Páginas vistas en total

viernes, 5 de agosto de 2011

Cuaderno de ruta I

VIERNES 29 DE JULIO
Salimos en dirección norte para poner remedio a los 39º que tuvimos ayer. Llegamos a Salamanca  y hacemos noche, una vez más sin hacer la visita de la ciudad.

SABADO 30 DE JULIO
Casi 600 km. más y llegamos al camping de Isaba (o Izaba) en la parte superior del valle del Roncal, al norte de Navarra, cerca ya de la frontera francesa.
En estos 900 km. recorridos, una reflexión: ¿por qué en este país es tan difícil hacer una medición de la presión a la que va sometido el aire de nuestras ruedas? Llevar una caravana a remolque tiene algunos inconvenientes, uno de ellos es que llevas un peso considerable sobre dos ruedas y eso puede hacer que reviente un neumático. A mí me ha pasado. Para que no pase eso, es fundamental que las ruedas lleven la presión que tienen que llevar, en mi caso 2.5 bares.
Paro en un área de servicio y mido 5 bares. Eso es imposible, no puedo llevar tanta presión en las ruedas. Paro en otra y, en cuanto que enchufo el tubo de inflar a la rueda, ésta empieza a perder presión. En lugar de ayudarme a inflarlas me las está desinflando. Desisto de continuar porque me puede dejar tirado sin aire en las ruedas. Finalmente encuentro un área de servicio a las afueras de Pamplona que me merece confianza. Miro la presión y tengo 3 bares. Es decir, la última vez que las inflé, no le puse 2,5 bares como le correspondía y como me marcaba aquel manómetro, sino que por error del aparato le metí una sobrepresión.
Esto no es algo trivial. Se pueden ocasionar accidentes por problemas con las ruedas, si revientas una por llevar mal la presión. En Francia te invitan a que midas la presión en unos puestos que tienen a la entrada de las autopistas. Es un tema importante. Claro que en este país no hay nada importante. Hasta que pasan las cosas.
Llegamos al valle del Roncal y acampamos en Isaba (o Izaba en esukera) en un magnífico camping, aunque sin cobertura de móvil. Tal vez mejor.

DOMINGO 31 DE JULIO


Salimos de inspección y subimos con el coche a la parte alta de Belagua: el cuartel en ruinas y el refugio. El refugio es un edificio magnífico de construcción reciente y totalmente abandonado. Se caerá a trozos como el cuartel.
Bajamos al parking de Belagua y hacemos una bonita ruta por el hayedo, es la ruta señalada como Mata de Haya. Tomamos nuestra dieta rutera (dos rebanadas de pan tostado y dos lonchas de pavo), y por la tarde subimos en dirección a Arrakogoiti, el punto por donde los contrabandistas pasaban a Francia, pero quedándonos en la venta de Juan Pito, un magnífico paraje con buenas vistas.

LUNES 1 DE AGOSTO


Desde el mismo camping salimos andando y tomamos la pista que sube a la Selva de Maze. Es un soberbio ejemplo de bosque mixto donde se mezclan los pinos negrales con las hayas y algunos ejemplares aislados de otras especies, algunas que pudimos reconocer, como los abedules, y otras no. Nos encontramos también con esos acebos que en el Pirineo llegan a tener porte de árbol. El camino empieza en una umbría y tiene un desnivel continuado, fácil de ascender, pero, a mitad de la ruta, se pasa a una vertiente solana y el calor y la ascensión nos dieron una buena paliza, de manera que cuando habíamos subido unos 550 m. de desnivel, nos dimos la vuelta, no sin antes comprobar lo malas que pueden ser las picaduras de esos tábanos que por aquí se posan en la pierna imperceptibles hasta que te muerden.
Por la tarde visitamos Isaba y nos acercamos al pueblo de Utárroz, con algunos ejemplos interesantes de caserones típicos del valle.

MARTES 2 DE AGOSTO
De nuevo saliendo desde el mismo camping, tomamos una pista que sube hacia la ruta de los contrabandistas. Después de un empinado ascenso, la ruta desciende suavemente hacia el pueblo de Isaba. El regreso se hace por el camino Real que discurre por el cauce del río Belagua, a veces colgado de los paredones que el curso de agua ha excavado a su paso.
Por la tarde hacemos un recorrido en coche hasta Navascués buscando algunos víveres, pero la zona está mal abastecida y sólo encontrar un par de chuletones de ternera local nos consuela de otras carencias. Comprobamos que se puede hacer un buen arroz de verduras sustituyendo las costillas de ibérico por unas de cerdo blanco, aunque no están igual.

MIERCOLES 3 DE AGOSTO
Bajamos a Pamplona y recorremos las calles de la ciudad vieja. Las tapas de El Gaucho, en la calle de Espoz y Mina, son muy recomendables. Hacemos el recorrido del encierro pero sin correr y, sobre todo, sin toros, y volvemos al campamento para dar buena cuenta de las piezas de vacuno que compramos ayer.

No hay comentarios: