Páginas vistas en total

jueves, 29 de septiembre de 2011

Novatadas.

El tema de los novatos es, como todo, un tema complejo que tiene muchas caras, por eso cada cual tiene su opinión sobre estas cosas. Voy a esbozar un poco la mía y para ello me centraré en tres aspectos de la cuestión: el social y cultural, el personal y el académico.
Todas las culturas primitivas tienen ceremonias de iniciación. Le ceremonia de iniciación señala un tránsito entre un estado y otro. El tránsito es un proceso y a menudo requiere tiempo. Mientras que el oficiante se encuentra en esta situación se produce lo que Michael Foucault llamaba una heterotopía, un lugar sin lugar, un espacio heterogéneo y ambiguo. Aún no son universitarios, pero ya han dejado de ser escolares.
Al hablar de culturas primitivas nos estamos refiriendo a una situación anterior al mundo moderno. En éste, las ceremonias de iniciación no existen o están tan reducidas que apenas se significan. El mundo post-moderno en que vivimos ha promovido la recuperación de aspectos de nuestra cultura que la modernidad había negado, pero uno tienen serias dudas de que esa crítica a la modernidad no oculte un regreso a situaciones sociales que la modernidad había superado, es decir que la post-modernidad acabe siendo un estado reaccionario, que diría un marxista. En efecto, señalar el carácter de novato puede tener varios significados, pero tiene uno que es consustancial: remarcar y hacer patente la estratificación social. De ahí su carácter fundamentalmente reaccionario. Así, al lado de una supuesta “recuperación” de significados simbólicos culturales, lo que se está haciendo es establecer de forma clara y diáfana la existencia y preeminencia de “una sociedad de clases”. El alegre universitario pensará que no hay nada de esto, que de lo que se trata es de pasar un rato agradable y sobre todo buscar algo que hacer para no tener que enfrentarse al vacío de abrir un libro y ponerse a trabajar, pero no es así, la novatada está hecha para transmitir culturalmente los valores más reaccionarios, para imponer una estratificación social cuya desaparición fue otrora el objetivo de las distintas modernidades que impusieron un cierto progreso social. Por eso hasta fechas recientes, los rituales de novatadas han estado limitados a estamentos como el militar, donde siempre tuvieron una gran consideración y fueron muy aplaudidos por mandos y oficiales. De hecho, lo más llamativo de la novatada universitaria reside en comprobar como un estamento que siempre se ha caracterizado por su visión progresista de la sociedad ha podido caer tan bajo, sin olvidarnos de las dudas que plantean sobre su capacidad que personas entregadas a lo científico, el rigor académico y la excelencia, realicen prácticas tan degradantes para ellos y para los demás. 
*
Porque si social y culturalmente la novatada universitaria nos parece impropia, a nivel de relaciones personales plantea aspectos que llegan a poner en cuestión la calidad moral de quienes las realizan. El novato es una persona que llega a un entorno nuevo que le plantea retos muy difíciles y lo que necesita es que alguien del estamento recién alcanzado le ayude a solventar estos retos. En ese sentido, el veterano tiene un papel fundamental que puede aportar una gran ayuda. Ni la administración universitaria ni ninguna autoridad académica está tan cerca del novato como el veterano, que debería ser quien resolviera los muchos pequeños asuntos que le impiden su objetivo fundamental en la universidad que no puede ser otro que realizar los estudios para los que se ha matriculado. 
*
Esto nos lleva a la tercera de las consideraciones que hemos apuntado, ¿cuál es el objetivo académico que se plantean los alumnos? En una situación de crisis económica, en la que los países ricos de Europa nos escupen a la cara a los mediterráneos que están hartos de rescatarnos de nuestras propias irresponsabilidades, de nuestros despilfarros de recursos y de nuestra desidia, la imagen que dan estos comportamientos me parece vergonzosa. El objetivo principal de las novatadas es, no nos engañemos, pasar un mes o mes y medio sin plantearse siquiera abrir un libro. Como ese futuro científico que afirma en el periódico: ¡Quiero novatadas todo el año! Cada uno puede orientar su vida como mejor le parezca, pero no con mi dinero. Quiero decir que esos universitarios están utilizando, en su mayoría, una universidad pública que pagamos todos con nuestros impuestos, pues ni lejanamente la pagan ellos con el importe de sus matrículas, así que deberían responder de la utilidad que dan a esos dineros ahora que nos están recortando hasta los servicios más necesarios del estado. La irresponsabilidad, el despilfarro de recursos y la desidia que muestran quienes deberían optar a ser lo más preparado de nuestra sociedad, suponen una vergüenza tan grande que sería mejor que se alejaran del centro de las ciudades y escondieran su comportamiento donde no sea visto por la gente que madruga por las mañanas para ir a trabajar. No me extraña que el vicerrector anime a” denunciar a los estudiantes que se hayan sentido agredidos, humillados o que hayan sufrido alguna práctica que genere inquietud en su derecho a la libre asistencia a clase”. Desde luego, quienes se entregan a estas bromas no defienden el respecto a las libertades personales.


miércoles, 28 de septiembre de 2011

¿Buenas noticias?

El periódico Hoy titula: Badajoz, Santiago y Logroño, las ciudades más respirables.
La Crónica de Badajoz (de El Periódico de Extremadura) por su parte titula: Badajoz es una de las tres ciudades con el aire más limpio.
Estupendo.
Sin embargo vemos el informe que ofrece Ecologistas en Acción  que se puede consultar detallado AQUÍ y éste nos dice:
En Extremadura el contaminante que más incidencia presentó durante 2010 fue el ozono troposférico. Los valores registrados fueron excepcionalmente altos y se produjeron en todas las estaciones de la red de medición extremeña. Así, cuatro de las cinco estaciones registraron superaciones más del doble de días que permite la normativa rebasar el valor octohorario, y otra estación lo triplicó. Teniendo en cuenta que este valor límite se evalúa por el promedio de tres años consecutivos, la estación de Monfragüe solo en 2010 ya ha sobrepasado el máximo permitido para los próximos dos años. Si la referencia utilizada fueran los valores octohorarios que recomienda la OMS, los días en los que se superó este valor fueron incluso más abultados, con cuatro de las cinco estaciones presentando más de 100 días de superación. Incluso en dos de ellas, Mérida y Monfragüe, uno de cada tres días de 2010 se superó el valor límite octohorario que recomienda la OMS.
En qué quedamos.
Resulta que Extremadura es una región con el aire limpio, si nos fijamos sólo en partículas menores de 10 micras (PM10), pero si miramos el ozono troposférico, que es el contaminante que más coadyuva en la formación de niebla (smog),  sólo en Badajoz superamos durante 112 días los 100 microgramos/m3 siendo 25 el límite de la OMS y además durante 45 días, superamos los 120. Es decir, no está la cosa como para tirar cohetes.
Además, el panel que informa de la contaminación en la ciudad se paró por unas obras en la zona en que está situado y lleva apagado muchos meses.
Qué contentos estamos aquí de la poca contaminación que tenemos. Seguiremos usando el coche para ir a comprar el periódico.

Sin recortes en el ministerio de propaganda.

Lo tenemos dicho: nos van a recortar lo fundamental, la sanidad y la educación, y va a continuar el despilfarro.
Sabíamos que los medios de comunicación públicos no los iban a recortar. Los van a transformar totalmente para sustituir el control que realizaba el PSOE por el que va a hacer ahora el P.P. ¡CON LA COLABORACIÓN DIRECTA DE I.U.!
¿Qué necesidad tenemos de más televisiones en medio de una crisis como la que estamos padeciendo? Pero no, a la hora de lavarnos el cerebro a través de los medios de comunicación que pagamos los contribuyentes se apuntan todos los partidos. Por otra parte, la deriva que está tomando la coalición en Extremadura es, cuando menos, curiosa. Al fin y al cabo ya no son de izquierdas, son solo republicanos, como George W. Bush y el Tea Party. El sector aznarista del P.P. también es republicano. Así que a lo mejor estamos ante el inicio de una gran amistad.

Lo que se nos viene encima.

Ya avisaba el blog “la gacetilla de Badajoz” El 10 de marzo de 2010 de que en el casco antiguo se iban a producir, con seguridad, hundimientos en los edificios abandonados debido a  las muchas lluvias que soportaron durante aquel invierno. Así ha sido. Desde entonces se vienen produciendo continuos siniestros en los edificios antiguos, el último ayer en la calle Ramón Albarrán.
*
Continuará.

martes, 27 de septiembre de 2011

Cielos londinenses.

Sé lo que son los cielos madrileños, (cielos velazqueños se llaman), nací y me crié bajo esa capa azul brillante. Cuando de pequeño iba al colegio, el aire de mi barrio, en la zona norte de Madrid, era trasparente y el cielo de un azul luminoso, todavía no había tantos coches como madrileños. En tiempos recientes he visto los cielos enfermos de Madrid, esos que el anticiclón vuelve grises por la contaminación, con una proporción tan alta de partículas asesinas que las autoridades municipales tienen que engañar para no reconocer que el peligro para la salud pública es inminente.
*
En Londres apenas circulan vehículos que no sean los taxis negros, los autobuses rojos o las furgonetas de reparto. En Inglaterra el tiempo no parece estar tan sumamente loco como lo está por aquí. Es otoño y el cielo se cubre de nubes. A veces sale el sol y sus rayos iluminan cálidamente la ciudad y a veces se cubre de nubes blancas algodonosas. Otras veces oscurece un poco más y, de repente, se pone a llover dulcemente, sin estridencias, podíamos decir que orvallando o poco más. En esos casos te calas una gorra y es suficiente para no mojarte.
*
Cuando llegué a casa y descargué las fotos del viaje lo que más me sorprendieron fueron los cielos londinenses. Qué maravillosas imágenes esos cielos tan variados y, cuando libres de nubes, tan azules.

lunes, 26 de septiembre de 2011

Londres.

Decididos a terminar con esa absurda manía que nos impedía viajar como las aves tomamos un avión el sábado 17 con destino a la “Pérfida Albión” sin más impedimenta que la que cabe en una maleta de las que no se facturan. O sea con una pequeña cámara de fotos compacta tipo Canon Ixus, un par de polos, una chaqueta y un pantalón, amén de otras pertenencias menores. Aterrizamos en Heath Row, (en realidad aterrizó el piloto de la British Airways, nosotros nos dejamos llevar), y a las nueve de la mañana, ocho horas en el Reino Unido, estábamos en la ciudad del Abbey Road, un logro tecnológico  que se me hace de todo punto increíble. Pero allí estábamos. Nos instalamos en Tavistock Square, en Bloomsbury. Al poco rato visitábamos el British Museum contemplando el expolio que cometieron en los cinco continentes sus antiguos amos imperiales y lo bien expuesto que está ahora todo en ese magnifico museo al que Lord Norman Foster ha colocado una perfecta claraboya que cierra el patio a las inclemencias propias del mal tiempo inglés, aunque uno no deja de ver con buenos ojos eso de que en septiembre el tiempo empiece a refrescar y se anuncie el otoño, que es lo que toca.
Pese a que en la Taberna del Museo se bebe una cerveza inglesa muy buena, la London Pride, que es de esas que se toman a temperatura ambiente, al rato habíamos cogido un metro y nos dirigíamos al barrio de Notting Hill, muy famoso desde la comedia romántica protagonizada por Hugh Grant y Julia Roberts, puesto que el sábado el mercadillo de Portobello Road está especialmente animado. Claro que cuando nosotros llegamos, los comerciantes estaban quitando los puestos, lo que no nos impidió dar un paseo y disfrutar un poco de aquel ambiente que tiene tanta fama como tiene el Rastro en Madrid. Al anochecer bajamos al Támesis donde tuvimos un primer contacto con la torre del Big Ben, el Parlamento, la noria del London Eye, y demás monumentos que se asoman a la orilla del río. Un sábado por la noche el ambiente en el Soho es tremendo. Acabamos cenando en un restaurante italiano cerca del Covent Garden.
*
El domingo fuimos a St. Paul, no por utilizar los servicios religiosos que allí ofrecen, sino por conocer tan afamado templo. Nos gustó mucho todo lo que se ha construido en los alrededores, arquitectura moderna que no entra en conflicto con la histórica. Desde la catedral se baja por unas calles que fueron industrias junto al río y que ahora están muy bien rehabilitadas y la ruta termina en el Puente del Milenio, también obra de Lord Norman Foster, que cruza el río y te deja en la mismísima Tate Modern, edifico fabril que Herzog & de Meuren, (los arquitectos que rehabilitaron el Caixa Forum de Madrid, también un antiguo edificio industrial), han convertido en la mayor galería de arte moderno del mundo y que tiene una inmensa chimenea, una chimenea monumental, como un rascacielos. Como a mis acompañantes no les quita el sueño el arte de vanguardia, nos limitamos a contemplar las vistas que sobre todo el río se divisan desde la cafetería. Después, recorrimos los muelles de Londres que guardan vestigios de otros tiempos junto con mucha construcción moderna de cristal. Recorrimos los puentes del río, en especial el puente de la Torre de Londres, de construcción neo-gótica y estructura colgante de principios de la era industrial, para terminar el recorrido en la zona de la Torre de Londres, desplazándonos luego hacia la Abadía de Westminster. Recorrimos White Hall, pasando por el 10 de Downing Street, al tiempo que la ciudad recibía la etapa final de la Vuelta Ciclista a Inglaterra y llegamos hasta Trafalgar Square, tomándonos el te de las cinco en la cafetería de la National Gallery, donde hay una magnífica vista sobre esa parte de la ciudad. Nos acercamos a la exposición sobre Degas que hay en el Academia de Bellas Artes, (que algunos habíamos visto ya en Madrid), por la zona de Picadilly y desde allí volvimos al Covent Garden y después a nuestro hotel, verdaderamente exhaustos.
*
Al día siguiente tomamos el bote turístico que desciende el Támesis aguas abajo y eso nos permitió un pequeño descanso en medio del ajetreo. Desde la noria del London Eye, donde se inicia el trayecto, se divisan unas vistas fantásticas de la ciudad a orillas del río, empezando por la torre del Big Ben y el Parlamento, siguiendo por St Paul y la Tate Modern y pasando por los grandes edificios modernos de la City hasta llegar, cerca del estadio olímpico en construcción, hasta la localidad de Greenwich, zona que no deja de pertenecer al continuum del Área Metropolitana de Londres.
En Greenwich hay una magnífica universidad, con edificios de Christopher Wren, donde existe desde la época de la Ilustración un observatorio astronómico en un cerro que se eleva junto a la localidad. En este observatorio, justo en el punto donde tenían puesto un telescopio en un tejado, decidieron que ese sería el meridiano cero y desde ahí se mediría el mundo. Podía haber sido un punto en cualquier otra parte del planeta, pero allí fue donde se señaló el origen de los husos horarios.
De regreso, nos dirigimos hacia el parque que lleva a Buckingham Palace, visita obligada a la residencia de la reina. Ya puestos, después de esto nos dirigimos a Brompton Road y, tras recorrer esas avenidas llenas de lujosos comercios al sur de Hyde Park, alcanzamos el inevitable Harrods, donde pudimos comprobar que sigue siendo el rey del comercio kitsch y que las clientes de Dubai son las únicas con la cuenta corriente suficientemente pertrechada para gastar en esos almacenes.
*
En la siguiente jornada usamos el ferrocarril para acercarnos a otro de los puntos que conforman el Área de Londres. En este caso fuimos a visitar el palacio de Hampton Court, hacia el suroeste. El palacio existe desde la época anterior a Enrique VIII, se ha ido modificando con el paso del tiempo y cuenta con importantes aportaciones arquitectónicas de Wren realizadas a finales del siglo XVII. Existe la leyenda que refiere que alguna de las esposas vilmente asesinadas por el rey inglés sigue haciéndose notar en las cámaras del palacio, pero nosotros no percibimos nada paranormal. Los jardines son una maravilla de sencillez y sugieren la serena alegría de la naturaleza. Al fondo de los jardines, un estanque cerrado con una poderosa reja, aloja a los gansos salvajes que sientan allí sus reales durante el estío y que probablemente inicien pronto su migración al sur, quizás a Doñana.
La tarde la dedicamos, fundamentalmente, a visitar la Abadía de Westminster, un magnífico ejemplo de gótico inglés, una construcción de agradables proporciones y de exquisita decoración, donde se puede ver la Lady Chapel, una obra maestra del gótico florido, llamado en Inglaterra estilo Tudor.
*
El miércoles 21, lo dedicamos a terminar la visita al British Museum, pues apenas vimos unas pocas salas el primer día, mientras que otros prefirieron hacer lo propio con la National Gallery, aunque eso sí, acabando todos juntos en la Museum Tavern (49 Great Russell Street, Bloomsbury, London).
Lo increíble de todo esto es que comimos en Londres, llegamos a Madrid a media tarde y, por la noche, dormimos en Badajoz.
¡Qué adelantos!

lunes, 12 de septiembre de 2011

Biblioteca: de la manipulación.

Hace mucho tiempo que no publico nada en la sección que llamo biblioteca, en la que voy contando las cosas que leo. Lo grave es que no comento mucho porque no leo mucho. Bueno, en realidad sí leo, pero lo que leo son libros académicos que me vienen dados por mis estudios en la UNED.
Los tres últimos libros que he leído podían entrar todos en el apartado de “libros sobre la manipulación”. ¿Por qué será que últimamente me interesa tanto el tema?
*
El primero de ellos es la última novela de Umberto Eco: El cementerio de Praga. El planteamiento es muy interesante. Un personaje gris de finales del siglo XIX que se convierte en un manipulador profesional. Alguien obsesionado con los judíos que se dedica a trabajar contra los movimientos de cambio que se producen en Europa, para lo cual utiliza el noble arte de la falsificación. En este relato todos los personajes esconden su falsedad.
El libro me ha gustado mucho en el planteamiento pero poco en su lectura. No sólo es difícil seguir la trama según su esquema narrativo, sino que además, su forma de escribir no me ha atrapado. En todo momento eres consciente de lo que está pasando, a pesar de la envoltura en que se presenta, todo es predecible. No es un relato, es una tesis sobre la manipulación que el autor ha convertido en una novela. Par mí, Eco no ha vuelto a construir una narración como la que hizo en “El nombre de la rosa”.   
*
El segundo es un ensayo de investigación historica contemporánea que resulta tan interesante como el anterior, pero mucho más ameno: “La CIA y la guerra fría cultural”, de Frances Stonor Saunders. Un libro que aprovecha la desclasificación de documentos secretos por el tiempo transcrurrido y descubre algo que hasta ese momento ignorábamos: que la manipulación realizada a este lado del muro de la vergüenza fue tan ignominiosa como la que impuso Stalin al este de Europa. Algo de eso sabíamos. En los tristes años setenta, uno podía ir al centro cultural de la Embajada de los EE.UU. y te podías llevar a casa, junto con libros de Faulkner o Hemingway, los discos de Dylan o el mejor jazz de la época, Miles Davis incluido. Pero ahora sabemos que la CIA manipuló las cuentas para que del dinero de los contribuyentes americanos se pagara a los medios, a los intelectuales y a los artistas (como el recien conocido caso de los pintores del expresionismo abstracto) para contrarrestar el influjo que los soviéticos ejercían en personajes como Picasso o algunos surrealistas.
*
El tercero es un clásico entre los estudios sobre la manipualción. Se trata de “La lengua del Tercer Reich”, de Victor Klemperer. Conocí al autor a través de las abundantes referencias que hace Antonio Muñoz Molina a sus diarios en “Sefarad”. Era primo de Otto Klemperer, uno de los directores de orquesta más grandes del siglo XX, y permaneció en Alemania porque su mujer era “aria” y no fue llevado a los campos de exterminio. Después de la guerra permaneció en Dresde, en la Alemania Orienteal.
Aquí se recoge el estudio lingüístico que fue realizando durante los duros años del Tercer Reich sobre la manipulación que, dirigida por personajes como Goebbels, llevó al pueblo alemán a su más profunda deshonra y al pueblo judío a casi su extinción en Europa. Es un libro interesante y de lectura amena.

martes, 6 de septiembre de 2011

Son cortes, no recortes.

No se trata de hace recortes en el gasto público para cuadrar bien la cuentas y adaptarlas a la crisis que la deuda ha creado en las administraciones públicas de España. Lo que los conservadores quieren hacer es un corte que acabe con una situación que se les venía haciendo insoportable desde siempre.
Todo esto de que cualquier “pringao” tenga la misma sanidad pública que Don Fulano o que sus hijos puedan tener la misma educación que los hijos de Don Mengano, es algo que lo llevan muy mal porque encima hay que pagárselo de nuestros impuestos. Aunque aquí la gente que tiene dinero paga muchos menos impuestos que los que vivimos de un sueldo, no deja de molestarles el igualitarismo que subyace en ese Estado del Bienestar, al que nunca llegamos del todo y del que parece que ya nos están apeando.
Es por eso que los recortes en sanidad en Cataluña que propone CIU no sean lo último sino lo primero. Lo mismo que el recorte del presupuesto de educación que impone el P.P. en sus Comunidades. Porque al mismo tiempo, se propone el aumento de fuerzas de seguridad, como cuando en Madrid se solicita la creación de una policía autonómica que permita desalojar indignados, alegando que el gobierno central no lo hace con la contundencia necesaria, o que en Extremadura se cuestione la orquesta, como hemos contado en “todas las músicas”, al tiempo que el Ayuntamiento de Badajoz  crea nuevas plazas, casi exclusivamente, para policías locales. Policías que luego no patrullan porque el Consistorio no quiere gastar dinero en pagarles la gasolina que utilizan en sus vehículos.  
No son recortes, lo que se pretende es hacer un corte en el Estado de Bienestar y que las cosas vuelvan a ser lo que fueron en otros tiempos.
Y los sindicatos y la supuesta izquierda manifestándose para que podamos seguir pidiendo créditos. ¿Es que las deudas son de izquierdas?
Y Llamazares dice que sí se va a presentar a las elecciones, (dijo que no lo iba a hacer), porque le ha animado el movimiento del 15-M. Que se vaya a las movilizaciones, que los indignados de lo que están hartos es de políticos, también de los que son supuestamente de izquierdas.