Páginas vistas en total

martes, 11 de marzo de 2008

El día después

La derecha española está metida en un callejón del que no sabemos si va a salir o si nos meterá a todos en él.
Todo viene de lo que podríamos llamar el “error Aznar”. El error Aznar consistió en haber considerado en 1996 que el ciclo de la transición se había acabado y que ahora tocaba un ciclo reaccionario (una reacción a la transición) para dar marcha atrás y volver al franquismo (sin Franco) del que nunca deberíamos haber salido, según su extremada visión histórica. El deterioro del “felipismo” permitió que la derecha reaccionaria alcanzara el poder y su plan era mantenerse en él durante un periodo de tiempo tan largo que permitiera recuperar las bases franquistas que la transición se planteó desmontar. La segunda transición se llamó el libro del ex-presidente, que era una declaración de intenciones. Por eso la pérdida del poder en 2004 no fue asumida por la derecha, que dedicó cuatro años a atacar, sin importarles la forma, la labor de gobierno de Zapatero, rompiendo consensos de larga tradición en nuestro sistema democrático, como el apoyo al gobierno en la lucha contra el terrorismo. El mensaje furioso de esa oposición ha tenido, por fortuna, el resultado por todos conocido el pasado 9 de marzo. Este periodo está muy bien analizado en el libro colectivo: La derecha furiosa, de la editorial Sepha:
http://www.trasversales.net/df2005.pdf .
¿Sabrá la derecha española rectificar sus errores o adoptará la estrategia de sostenella y no enmendalla?.
En el caso más que probable de que se decante por lo segundo, tenemos un problema de difícil solución, al carecer de una alternativa viable al poder de la izquierda moderada.
Cabe pensar, por otro lado, que grandes sectores de la derecha española se encuentran sin representación, por cuanto que existe un público de derechas que defiende valores liberales y contrarios a lo que representó el franquismo que no puede encajar en las propuestas de Aznar, propuestas que en este último embate fueron presentadas por la figura de Rajoy.

No hay comentarios: