Páginas vistas en total

viernes, 22 de julio de 2011

Debatiendo sobre la refinería.

Todo lo que se está contando sobre la refinería de Balboa es una gran tergiversación de los hechos, pero la mayor de todas ellas es relacionar refinería con soluciones al paro. Lo que se pretende hacer aquí no es nada nuevo, precisamente se trata de algo muy antiguo, tan antiguo que ya dijimos que los expertos en inversiones están diciendo que las refinerías no son ya un buen negocio y menos aún un negocio con futuro.
Sólo hace falta levantar la vista del ombligo y mirar un poco por ahí. Hace más de cincuenta años, el régimen franquista se propuso una maniobra parecida a la que ahora se está fraguando en Extremadura. Para poner remedio al paro endémico de Andalucía, el I.N.I., el empresario público del régimen, se propuso construir en Huelva un polígono industrial con las industrias más contaminantes, aquellas que nadie quería tener en su suelo. En Huelva se construyeron muchas refinerías, de CEPSA, de Repsol, además de otras fábricas de fertilizantes, celulosas, qué se yo… Lo que se prevé montar en Extremadura no es nada para lo que se montó en Huelva.
La situación actual en la ciudad se puede resumir diciendo que es, claramente y sin lugar a dudas, la ciudad contaminada de España por excelencia y, aunque nuestro país no tiene el desarrollo industrial de nuestros vecinos europeos, en temas de contaminación no nos gana nadie, al menos en la Europa occidental. Es cierto que no se ha llegado a tal situación solamente por la contaminación producida por las refinerías, pero éstas forman parte del paquete contaminante por excelencia en el que destaca el caso límite de los fertilizantes (Fertiberia).
Así que desde hace muchos años Huelva es un caso mundial de ciudad contaminada. Según los estudios del CSIC los casos de cáncer entre la población onubense están claramente por encima de la media de Andalucía y del resto de España.
Se podrá decir (no sin algo de irresponsabilidad) que el que algo quiere algo le cuesta. Pensamos que no es así, pero ahora viene la gran pregunta. ¿Ha resuelto Huelva con toda esta maraña de industrias contaminantes el problema del empleo?.
SOLUCIÓN: HUELVA ES LA PROVINCIA DE ESPAÑA CON MÁS PARO (rozando el 33%).
*
Después de esto nos queda preguntarnos: ¿Cuáles son las provincias con menos paro de España?
La respuesta no deja de ser sorprendente. La provincia con menos paro de España es Guipúzcoa. Hasta ahí nada raro. Aunque hay que hacer notar que la zona tuvo que abandonar las industrias pesadas y del acero en la reconversión que se hizo en los años ochenta, reconversión que en otras zonas del mundo dejó ciudades arrasadas, como sucedió en las británicas del norte de Inglaterra y Escocia, algunas ciudades de Bélgica, incluso en los EE.UU., en ciudades como Detroit. La solución de Guipúzcoa no es la industria pesada es la diversificación: agricultura, pesca, comercio, industria, tecnología, turismo, etc. Pero más sorprendente es constatar cuáles son las siguientes provincias españolas con menos paro. Álava, una provincia de base agrícola, vitivinícola, con una industrialización equilibrada y una gran diversificación, como en la anterior (11,48% de paro en la dramática situación actual). Lleida, una provincia eminentemente agrícola, centrada en los cultivos de frutas (11,84%). Segovia, una ciudad de servicios, (con Madrid a pocos kilómetros), de turismo, agricultura y ganadería (12,82%).
Cuál es la conclusión a todo esto.
CONCLUSIÓN: NO HAY SOLUCIONES MILAGROSAS PARA EL PROBLEMA DEL PARO.
Sólo la diversificación y una cultura del trabajo y del esfuerzo pueden solucionar este problema, pero como nos gusta encontrar una panacea que sirva para todo, si queremos una receta ahí va una:
LAS PROVINCIAS CON MENOS PARO ESTÁN ENTRE LAS QUE CUENTAN CON MAYOR ÉXITO EDUCATIVO.

No hay comentarios: