Páginas vistas en total

jueves, 9 de agosto de 2012

Las opiniones


Lo sabía muy bien: no tenía por qué sentirse molesto con las opiniones de la gente. Lo sabía muy bien, pero no podía evitarlo. Estaba en la cola del paro esperando a sellar y al poco aparecía alguno. Un tipo rechoncho, de esos que no tienen cuello, que parece que tienen la cabeza pegada al cuerpo sin interposición alguna. Lánguido, de carnes flojas y barriga prominente, calzado con unas chanclas que arrastra por toda la oficina de empleo y con unos pantalones "pesqueros" que acaban en unos colgajos de cintas. Uno de esos individuos que llevan escrito en su frente que no han pegado un palo al agua en toda su vida. Que le levantan la mano a la mujer en cuanto que ella se atreve a recriminarle que no se preocupa ni de llevar a los chicos al colegio mientras que ella le tiene que planchar la ropa, mantener la casa limpia y hacerle la comida para que cuando suba del bar a las tres y media, cuando ya todos han comido en casa, no le falte su plato en la mesa. Ese tipo es el que va al mostrador y entabla una discusión con la funcionaria que atiende al público porque no consigue algo de lo que pretende, alguna cosa a la que él ha considerado que tiene derecho y que la funcionaria le ha negado y que termina indefectiblemente diciendo la frase que es para él un mantra que repite y repite un día sí y otro también:
y mientras tanto a los inmigrantes los tratáis como señores y a nosotros que nos zurzan, ¡que se vayan a su país!, ¡que aquí no los queremos!”.
Lo sabía muy bien, pero no podía evitarlo: le molestaba.

1 comentario:

Web Designing dijo...

I’m really glad I have found this information. Nowadays bloggers publish just about gossips and web and this is really frustrating. A good blog with exciting content, that is what I need. Thank you for keeping this site, I will be visiting it. Do you do newsletters? Can’t find it