Páginas vistas en total

martes, 11 de septiembre de 2012

Somos los mejores.




Ya lo dijo el presidente, Mariano Rajoy: hay que hacer lo que hay que hacer y hay que hacerlo bien. En realidad era una maniobra de distracción utilizada durante la campaña electoral para no tener que explicar un programa electoral que no tenía y unas medidas previstas que sí tenía pero que no nos quería explicar, dando al mismo tiempo la impresión de que sabía lo que tenía que hacer y transmitiéndonos el mensaje de que nosotros somos unos "bandarras" a los que no hay que explicar nada, que nosotros no sabemos nada de lo que pasa. 
Pero aunque ni él se lo creyese, tenía razón. Veamos por qué.
Ayer en el programa de “El Intermedio”, les preguntaban a los corresponsales en España de algunos medios extranjeros su opinión sobre el Toro de la Vega que se celebra en Tordesillas. Uno dijo que eso era una salvajada, otro que eso no representaba a España, otro que se contradecía con el país moderno que es éste; pero la respuesta más contundente la dio un corresponsal del Berliner Zeitung que dijo que lo más llamaba la atención era que quienes  participaban no parecían vecinos que estuvieran en una fiesta, sino enaltecidos partícipes de una batalla. “Nosotros nos bebemos unas botellas de cerveza y cantamos”, decía humildemente y  sin comprender nada el pobre corresponsal centroeuropeo. Por eso a los alemanes les llamamos “cabezas cuadradas”, porque cuando van a trabajar van a trabajar y cuando van a una fiesta van a una fiesta, los pobres. Aquí no, aquí nada es lo que parece.
En España se recicla la basura y según las informaciones que periódicamente nos remiten los periódicos, somos de los que más. O sea, no sólo tenemos los mejores bancos del mundo, sino que además, somos de los que más reciclamos. En mi casa, por cada bolsa de basura orgánica producimos tres de envases. Es decir, la proporción es ¼ de orgánica por ¾ de envases. Sin embargo, cualquiera puede comprobar que en las calles de nuestras ciudades por cada contenedor de envases, (normalmente amarillos), ponen 3 contendores de orgánica. Haciendo unos sencillos cálculos, cualquiera se puede dar cuenta de que en España recicla uno de cada 12 vecinos y lo más importante: no pasa nada, porque no somos cabezas cuadradas.
Creo que en España en realidad no se recicla la basura: nos ponen esos contendores para que no nos cabreemos mucho los cuatro gilipollas que nos da por la tontería de separar los materiales de desecho. He visto al camión de la basura llevarse en el mismo viaje los desechos de los contenedores verdes y los de los amarillos.
¡Qué más da! ¡A ver si vamos a ser nosotros también unos cabezas cuadradas!

No hay comentarios: