Páginas vistas en total

martes, 30 de agosto de 2011

La crisis de la deuda.

Siempre he creído en la política. Nunca me creí eso de que ser apolítico era ser objetivo, estar por encima de las diferencias y ser generoso. Apolítico era Franco, que se cargó la política de este país durante cuarenta años e impuso la suya. No me gusta quien detenta el poder porque lo normal es que lo use en su propio beneficio antes que en el mío, pero tampoco creo en los tecnócratas, que lo único que defienden es su corporativismo y son fácil presa de los verdaderamente poderosos. 
*
Toda esta declaración de intenciones es precisa para matizar lo que voy a decir a continuación.
*
En los tiempos que corren, cada vez más, comprobamos que nuestros problemas no se resuelven desde la derecha o desde la izquierda, sino desde el sentido común. Está planteado ahora mismo el debate sobre la necesidad de limitar la deuda en nuestro ordenamiento jurídico.  Los que se pretenden de izquierdas, (I.U., los sindicatos), andan diciendo que limitar la deuda es hacer política de derechas y que estamos en manos de los mercados.
Respecto a lo primero, conviene recordar que hacer política es fundamentalmente elegir. Como no podemos hacer todo lo que quiere todo el mundo, el político debe elegir lo más conveniente para el conjunto de la población o al menos para la mayoría. Hoy día esto no se hace. Si tenemos que elegir entre hacer A y hacer B, elegimos hacer las dos cosas y como no podemos pagarlo nos endeudamos. Es un camino equivocado. Los que son de izquierdas deberían elegir gastar el dinero en unas cosas y los que son de derechas deberían elegir hacerlo en otras. Claro que los sindicatos y los partidos viven de los Presupuestos Generales del Estado y no quieren que se les acabe la financiación. Endeudarnos es trasladar nuestros problemas a nuestros hijos. Lo que proponen los sindicatos es que sigamos gastando todo lo que haga falta y que nos lo financien los chinos, que trabajan como tales y cuyos trabajadores, por cierto, viven en unas condiciones muy injustas que ningún sindicato europeo ha denunciado jamás. Ahí entramos en la segunda cuestión.
Si queremos gastar lo que no tenemos y para ello tenemos que recurrir a los mercados de deuda, estaremos siempre en manos de esos mercados, con lo cual tendremos que hacer lo que nos digan, habrá que pagar por la deuda lo que ellos quieran y dispondremos de la  que ellos nos quieran financiar. Eso es una evidencia que no tiene vuelta de hoja. ¿Qué mercado se va a doblegar a nuestros deseos? Ninguno. Cada vez que el telediario de la cadena pública abre con la noticia de que el Gobierno ha colocado su deuda en los mercados, (pagando más que ayer pero menos que mañana), se me pone la carne de gallina. El aumento de la prima de riesgo se debe a que los mercados prestamistas saben que aumentan nuestras dificultades para pagar lo que debemos.
Lo que hay que hacer es limitar la deuda para que no nos coman los intereses.
Lo que hay que hacer es subir los impuestos y bajar los gastos.
Que los partidos y los sindicatos se financien con sus afiliados (y la Iglesia con sus fieles).
Que sólo se gaste el dinero que sea preciso y que no se hagan infraestructuras faraónicas para, supuestamente, promover el desarrollo.
Gastar en educación, investigación, eso que llaman I+D+i, mejorar de una vez por todas la Formación Profesional.
Reducir drásticamente los gastos militares y abandonar nuestras misiones internacionales que nos dan un prestigio que perdemos luego en las crisis que provoca nuestra deuda.
Reducir la administración a lo que sea necesario y suprimir toda la que no funcione correctamente. La administración no puede ser un cementerio de elefantes para políticos jubilados, como son las diputaciones, (por ejemplo).
Hay que bajar los impuestos a quien cree empleo pero hay que subírselos a los que se han hecho ricos y viven de las rentas y de la especulación. Promover la economía productiva y cortarle las alas a la economía de especulación.
Promocionar desde el Estado las empresas españolas en el extranjero, en especial las del sector de la construcción e ingeniería, para que obtengan allí los contratos que aquí no tienen.
Hacer un acuerdo nacional y un plan de ataque contra la corrupción, modificar las leyes urbanísticas para acabar con la especulación inmobiliaria de una vez por todas.
Si los bancos no sirven para cumplir su misión en la economía deberán ser nacionalizados, no rescatados.
Además, se precisa de un cambio cultural. Si no podemos crecer de forma indefinida, habrá que ordenar nuestra economía para que podamos vivir sin sobresaltos. No se puede generar empleo aumentando indefinidamente la producción. No podemos ni debemos producir más. Las empresas, en aras a mantener el sistema, deberán pagar igual por menos horas trabajadas.
Esa propuesta habría de realizarse a nivel OCDE y habría además que proteger a los trabajadores de los países en desarrollo.
¿Por qué no están trabajando en eso los sindicatos europeos o en las medidas que consideren oportunas?
Sólo piden más deuda para que sigamos pagándoles la subvención.
La deuda es deuda. No es de izquierdas ni de derechas. Lucha por acabar con esta situación, no por poder seguir aumentado la deuda. Hay muchas cosas que reivindicar. 

P.D. Acabo de leer el artículo de Felipe González en El País en el que habla también de sentido común y comparte algunas cosas de las que digo. No lo había leído antes y no siempre estoy de acuerdo con él como hoy.  

lunes, 29 de agosto de 2011

¡Italia, dignidad!

Los países son complejos porque están formados por una población compleja. Un país tiene unas señas de identidad que lo pueden diferenciar de otros, pero no es una unidad de pensamiento. En un mismo país se pueden dar muchas formas de pensar. En Italia gobierna Berlusconi porque lo ha votado la mayoría del pueblo. Ha sido elegido democráticamente porque los más creen que es la mejor opción. Creen que es un hombre rico y poderoso y que hará que su país sea rico y poderoso. Además tienen miedo a los extranjeros, a que personas que vienen de países pobres les arrebaten su bienestar europeo, (Apañados van).
Nuestro amigo Nacho nos ha mandado una información muy interesante. He buscado en Google y he encontrado referencias en los blogs pero pocas en la prensa, por eso voy a transcribir aquí esa información: 

 "El Teatro dell'Opera de Roma se pone en pie para cantarle a Berlusconi la histórica melodía de Verdi, símbolo de la dignidad y la libertad de Italia".
En el palco de honor, el presidente de la república, el cardenal Vellini y Berlusconi. En el escenario, los miembros del coro, vestidos de esclavos hebreos. Acaban de cantar Va, pensiero, ese canto en el que los esclavos se acuerdan de la patria, si bella e perduta ( tan hermosa y perdida). Dirige Riccardo Muti. Cuando acaban, el público, emocionado, pide un bis. Entonces, Muti coge un micrófono: "Ya tengo 70 años, mi vida está hecha. Ya no tengo que decir lo que me mandan que diga, y siento un profundo dolor, una enorme vergüenza por lo que está sucediendo en Italia. Mientras el coro cantaba hace un momento el ”O mia patria, si bella e perduta”, pensaba que si nosotros destruimos la cultura, las ideas sobre las que está cimentada la historia de Italia, nuestra patria será, de verdad,” bella e perduta".
La gente del coro se empezó a levantar y a aplaudir.
Muti siguió diciendo: "Con frecuencia se dice que Muti habla de dinero o por dinero. Hoy no, ya me he callado demasiado. Hoy estamos en nuestra casa. ¿Quieren que cantemos juntos el “Va, pensiero”?
Y el teatro se puso en pie. Muti los dirigió sin batuta y cantaron muy lentamente, y la Italia de Verdi se impuso a la Italia embrutecida por el hombre que apaña las leyes en beneficio propio. 

En nuestro blog de música "Todas las músicas" hemos puesto el vídeo de YouTube en el que se puede ver el acontecimiento antes de que el Gobierno de Italia tenga la desfachatez de quitarlo.  
Al final del vídeo ser puede ver también como después del bis, algunos miembros del coro se limpian una lágrima de la emoción.


¡Forza Italia!

viernes, 26 de agosto de 2011

Mensajes en el camino.

En un cartel en el que se señalizan caminos entre Euskadi y Navarra, ha escrito alguien un mensaje en inglés que aquí transcribimos:
Euskara is a beautiful language... but is useful as tits on a bull to the 99% of population of randonneurs who don’t speak it.
Clearly nationalism + common sense do not mix.


Para quien no sepa inglés, lo hemos traducido de esta manera:
El euskara es un hermoso idioma… pero totalmente inútil (literalmente dice tan útil como las tetas para un toro) para el 99% de la población de cicloturistas que no lo hablan.
Claramente el nacionalismo no se lleva bien con el sentido común.
 *
Algo de razón tiene el anónimo mensajero, pero me parece que tiene más miga este otro que encontramos en un sector del bosque de Irati tallado en una piedra y puesto allí por alguna autoridad política local:

MONTE AEZKOA
DONÓ SANCHO EL FUERTE EN 1229
EN PODER DEL ESTADO DESDE 1784
RECUPERADO EN 1982


El mensaje tiene una gran concisión, como si se tratara de una simple información, como si lo único que estuviera haciendo es dar conocimiento de un hecho objetivo. Pero si lo miras bien está lleno de intenciones. El sentido del mensaje, según yo lo aprecio, sería el siguiente:
El monte Aezkoa ha estado siempre aquí y ha sido de las personas que lo ocuparon. Pero en la Edad Media, una época mítica y pura, el rey Sancho VII el Fuerte, que había conquistado Álava, Guipúzcoa y el Duranguesado, llegó a conquistar la zona francesa de San Juan de Pie de Puerto. Ese rey, fue bueno y generoso y donó el monte a sus habitantes.
Sin embargo llegó la Ilustración, un movimiento político y social ajeno a la religión, a la caballerosidad medieval y a la admiración debida a los reyes, y se atrevió a incluirlo entre las propiedades del Estado.
Afortunadamente ahora, los conservadores que han ganado las elecciones en Navarra han  recuperado las tradiciones viejas y el buen sentido de los reyes bondadosos.
Es un mensaje tradicionalista, pero que también podría ser visto con simpatía por los abertzales. Ese maldito estado moderno y esa época dorada de los reyes vascones.

jueves, 25 de agosto de 2011

Mi camino (My way).


Resulta curioso el poco caso que el Estado Español hace de los consejos del Nuevo Testamento: preparad el camino del Señor, (Mateo 3.3).
Recordé la cita bíblica al llegar a Roncesvalles y encontrarme con ese rosario de peregrinos que rondaban las cunetas o esos ciclistas que pasaban los Pirineos al tiempo que los coches les adelantaban a toda velocidad, sin ninguna precaución hacia su seguridad.
Hay países donde todas las localidades que están unidas por carretera, lo están por un carril especial y separado para atender las necesidades de los ciclistas, los peatones o los minusválidos. Y no me estoy refiriendo sólo a Holanda, donde la planitud del terreno lo hace fácil, sino a topografías tan complicadas como las que se pueden encontrar en los Alpes Bávaros o en Suiza.
En ese sentido, me parece una vergüenza que en este país se gasten auténticas fortunas en propaganda sobre el Camino de Santiago, los Xacobeos y demás campañas, (que para lo que sirven es para hacernos ver lo bien que hacen su trabajo los políticos, haciéndose la campaña electoral a costa de nuestros impuestos), sin que nadie haga absolutamente nada por mejorar el propio camino, por garantizar la seguridad de los peregrinos, por separar su ruta de la de los vehículos a motor con los que tienen que convivir desde Roncesvalles o Somport hasta la misma  puerta del Obradoiro.
Habiendo dedicado las vacaciones a seguir caminos por el Pirineo Navarro y Aragonés, en ningún momento se me ocurrió, al llegar a Roncesvalles, unirme al grupo de peregrinos en su peligrosa ruta y cambiar el sonido de los pájaros en Irati por el run-run de los motores de explosión.

miércoles, 24 de agosto de 2011

Cuaderno de ruta VII

MIÉRCOLES 17 DE AGOSTO

Bayonne es la ciudad capitalina de esa zona vasco-francesa, (aunque para la República Francesa es una ciudad más de la provincia de los Pirineos Atlánticos, en la región de Aquitania). Para entrar en Europa, o pasas por Cataluña por Portbou o entras por el País Vasco rodeando San Sebastián y Bayonne. Así que muchas veces hemos pasado cerca de esa ciudad vasca y hemos visto el alzado de su catedral pero no entramos nunca.
Por eso aquel día lo dedicamos a visitar Bayonne, con la sorpresa de encontrarnos una ciudad con un enorme casco antiguo, una ciudad de arquitectura vasca muy pintoresca y además, una ciudad “muy habitada”. A diferencia de otras ciudades francesas, como ya hemos mencionado en este viaje, Bayonne no es una calle comercial llena de turistas y nada más, como le sucede de alguna manera a la próxima San Juan de Luz, que habíamos visitado el día anterior.  Atravesada por dos ríos, el Nive y el Adur, que confluyen en la propia ciudad, las fachadas litorales le dan un encanto especial a su entramado urbano. Tiene un castillo antiguo que empezó a construirse en el siglo XII y unas torres de muralla que se entremezclan con el caserío de la ciudad. Como muchas grandes ciudades del país vecino tiene una catedral gótica de bellas proporciones, que ha sido declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO con un claustro medieval, en la actualidad propiedad del Ministerio de Cultura. Una ciudad, en definitiva, muy agradable de visitar y supongo que también donde vivir.


JUEVES 18 DE AGOSTO
Regresando ya a nuestra tierra extremeña, tuvimos que vivir de nuevo la aventura de cruzar las carreteras del País Vasco. Al entrar en Guipúzcoa desde la autopista que viene de Francia, hay una autovía gratuita que cruza Euskadi en dirección Sur a través de Lasarte, Andoain, Tolosa, Beasaín y Alsasua (Alsasu en euskara) y que luego va a Vitoria. Lo digo porque tomar esta autopista sin que te metas por error en el peaje tiene su intríngulis. No es fácil. Las indicaciones están puestas de tal manera que acabas pagando el peaje, quieras o no. No vas a encontrar una señal que diga “a Vitoria por AP1, PEAJE” y otra que diga “a Vitoria por Alsasua, autovía”. Unas veces te pondrá a Lasarte, (ahí hay carreras de caballos ¿no?), otras veces podrá Andoain, (ahí hay mucho abertzale ¿no?), otras te pondrá Tolosa, (¿será lo de la batalla de las Navas de Tolosa?). Con la señalización actual lo que se pretende es que los pobres vascos que viven allí vayan por la autovía pero los turistas y transeúntes paguemos el peaje a la empresa concesionaria que ha conseguido colarle a la administración de la Comunidad Vasca la señalización allí existente, bien sea porque son tontos, bien sea porque también en Euskadi hay corrupción y el concesionario ha conseguido imponer sus señales al precio que sea.
Nos costó, pero al final lo conseguimos.
Desde Burgos, el viaje es tranquilo y la autovía tiene poco tráfico
VIERNES 19 DE AGOSTO


Para dar fin a nuestro viaje decidimos pasar por una de esas ciudades que siempre quisimos visitar pero que nunca visitamos,  de manera que nos dirigimos a Zamora.
Ya la tarde anterior, al llegar de tierras vascas, dimos un corto paseo por la zona antigua y vimos que había mucho que ver en Zamora. Conseguimos un plano de la ciudad en la oficina de turismo y regresamos al campamento ilusionados.
Al día siguiente nos levantamos temprano, pues comprobamos con pesar que también hacía calor por allí, y nos dirigimos al barrio antiguo valiéndonos de las referencias que habíamos tomado el día anterior. En Zamora hay innumerables iglesias, muchas de ellas románicas o de origen románico, y algunas en el extrarradio fuera de las murallas, como la ermita de Santiago donde el poema del Cid dice que fue armado caballero el singular guerrero y dicen que es la iglesia románica más pequeña de Zamora, aunque sus capiteles se han conservado con sus tallas limpias y bien realizadas que muestran esos monstruos y santos tan del gusto medieval. 


La catedral románica, tiene un frontal con un claustro que son renacentistas, en un estilo que es geométrico y riguroso, pero más italiano que escurialense. Sin embargo, lo que más impresiona es la magnífica construcción románica que por su antigüedad llama más la atención. Sus inmensas bóvedas de cañón sobre pilastras, el inmenso espacio del crucero y sobre éste, lo más destacado de aquella obra: el original cimborrio románico con sus 16 ventanas, mezcla de estilos bizantino, románico, incluso musulmán. También tiene un coro todo él tallado en madera de una gran belleza, elementos gótico-isabelinos, ha tenido cuatro retablos mayores, siendo el actual obra neoclásica de Ventura Rodríguez realizado con  mármoles e inspirado, según dicen, en el que Sabatini realizó en la Catedral de Segovia; también destaca la puerta del obispo, románica en su totalidad y el Palacio Obispal, de estilo renacentista.
Además Zamora tiene grandiosos palacios renacentistas reconvertidos a otros usos, como el de Parador Nacional, o Palacio de la Diputación. Pero destaca también por ser parte de la Ruta Europea del Modernismo, ruta en la que se encuentran entre las ciudades del norte de España: Astorga, Comillas y Ferrol; entre las del sur: Melilla, Cartagena, Novelda, Alcoy y Sueca; y el núcleo principal constituido en Cataluña, donde destaca Barcelona, pero también más de veinte ciudades como Tarragona, Reus, Gerona, Olot, etc.
En Zamora se pueden ver muchos conventos, pero también unos molinos en el Duero que son del siglo XII: las aceñas de Olivares.



En definitiva, Zamora tiene mucho que ver y es muy hermosa.

lunes, 22 de agosto de 2011

Cuaderno de ruta VI


DOMINGO 14 DE AGOSTO


Para iniciar los recorridos por el Parque Nacional de Ordesa parece muy adecuado subir desde Torla, el pueblo desde donde salen los autobuses que van al parque, hasta el llano de la pradera de Ordesa por la senda que realiza esa ascensión entrando poco a poco en los cañones y gargantas que forman entre hayas ese mundo mágico que es Ordesa. Nosotros lo hicimos así la primera vez que fuimos y por eso quisimos repetirlo la primera vez que María venía al parque. El recorrido, una subida con una pendiente constante y bien trazada, pasa de la contemplación de las grandes montañas y de las enormes paredes calizas a los ligeros arroyos que saltan en cascadas, los bosques de hayas salpicados de arbustos de boj y la aparición súbita de una seta en una zona de pinos que, por supuesto, no se puede coger porque en el parque está prohibido llevarse cualquier tipo de ser viviente.
Al llegar contentos a la pradera, tomamos un refrigerio senderista y pensamos después en subir un tramo del camino que conduce a la cascada de la Cola de Caballo pero, cuando nos levantamos y nos ponemos los macutos un único trueno nos hace pararnos en seco, darnos la vuelta y tomar la bajada pues, después de la experiencia del día anterior, no vamos a esperar que la amenaza se confirme en una gran tormenta y salimos disparados, con más miedo que vergüenza.
Terminamos la tarde tomando café en Torla y visitando esta bella aldea y al llegar al camping subimos a Sieste, una aldea de cuatro casas que ha sido rehabilitada en su totalidad como viviendas de vacaciones, incluyendo una hostelería.

LUNES 15 DE AGOSTO
El calor sofocante y la cortedad de la jornada, (María se iba por la tarde), nos indujo a quedarnos en el camping, bañarnos en la piscina y tomar el día de descanso.
Por la tarde fuimos a llevar a María a Barbastro, donde tomó el autobús para Barcelona.

MARTES 16 DE AGOSTO
Algo cansados del calor de Huesca decidimos marcharnos al día siguiente. Para hacer camino en dirección a poniente, preferimos hacerlo por las carreteras francesas, pensando que podíamos encontrar algo de frescor en Lapurdi, es decir, en la provincia costera del País Vasco Francés. Pero no. Si bien la temperatura era inferior a la aragonesa, la humedad del mar hacía el calor igual de insoportable a medio día.
Esa tarde fuimos a Saint Jean de Luz (San Juan de Luz), la agradable villa costera, con sus consabidas calles comerciales y sus caserones vascos bien arreglados.

domingo, 21 de agosto de 2011

Cuaderno de ruta V

JUEVES 11 DE AGOSTO.
La noche anterior, mientras ajustábamos nuestros planes para el siguiente camping, recibimos una sorprendente llamada de teléfono de nuestra corresponsal en Barcelona, María, diciéndonos que se queda sola el puente del 15 de agosto y que se quiere venir a donde nosotros estamos. Le contestamos que para facilitarle el viaje nos desplazaremos al Pirineo de Huesca. De manera que cambiamos las previsiones iniciales para pasar cuatro días juntos en la zona del P.N. de Ordesa.
Hacemos la travesía hacia Boltaña, (nuestro destino elegido), por una de esas carreteras infames del Pirineo que aún subsisten en plena época de las autovías.
Dedicamos el resto del día a labores de intendencia.

VIERNES 12 DE AGOSTO.
Hemos sufrido la peor de las circunstancias ambientales del “veraneo”: el calor insoportable de la canícula hispana. Salir de Navarra y entrar en Aragón, aunque sea en las montañas de Huesca, es meterse de lleno en el secarral carpetovetónico. Subir al pueblo de Sieste, un ascenso de unos 3 km. y 200 m. de desnivel y un recorrido por un sendero que lleva hasta el casco antiguo de Boltaña y el ascenso hasta el mismo, nos suponen un esfuerzo ímprobo y tiene como consecuencia llegar al camping a punto de sucumbir por el calor. Afortunadamente, allí hay una piscina generosa que nos sirve de refresco.
Por la tarde, bajamos a Barbastro para recoger a María.



SÁBADO 13 DE AGOSTO


Para la primera ruta en el entorno de Ordesa elegimos dirigirnos hasta el valle de la Pineta. Hacemos en coche la subida desde Bielsa hasta el Parador de Monte Perdido. Eso ya nos permite disfrutar de las vistas del lago que forma el pantano existente a la entrada del valle, así como de los bosques de hayas y pinos que se alzan a ambos lados del estrecho valle. Desde la zona del parador se divisa el magnífico circo glacial de la Pineta. Escogemos hacer el ascenso al circo de Larri, en un lateral de aquel. Los primeros 250 m., hasta llegar a cruzar la pista, son una auténtica escalera que se sube parando a cada poco para tomar aire. Nada más llegar a ese punto, el cielo se ha cubierto de nubes y nos recibe tronando. Tras unos instantes de duda, decidimos bajar, para lo cual tomamos la pista que, de forma más tendida, nos lleva al punto de partida, pasando por un par de cascadas magníficas y otras que divisamos a lo lejos. Cuando vamos llegando la lluvia se convierte en tormenta. Días después en el camping, nos contaron que la tormenta fue tal que hubo que rescatar a algunos que se quedaron atrapados por las subidas de las aguas. No sé.
Para completar la jornada hicimos el paseo en coche por la estrecha garganta de Añisclo. Unas vistas maravillosas y una vuelta por una carretera de montaña bastante difícil.




Cuaderno de Ruta IV


LUNES 8 DE AGOSTO.


Dimos una vuelta haciendo fotos por la villa de Ochagavía (Otzagabia, en euskara, que aquí es todo doble), y tomamos dirección hacia el siguiente destino, al otro lado de Irati, en la zona de Roncesvalles.
Por la tarde visitamos la Colegiata de Roncesvalles y la villa del mismo nombre, formada por unas pocas construcciones, todas ellas de origen religioso: hospitales para peregrinos, hostales, iglesia, colegiata y la más antigua: el llamado silo de Carlomagno. Por debajo de Roncesvalles se creó un pequeño núcleo habitado, un burgo, precisamente de nombre Burguete (Auritz), y un poco más abajo, junto al río Urrobi un camping en el cual fuimos a instalarnos.
Después nos acercamos a la localidad francesa de Saint Jean Pied de Port, en la que el Camino de Santiago abandona Francia para cruzar el Pirineo y llegar a Roncesvalles. Esta localidad francesa tiene un casco antiguo que es una muestra excelente de cómo eran los pueblos vascos por estos montes. Bien conservado, aunque con una multitud de turistas y con sus calles principales cuajadas de comercios, apenas sin residentes, como muchas ciudades francesas bien rehabilitadas, pudimos disfrutarlo a partir de las seis de la tarde, pues a esa hora ya se les ha hecho tarde a los franceses y se han marchado a casa para hacer la cena.

MARTES 9 DE AGOSTO.
A pesar de estar en el camino del apóstol, nosotros preferimos volver a adentrarnos en el bosque de Irati para buscar nuestras rutas senderistas.
Subimos en coche hasta la antigua fábrica de municiones e hicimos un sendero que lleva por el bosque de hayas. Lo hicimos un poco más largo alcanzando el collado de Usategieta y volviendo por el GR-11 y luego enlazando con el GR-8. Por aquellas cimas se divisan los dos valles: el del Itolazco erreka en Irati y los valles que dan al camino de Santiago en la zona de Roncesvalles, donde habíamos hecho acampada. Después del collado la zona, es de pino albar (pinus sylvestris, como el pino Valsaín), pero los níscalos que allí encontramos resultaron ser de la variedad pirenaica, lactarius salmonicolor, que son más sosos que el lactarius deliciosus que tantas veces hemos disfrutado en Segovia.
A última hora, hicimos un breve recorrido por Roncesvalles, aunque sin entrar en los lugares que sólo se pueden ver con la visita guiada. La colegiata de Santa María es un magnífico ejemplo de gótico francés puro. A falta de la solemnidad que le da a estas obras el inmenso volumen de las catedrales, esta iglesia resulta agradable por su escala, más humana, y por sus proporciones. Hospitales para peregrinos, hostales, y la construcción más antigua, el llamado silo de Carlomagno, completan el conjunto monumental.

MIERCOLES 10 DE AGOSTO.
Hicimos la ruta por el bosque de Aezcoa. Subimos hasta las simas de Anbulolatz, aunque nosotros no vimos allí nada parecido a una sima. Su presencia nos pasó desapercibida y no vimos tal cosa. Después subimos al monte Azalegi, donde al coronar e ir a cubrirme con una sudadera de manga larga, debió de caerse de mi macuto mi gorra de verano al ser atacado por un grupo de abejas, mi gorra a la que yo llamaba la de irlandés borracho, pero que para mis adentros yo siempre llamé la gorra Van Morrison. Bajamos después a la ermita de San Esteban y al llano de Arrazola donde habíamos aparcado.
No contentos con esto, después fuimos en coche hasta el refugio de Azpegi y dimos una vuelta por la zona de restos megalíticos. Quien haya visto un dolmen como el de Lácara, (cerca de Mérida), lo que allí vimos le resultará más que restos trazas. No obstante, nos sirvió para subir al cerro de Soroluze, completando una jornada de 800 m. de ascensiones.

Repetimos la receta de Patatas al corro de brujas, pues las muchas provisiones de carpóforos que teníamos así lo aconsejaba.



martes, 9 de agosto de 2011

Cuaderno de ruta III


SÁBADO 6 AGOSTO



Los sábados son días de hacer compras y dedicamos la mañana a proveernos de vituallas. Como corresponde. No obstante, hacemos la dieta del senderista, (o sea no comer casi nada), y por la tarde nos vamos por la carretera que sube de Ochagavía hacia Francia, por el puerto de Larrau. En la antigua frontera, (hoy Centro de esquí nórdico de Abodi), sale una pista que, en realidad, es un recorrido para esquí de fondo. Es una ruta agradable pero, al poco de empezarla, empieza a llover. La lluvia es fina, de modo que con una simple capa, continuamos camino sin más problema.
Terminada la ruta, cogemos el GR-12 que sube paralelo a la carretera camino de Francia y entonces descubrimos el mirador de Pikatua, otro observatorio privilegiado del bosque de Irati, mejor aún que el de Abodi. Las inmensas masas forestales se divisan desde la parte alta del río Urtxuria, desde las fuentes del barranco Pikatua. Esta imagen al atardecer es una auténtica maravilla. Al fondo de esos valles las brumas que caen de las nubes indican que por allí está lloviendo.

DOMINGO 7 DE AGOSTO.


El turista no tiene descanso, así que el domingo nos proponemos una larga ruta. Desde el parking de Casas de Irati, recorremos la orilla del río de igual nombre, primero por una ladera y a la vuelta por la otra. Esta ruta nos deja en el embalse de Irabia, prácticamente un lago, pues su cota se mantiene estable en el 100% de su capacidad. Finalmente hacemos unos 20 km. de senderos de  montaña, con un desnivel acumulado de 700 m. Estamos cansados, pero sin embargo tenemos que hacer algo con la gran marmita de carpóforos que tenemos en la nevera.
Pero eso es ya cosa del Gourmet campista.

Gourmet campista: Patatas al corro de brujas.

Las circunstancias de la vida nos llevan a una situación un tanto especial. A pesar de que estamos de camping y la cocina debe reducirse a lo mínimo, nos encontramos con los siguientes ingredientes: unas costillas de cerdo guisadas que sobraron de la base de un arroz con verduras, unos níscalos que tuvimos que freír con ajos para que se conservaran y unos boletus guisados con cebolla, vino blanco (chacolí) y jerez que tuvieron la misma suerte. El gourmet campista se pregunta: ¿Qué puedo hacer con todo esto?: Patatas al corro de brujas.
Superada la prueba y vistos los resultados, al gourmet campista se le salta una lágrima cuando termina con la última cucharada del guiso.



INGREDIENTES.
1 cebolla
1 tomate
½ pimiento verde
¼ kg. de níscalos sofritos
½ kg. de boletus guisados
½ kg. de patatas
100 g. de jamón en tacos.
1 cucharadita de pimentón
1 pizca de colorante
1 baso de vino blanco o cerveza

PREPARACIÓN
Se pocha la cebolla a fuego mínimo. Se fríe después el tomate y el pimiento. Cuando estén hechos se le añaden los níscalos ya sofritos y los tacos de jamón. Se saca del fuego y se añade el pimentón, que se pone a freír ½ minuto. A continuación se añaden los boletus guisados, un poco de agua y el colorante y se deja cocer hasta que estén las patatas tiernas.
Se toma con un buen vino de Navarra: Señorío de Sarría.

sábado, 6 de agosto de 2011

Gourmet campista: revuelto supremo.


INGREDIENTES PARA DOS.
3 dientes de ajo
1 guindilla
1 lata de gulas de Ubago
½ bote de pimientos del piquillo
3 huevos.
el aceite necesario pero sólo el imprescindible.

ELABORACIÓN.
En el camping gas, se calienta aceite en una sartén y se echan los ajos. Antes de que empiecen a dorar, se añaden los pimientos que se deben sofreír y soltar algo del agua que contienen. A continuación se echan las gulas con la guindilla y finalmente los huevos, que se revuelven con todo lo demás.

Si estás en Navarra, le viene muy bien un tinto de Artajona, un cabernet sauvignon que está muy bueno y cuesta menos de cinco euros en la tienda que estas bodegas tienen en la Avenida de Carlos III de Pamplona.

El Gourmet campista

Los que exhibimos nuestras máxima destreza en cuanto al uso de herramientas en la cuchara, es decir, los triperos impenitentes que no nos conformamos con un bocadillo aunque estemos de camping, somos eso que hemos venido en llamar gourmet campista.
El gourmet campista consigue fabricar un plato delicioso con el uso adecuado de unos pocos ingredientes y sin apenas elaboración, ya que las limitaciones del caso así lo requieren.
Para los seguidores de este blog daremos algunas recetas de gourmet campista que harán las delicias de grandes y pequeños.

Cuaderno de ruta II

JUEVES 4 DE AGOSTO




De la villa de Isaba, en el valle del Roncal, nos pasamos a Ochagavía, donde instalamos nuestro campamento para estar más cerca de la selva de Irati.
La mejor manera de empezar la visita al inmenso bosque mixto es subir a la sierra de Abodi, que cierra Irati al sur, (lo mismo que los Pirineos lo cierran al norte). Iniciamos la ruta señalizada en el alto de Tapla, que es el punto donde la carretera pasa esta sierra. Tras un ascenso de 150 m. bastante fuerte, la ruta recorre la cuerda de la sierra como si sobrevolaras el bosque de Irati. Desde allí se observa el embalse de Irabia, los ríos y valles que bajan hacia él y, especialmente, la masa enorme de bosque de hayas y abetos que forman la selva.
Después hicimos otra ruta señalizada, que realiza el ascenso Goñiburu. Como se hacía tarde, nos conformamos con coronar el Goñiburutxikina, 60 m. más bajo, pero desde el cual también se disfruta de buenas vistas sobre el bosque. 

VIERNES 5 DE AGOSTO



Lo primero que impresiona al llegar al parking de Casas de Irati es el magnífico río Urtxuria. Un río alpino con una gran corriente de agua que baja saltando las alturas de estos montes.
Primero hicimos la senda del río Urbeltza, uno de los que confluyen en el parking y de los que bajan juntos hacia la presa. Al poco de iniciar el camino nos sorprende la presencia de unas setas: boletus edulis y níscalos. Estos últimos resultan ser los lactarius salmonicolor. Como aquí esto de la recolección está muy controlado y la zona está acotada para los hongos, no los cogemos. También vemos muchas russulas, y algunas russula cyanoxanta, que dicen que es la mejor, aunque nosotros todavía no las cogemos por no conocerlas suficientemente, ya que hay muchas variantes de la especie.
Hacemos después el ascenso hasta la presa de Koixta que recorre una gran extensión del bosque. Hay unos tramos que presentan cierta dificultad, pues se trata de una estrecha senda sobre una pendiente muy pronunciada por lo que hay que pasar con mucho cuidado, despacio. No obstante, la ascensión merece la pena. A la vuelta hay que subir un tramo más, con lo que acabamos la jornada con más de 700 m. de ascensión y 18 km. de marcha por terrenos montañosos y complicados. En mitad del descenso se pasa junto al mirador de Akerreria, de magníficas vistas sobre el valle.
Por desgracia, los níscalos de abeto no están tan buenos como los de pinar, pero los boetus sí. Solamente probarlos en carpaccio con un poco de aceite, vinagre de módena y sal, ya te regala la boca de sabores, aunque después del cansancio propio de la ruta tuvimos que entretenernos en preparar los carpóforos.


viernes, 5 de agosto de 2011

Cuaderno de ruta I

VIERNES 29 DE JULIO
Salimos en dirección norte para poner remedio a los 39º que tuvimos ayer. Llegamos a Salamanca  y hacemos noche, una vez más sin hacer la visita de la ciudad.

SABADO 30 DE JULIO
Casi 600 km. más y llegamos al camping de Isaba (o Izaba) en la parte superior del valle del Roncal, al norte de Navarra, cerca ya de la frontera francesa.
En estos 900 km. recorridos, una reflexión: ¿por qué en este país es tan difícil hacer una medición de la presión a la que va sometido el aire de nuestras ruedas? Llevar una caravana a remolque tiene algunos inconvenientes, uno de ellos es que llevas un peso considerable sobre dos ruedas y eso puede hacer que reviente un neumático. A mí me ha pasado. Para que no pase eso, es fundamental que las ruedas lleven la presión que tienen que llevar, en mi caso 2.5 bares.
Paro en un área de servicio y mido 5 bares. Eso es imposible, no puedo llevar tanta presión en las ruedas. Paro en otra y, en cuanto que enchufo el tubo de inflar a la rueda, ésta empieza a perder presión. En lugar de ayudarme a inflarlas me las está desinflando. Desisto de continuar porque me puede dejar tirado sin aire en las ruedas. Finalmente encuentro un área de servicio a las afueras de Pamplona que me merece confianza. Miro la presión y tengo 3 bares. Es decir, la última vez que las inflé, no le puse 2,5 bares como le correspondía y como me marcaba aquel manómetro, sino que por error del aparato le metí una sobrepresión.
Esto no es algo trivial. Se pueden ocasionar accidentes por problemas con las ruedas, si revientas una por llevar mal la presión. En Francia te invitan a que midas la presión en unos puestos que tienen a la entrada de las autopistas. Es un tema importante. Claro que en este país no hay nada importante. Hasta que pasan las cosas.
Llegamos al valle del Roncal y acampamos en Isaba (o Izaba en esukera) en un magnífico camping, aunque sin cobertura de móvil. Tal vez mejor.

DOMINGO 31 DE JULIO


Salimos de inspección y subimos con el coche a la parte alta de Belagua: el cuartel en ruinas y el refugio. El refugio es un edificio magnífico de construcción reciente y totalmente abandonado. Se caerá a trozos como el cuartel.
Bajamos al parking de Belagua y hacemos una bonita ruta por el hayedo, es la ruta señalada como Mata de Haya. Tomamos nuestra dieta rutera (dos rebanadas de pan tostado y dos lonchas de pavo), y por la tarde subimos en dirección a Arrakogoiti, el punto por donde los contrabandistas pasaban a Francia, pero quedándonos en la venta de Juan Pito, un magnífico paraje con buenas vistas.

LUNES 1 DE AGOSTO


Desde el mismo camping salimos andando y tomamos la pista que sube a la Selva de Maze. Es un soberbio ejemplo de bosque mixto donde se mezclan los pinos negrales con las hayas y algunos ejemplares aislados de otras especies, algunas que pudimos reconocer, como los abedules, y otras no. Nos encontramos también con esos acebos que en el Pirineo llegan a tener porte de árbol. El camino empieza en una umbría y tiene un desnivel continuado, fácil de ascender, pero, a mitad de la ruta, se pasa a una vertiente solana y el calor y la ascensión nos dieron una buena paliza, de manera que cuando habíamos subido unos 550 m. de desnivel, nos dimos la vuelta, no sin antes comprobar lo malas que pueden ser las picaduras de esos tábanos que por aquí se posan en la pierna imperceptibles hasta que te muerden.
Por la tarde visitamos Isaba y nos acercamos al pueblo de Utárroz, con algunos ejemplos interesantes de caserones típicos del valle.

MARTES 2 DE AGOSTO
De nuevo saliendo desde el mismo camping, tomamos una pista que sube hacia la ruta de los contrabandistas. Después de un empinado ascenso, la ruta desciende suavemente hacia el pueblo de Isaba. El regreso se hace por el camino Real que discurre por el cauce del río Belagua, a veces colgado de los paredones que el curso de agua ha excavado a su paso.
Por la tarde hacemos un recorrido en coche hasta Navascués buscando algunos víveres, pero la zona está mal abastecida y sólo encontrar un par de chuletones de ternera local nos consuela de otras carencias. Comprobamos que se puede hacer un buen arroz de verduras sustituyendo las costillas de ibérico por unas de cerdo blanco, aunque no están igual.

MIERCOLES 3 DE AGOSTO
Bajamos a Pamplona y recorremos las calles de la ciudad vieja. Las tapas de El Gaucho, en la calle de Espoz y Mina, son muy recomendables. Hacemos el recorrido del encierro pero sin correr y, sobre todo, sin toros, y volvemos al campamento para dar buena cuenta de las piezas de vacuno que compramos ayer.