convirtiéndose en lo que es hoy.  Es cierto que también se menciona la construcción de autopistas y, por supuesto, los enfrentamientos raciales, que están implícitos en los acontecimientos anteriores.  En cuanto a la construcción de autopistas, parece como si hubieran querido cargarse la ciudad o como si pensaran que la ciudad ya no existe: de hecho desaparecieron RCA Victor, la fábrica de sopas Campbel y, sobretodo, los astilleros, así que lo que queda allí no son más que “productos residuales” para los planificadores neoconservadores, si es que ambas palabras admiten ir juntas.

Hemos encontrado en la red la infame fotografía en la que se ve a la gobernadora metiendole mano al pobre muchacho:



 Sherron Rolax murió en el 2008 en un tiroteo a los 28 años de edad.

No hay comentarios: