Páginas vistas en total

viernes, 26 de septiembre de 2014

Pequeños sitios con encanto en la Provenza.





15 DE SEPTIEMBRE.
El lunes decidimos realizar la aplazada visita a Baux en Provence esperando hacerlo de forma más tranquila, pero fue inutil: había tanta gente como el sábado. En Francia hay algunas ciudades (o ciudadelas) que son algo así como ciudades-museo. Sucede en el famoso Mont Saint Michael, sucede en Carcasonne y en muchas otras. Se presentan ante el turista como una ciudad viva (vivida), pero en realidad su único fin es ese: servir al mercado del turismo como una oferta comercial de consumo. Paseas por la ciudad-museo como si estuvieras en una auténtica ciudad, como si los comercios existentes en planta baja fueran la antesala de las viviendas que habrían de ubicarse en las plantas superiores, pero a poco que uno se fije, se percatará de que en las plantas superiores no hay nada, no tienen ningún uso. Están vacías y sólo están restauradas las fachadas y la cubierta.
A pesar de lo dicho, es hermoso visitar estos vestigios amortajados del pasado. Lo primero que sorprende de Baux es el paisaje magnífico de la campiña que se extiende a los pies de la ciudad: viñedos, olivares, las marcas verticales de algunos cipreses, se mezclan con zonas de monte bajo, frutales y algunos cultivos. Toda esta campiña, nos informan, está protegida por la normativa local que impide que se realicen construcciones o que se coloquen en ella elementos industriales que transformen la visión idílica del terreno. La ciudadela, a pesar de estar cuajada de comercios para los turistas, es hermosa, pero se impone visitar el castillo que se sitúa en lo alto del promontorio sobre el que se apoya. El castillo es una curiosa convinación de construcciones grandiosas y salas excavadas en la propia roca del promontorio. No obstante, se ha perdido gran parte del mismo, suponemos que por alguna guerra o por el abandono sufrido durante años. Por la tarde visitamos el museo dedicado Yves Brayer, un pintor local bastante interesante, especialmente en sus incios en los años de las vanguardias de entreguerras. Después se hizo más convencional, seguramente asegurándose un binestar que le permitiera vivir de su oficio. Además se podía ver una colección de esculturas de animales que al pintor le gustaban mucho y que fue adquiriendo a un grupo numeroso de escultores. Cuando se abandona Baux subiendo por las montañas bajas de los Alpilles y se divisa el pueblo desde la lejanía, las construcciones y los roquedos se confunden, como si el pueblo y su castillo hubieran surgido de la propia montaña.
De vuelta, hacemos una parada en el pueblo donde nos alojamos, Saint-Rémy de Provence. Primeros visitamos las ruínas que existen a las afueras, en el Sitio Arqueológico de Glanum, donde se sitúa el origen romano de la localidad. Entre los restos allí existentes destacan un mausoleo de los Julios y un Arco del Triunfo.
Después, ya en el pueblo, damos una vuelta por la parte antigua hasta que buscamos descanso en la terraza de una cervecería, una típica cervecería francesa con toda la fachada del local abierta al exterior. Al ir hacia el coche empieza a llover. Lo hará toda la tarde de forma tempestuosa. 

No hay comentarios: