Páginas vistas en total

miércoles, 2 de noviembre de 2011

Preguntas de un crimen.

La próxima semana va a celebrarse el festival de jazz de Badajoz que todos los meses de noviembre se viene realizando, principalmente, en el escenario del Teatro López de Ayala. Por ese motivo entré a buscar información en la red sobre los músicos que vendrán este año y, en primer lugar, sobre Robert Glasper, el primero en actuar en la ciudad el próximo jueves día 3 de noviembre.
En la documentación consultada se menciona que la primera influencia que recibió este músico fue la de su madre, cantante de góspel que, según se dice, lo llevaba a los clubs de jazz cuando era pequeño. También comprobé que entre la discografía de este pianista había un tema que había dedicado a su madre y que se llamaba Tribute. De manera que decidí averiguar algo sobre esta cantante, llamada Kim Yvette Glasper .
Mi sorpresa fue que al realizar la consabida consulta en el buscador me encuentro con una noticia en la prensa local de Houston, Texas, de donde proviene esta familia que me informa de que la Sra. Kim Yvette Glasper, de 43 años y su marido, el también cantante de góspel Brian Keith Dobbs, de 37, han sido asesinados en su casa de Stafford, un barrio residencial de Houston: “la policía busca desde el lunes un coche de alquiler desaparecido y a un inquilino en relación con la muerte violenta de una pareja cuyos cuerpos en descomposición fueron encontrados en su residencia”.
En un primer momento me surgieron dudas de que este matrimonio tuviera que ver con el músico sobre el que estaba buscando datos, ya que el marido era solo unos diez años mayor que él, pero comprobé que su madre tenía 17 años más que el joven pianista, de manera que era posible. En efecto, en las noticias sobre el crimen se menciona que tanto la mujer como el hombre eran cantantes de Gospel y habían montado una iglesia en la localidad que regentaba el marido. Los protestantes montan una iglesia como aquí se monta un bar o una tienda de zapatos. Como los dos debían ser buenos cantantes, el negocio funcionaría bien. Comprobé que nuestro pianista tenía el apellido de su madre, de manera que supuse que Kim Yvette Glasper tuvo al niño de soltera. Encuentro otra información referente a unos conciertos del pianista en Londres. Ahí me entero de que sí había un padre, un soldador, según informa The Guardian, un marido anterior. En la entrevista realizada por este periódico Robert afirma lo siguiente:
“Pasé el duelo al piano”, dice. “Cogí toda la tristeza, la frustración y mi desesperación y la puse en mi música”.
“Ella era una extraordinaria mujer. Era cantante de góspel y pianista, pero también cantaba country and western, canciones de Broadway, temas de jazz, de los top 40 de R&B. En el funeral había aficionados al góspel, aficionados al jazz, cowboys, gays, lesbianas, gente de todas las edades, todos los cuales habían sido tocados por su música”.
El Fort Bend Herald and Texas Coaster, informa el 7 de abril de que el inquilino de los Dobbs, Richard Reynol White Jr.,  un muchacho que llevaba cinco años, al parecer, acogido en su domicilio, es el autor del crimen. El acusado se ha personado en la comisaria, ha pedido hablar con los inspectores y se ha confesado culpable. Posteriormente, encontramos una reseña del Texas Tribune de una relación de presos entre la que encontramos la suya, que lo describe como un hombre de 28 años de edad, (actualmente), del condado de Harris, de raza negra y color de piel oscura. El crimen es asesinato y la pena 46 años. En ningún sitio nos hablan del móvil del crimen, solo se menciona el robo de una furgoneta Dodge que aparece después de la confesión en las inmediaciones.
Finalmente encontramos una reseña del juicio en el Chron.com, un periódico en red. En el juicio White relata que golpeó al hombre con un objeto en la cabeza durante una pelea. La mujer, que estaba ausente en ese momento, fue golpeada mortalmente cuando volvió a casa.
De todo este asunto lo que más me asombra es el tratamiento que estos hechos reciben en la prensa. Está relatado como si se tratara de un accidente menor de tráfico, como algo cotidiano. No hay preguntas. El joven mató al matrimonio, después se presentó voluntariamente en comisaria acusándose del crimen, fue llevado a juicio y condenado a 46 años de prisión. Eso es todo lo que ha pasado. 
*
¿Por qué el joven vivía con la pareja desde hacía cinco años, desde que tenía 15? ¿Por qué mató al hombre en medio de una discusión? ¿De qué discutían? ¿Por qué esperó a que volviera la mujer y la mató también? Si era un criminal tan sanguinario y cruel ¿por qué acudió enseguida a la comisaría a declararse culpable? Finalmente, ¿Por qué nadie se hace preguntas?

No hay comentarios: