Páginas vistas en total

lunes, 4 de junio de 2012

España en The Independet


Personalmente me interesa saber que piensa de España la prensa extranjera, aunque sólo sea para tener otra visión. De hecho, la prensa española cambia tanto si lees El País o si lees  El Mundo, (por no hablar de los otros), que se necesita una tercera opinión. 
Hoy viene un artículo en The Independent que traducimos aquí:



Hace dos días, la caricatura principal del diario español El País mostraba a dos personas mirando a un sol al que sólo le quedaba un rayo, el texto decía: "¿Te acuerdas de cuando el sol tenía muchos rayos" De hecho, es cada vez más difícil recordar un tiempo más difícil en la tierra de la desesperación antes conocida como España.
"Las fotos de bodas se han reducido a un 50 por ciento. Los bautizos a un 30 por ciento", Karlis Mendrano, un fotógrafo profesional de larga carrera, de unos cincuenta años de edad, afincado en San Sebastián, me dijo. "Desde que los bancos cortaron el crédito, la gente se casa mucho menos, y cuando lo hacen quieren menos fotos. No puedo bajar más mis precios, por lo que les doy menos calidad. Nunca ha estado tan mal."
Chari Peinado, una camarera con experiencia en un bar irlandés en el sur de España, dijo: "Hay períodos, como ayer a la hora de la comida, en los que todo se vacía y no hay, literalmente, nadie,  es extraño, realmente malo..." Y Julio Álvarez, un consultor financiero, dijo: "Si las cosas siguen así nos dirigimos hacia el abismo" - como si eso fuera la cosa más normal del mundo. Y agregó: "La mayoría de la gente no tiene ni idea de lo que es realmente un rescate internacional. Ellos sólo saben que estamos hasta el cuello…"
Paradójicamente, dado que algunos de los más sombríos efectos de la crisis puede golpear en cualquier parte, desde Bilbao a las Baleares, no siempre es tan simple de identificar un área en particular, como en crisis: podría ocurrir en cualquier lugar, en una calle cerca de usted.

Algunos de los efectos, sin embargo, son inevitables: cada día que en los últimos 12 meses he caminado cerca de donde una cola recorre el exterior de una cocina de alimentos a cargo de los monjes, cerca de la Puerta del Sol en el centro de Madrid, la línea ha ido dando la vuelta cada vez más a lo largo del edificio. Y, si los tres desempleados  en huelga de hambre en un edificio de la iglesia en Granada no está a la vista del público, la pareja de desalojados y sus dos hijas, de 11 y tres años, que vivían en un coche Kia en un parquin vacío, cerca de la misma ciudad durante los heladores meses de invierno, sin duda lo estaban. (El día después de que la historia de la pareja del coche haya aparecido en la prensa local, se les ha ofrecido un trabajo y una casa de forma gratuita).
Parece que los mendigos están cambiando a causa de la recesión. Más que hace 10 años, cuando muchos de ellos tenían evidente acento extranjero, los carteles pidiendo dinero ahora se escriben en español con fluidez. Gracias al flujo de turistas que siguen viniendo a España, los centros de las ciudades son tal vez los que menos han cambiando, aunque los "menús anti-crisis" de tres platos en los restaurantes populares y baratos que se ofertan para las más delgadas billeteras, ahora son tan comunes que ya no resultan atractivos. Más visible, sin embargo, son los revendedores de camisas coloreadas que ahora deambulan por las calles ofreciendo comprar joyas y oro, sin hacer preguntas. Hace diez años no existían, y ahora, por desgracia, son tan comunes como el espectáculo de las palomas en Trafalgar Square.
No todo el mundo lo está haciendo tan mal. Mercadona, una cadena de supermercados comparable a Sainsbury, abrió 20 nuevas tiendas en Navarra recientemente, y su rival Eroski tiene previsto abrir 60 en toda España en 2012. La industria de armamentos del país es relativamente pequeña, pero está en auge (las ventas se duplicaron en 2011, aunque sólo en  las exportaciones), y parece como si en cada esquina hubiera un nuevo Todo a Cien - el equivalente español de las Poundland – o tienda de comida rápida.
"Los chatarreros y los desguaces están haciendo su agosto", añade David Barrales, un mecánico de automóviles con su propio negocio de reparación. "Más y más personas vienen a mí con piezas de automóviles usados ​​que han comprado como repuestos. O simplemente que  usan una cuña para mantener cerrada la ventana de su coche evitando comprar el motor."
No es que haya tantos coches en las carreteras en estos días. "Antes tardaba 45 minutos o más en llegar al hospital local todas las mañanas. Ahora ni 30", según me dijo Francisco Benítez, un taxista de 30 años. "La gente no puede pagar la gasolina. La carretera sólo se llena al nivel de antes cuando llueve."
Los pagos en efectivo, antes muy normales en España para todo, pero que casi desaparecieron  en los años de auge, se están convirtiendo cada vez más en algo normal. Sólo un ejemplo: la compañía de combustible que viene a llenar el tanque de gasoil en mi edificio ya no se aceptan tarjetas de crédito, según dice el conductor del camión, porque han tenido demasiados incumplimientos en los pagos.
Los botes salvavidas de la economía española que se hunde se están llenando. En 2008, sólo Bulgaria, Hungría y Turquía tenían menores niveles de conocimiento de inglés y sólo el 4 por ciento de los españoles dijo estar aprendiendo el idioma. En estos días, sin embargo, los españoles están sentados en los exámenes de Inglés, (de hecho, la prueba de fuego para el conocimiento de lenguas extranjeras), en cantidades sin precedentes. "Los números están por las nubes", dijo Joanne Lehmann, directora de una escuela de Inglés y profesora en el interior de España durante los últimos 27 años. "No podemos hacer frente a todas las solicitudes. Nunca he conocido nada igual. Desde octubre de 2011, cuando comenzó, hemos tenido un aumento del  50 por ciento en los estudiantes adultos, un aumento del 40 por ciento de personas en los exámenes. Son más de 2.800 ahora. Incluso las personas que no están preparadas quieren intentarlo”. Ella tiene en sus archivos, dice, 50 estudiantes de ingeniería, todos ellos recién graduados, ninguno de ellos tiene un trabajo.
Marisa Arranz, desempleada desde hace casi cinco años, dijo: "Este país se ha vaciado en gran parte  ¿Qué es lo próximo que quieren quitarnos, los riñones, un Pulmón, un brazo?" La Sra. Arranz todavía tiene su casa, pero otros no son tan afortunados. De acuerdo con los grupos de protesta, unas 200 familias españolas son expulsados ​​diariamente de sus casas porque ya no pueden pagar la hipoteca - el total de impagos en España se sitúa actualmente en 143 millones de euros, su nivel más alto en casi 20 años.
Cualquiera que tenga 70 años o más en España, (aquellos que recuerdan los "años del hambre" en los años 1940 y 1950, cuando España sufrió la peor recesión del siglo pasado y la embajada de Estados Unidos registró niveles de mortalidad infantil de 50 por ciento en los suburbios de Madrid), no quiere ser atrapado de nuevo por aquellas circunstancias.
Federico Bahamontes, aún enérgico a sus 83 años, fue el primer ganador español de un Tour de Francia y es uno de esos casos. Cada fin de semana el Sr. Bahamontes, (que empezó trabajando  en un puesto de frutas y verduras), sale a su semi-clandestina parcela a las afueras de Toledo, donde siembra verduras con una "buena fuente de agua". Él es muy reservado sobre su ubicación exacta, sin embargo.
"¿Por qué crees que la tengo?", me preguntó. "Es por si se reproduce de nuevo una situación como la de la década de 1950. Esto es un juego de niños en comparación con aquel entonces." Tal vez. Pero el titular de El País del viernes, "no vamos a volver a la década de 1950", tampoco es un signo tranquilizador.

No hay comentarios: