Páginas vistas en total

viernes, 26 de agosto de 2011

Mensajes en el camino.

En un cartel en el que se señalizan caminos entre Euskadi y Navarra, ha escrito alguien un mensaje en inglés que aquí transcribimos:
Euskara is a beautiful language... but is useful as tits on a bull to the 99% of population of randonneurs who don’t speak it.
Clearly nationalism + common sense do not mix.


Para quien no sepa inglés, lo hemos traducido de esta manera:
El euskara es un hermoso idioma… pero totalmente inútil (literalmente dice tan útil como las tetas para un toro) para el 99% de la población de cicloturistas que no lo hablan.
Claramente el nacionalismo no se lleva bien con el sentido común.
 *
Algo de razón tiene el anónimo mensajero, pero me parece que tiene más miga este otro que encontramos en un sector del bosque de Irati tallado en una piedra y puesto allí por alguna autoridad política local:

MONTE AEZKOA
DONÓ SANCHO EL FUERTE EN 1229
EN PODER DEL ESTADO DESDE 1784
RECUPERADO EN 1982


El mensaje tiene una gran concisión, como si se tratara de una simple información, como si lo único que estuviera haciendo es dar conocimiento de un hecho objetivo. Pero si lo miras bien está lleno de intenciones. El sentido del mensaje, según yo lo aprecio, sería el siguiente:
El monte Aezkoa ha estado siempre aquí y ha sido de las personas que lo ocuparon. Pero en la Edad Media, una época mítica y pura, el rey Sancho VII el Fuerte, que había conquistado Álava, Guipúzcoa y el Duranguesado, llegó a conquistar la zona francesa de San Juan de Pie de Puerto. Ese rey, fue bueno y generoso y donó el monte a sus habitantes.
Sin embargo llegó la Ilustración, un movimiento político y social ajeno a la religión, a la caballerosidad medieval y a la admiración debida a los reyes, y se atrevió a incluirlo entre las propiedades del Estado.
Afortunadamente ahora, los conservadores que han ganado las elecciones en Navarra han  recuperado las tradiciones viejas y el buen sentido de los reyes bondadosos.
Es un mensaje tradicionalista, pero que también podría ser visto con simpatía por los abertzales. Ese maldito estado moderno y esa época dorada de los reyes vascones.

No hay comentarios: