Páginas vistas en total

lunes, 7 de mayo de 2012

Adios Merkozy


Los franceses tienen una idea de Francia que no es de derechas ni de izquierdas, es francesa y republicana, y no me refiero a que no tienen rey, me refiero a que creen en los valores de la Revolución Francesa. Tal vez eso sea lo que más envidia me da de ellos. Parece como si España no supiera qué es lo que quiere ser. Para la mitad de la derecha el franquismo era una opción “muy bonita” y todo lo que sea recuperarla está bien para ellos. Ese problema no nos lo quitamos de encima. Pero volviendo a los franceses, decía antes de las elecciones Bernard-Henry Levy en El País del sábado que la derrota de la extrema derecha era responsabilidad de la derecha liberal. Levy, (que no es hombre de izquierdas), afirma que de la misma manera que la izquierda democrática nunca debió de aliarse con el comunismo, la derecha cavará su tumba si lo hace con la extrema derecha, con el fascismo de los Le Pen: “Tradicionalmente, es la izquierda la que clama que “el fascismo no pasará”. Sin embargo, en la práctica, es de la derecha, con su capacidad de resistencia, su determinación para desbaratar la trampa y su preocupación por el honor, al mismo tiempo que su inteligencia de las relaciones de fuerzas, de la que depende que pase o no pase. Cada vez que la derecha ha cedido, el fascismo ha pasado.” Por otra parte, el comentarista de la televisión francesa decía, reiterando la idea de Levy, que gran parte de la derecha no se ha sentido atraída por los guiños que Sarkozy hacía a los xenófobos al objeto de ganárselos para sus filas, y remitía expresamente a la derecha católica, a los demócratas cristianos.
A parte de esto, si es una buena noticia para Francia que ganen los socialdemócratas lo es aún mejor para España. Es la primera buena noticia que tenemos en mucho tiempo. Y no lo digo sólo para los socialistas españoles, lo digo para todo el país.

No hay comentarios: