Páginas vistas en total

jueves, 7 de agosto de 2014

Midnight cowboys.

He visto el comentario de Isa Gamero sobre lo que les ha pasado a los Bardem en EE.UU. por apoyar la causa palestina en un momento en que acaban de morir casi dos mil víctimas, en su mayoría civiles, por el ataque de Israel a la Franja de Gaza. Lo primero que se me viene a la cabeza es la forma tan diferente como nos llega la información. La información es, necesariamente, un resumen de lo que está pasando: no pueden contárnoslo todo porque acabaríamos exhaustos, tanto los que escriben como los que leemos. El problema está en que cada informador tiende a resumir la noticia destacando de la realidad los hechos que a él le interesan y ocultando los que no. Hay muchas formas de contar la realidad de un conflicto.
En EE.UU. se suelen posicionar unánimemente del lado israelí por varias razones. Antes y durante el holocausto muchos judíos, en general todos los que pudieron, emigraron desde Europa hasta América, así que hay una gran población de origen judío en los EE.UU. Por otro lado, un fragmento importante de esta población judía es rico. En parte porque los judíos pobres no pudieron huir de Europa y murieron en los campos de concentración o quedaron en los países del este, en parte porque los judíos, al carecer históricamente de los privilegios de sangre de que gozamos muchos, se han tenido que dedicar siempre a ganarse la vida con métodos expeditivos y lo han sabido hacer muy bien en  muchos casos.
En Europa, por el contrario, estamos rodeados de pueblos de cultura árabe. A unos pocos kilómetros de Cádiz, todo el norte de África, (El Magreb), lo es. Lo que, no lo olvidemos, no deja de ser un peligro para nuestra seguridad, algo que nos puede incitar a estar de su parte, siguiendo lo que se llama una “política de apaciguamiento”. En EE.UU., por el contrario, los judíos dominan negocios como los de la información o el cine y tratan de influir en la mentalidad americana en favor de la causa sionista. Lo que no quita que determinados personajes de origen judío, como Noam Chomsky por ejemplo, se hayan decantado por defender al pueblo palestino en aras de la justicia y la razón. Pero éstos son una minoría. Así que a la familia Bardem no le ha quedado más remedio que matizar su postura después de firmar el manifiesto de los artistas españoles, pues si la opinión pública americana se pone en contra suya nadie les va a contratar para hacer más películas.
La única experiencia real que han tenido los norteamericanos con los pueblos árabes han sido los atentados del 11-S. Fuera de eso, apenas si tienen noticias de ellos. Eso facilita que no sientan mucha empatía por ellos. Es significativo que cuando los negros americanos se radicalizaron en contra de los blancos adoptaran la religión musulmana para marcar distancias con los blancos cristianos.
Poe otro lado, si los judíos, (al menos los americanos), son en gran parte una etnia formada por gente de clase alta y los palestinos son un pueblo pobre, es fácil que la gente de izquierda se sienta más identificada con la causa palestina que con la sionista.
Tratando de dejar de lado los prejuicios habrá que intentar encontrar verdades objetivas en todo este galimatías. Para empezar, los que estamos en contra del avance sionista a consta del Estado Palestino no estamos en contra de los judíos, en cuanto que grupo étnico, sino en contra de las políticas concretas seguidas por el estado de Israel para eliminar a los palestinos que vivían en el país.
Si tuviera que mencionar los personajes que, perteneciendo a la etnia judía, he admirado en mi vida, podría hacer una lista interminable de personas en todos los ámbitos de la actividad humana. No quiero mencionar ninguno porque eso me llevaría a olvidar muchos otros. Si decimos que es un crimen matar niños inocentes, se nos contesta que los antisemitas somos tal o somos cual cosa, dándose ya por sentado que estamos en contra del pueblo judío. Una polémica entre antisemitas y sionistas es algo en lo que no quiero participar porque no me interesa en absoluto. A mí que no me encasillen en ninguno de esos grupos.
Analizando la situación con ánimo de no caer en prejuicios vanos, hay sin embargo hechos que son constatables.
- Los palestinos vivían en Palestina y en los años cuarenta del siglo pasado se trasladaron allí los judíos, (que habían sufrido la mayor persecución de la Historia), para asentarse en esa tierra.
- Los judíos reclaman la tierra por supuestas razones históricas que tienen más de dos mil años de antigüedad. Siguiendo ese razonamiento, los árabes podían reclamar toda España, (excepto Asturias), es decir el reino medieval de Al-Andalus, del que sólo hace quinientos años que fueron expulsados.
- Desde que llegaron a Palestina los judíos han ido quitando sus tierras a los palestinos en la guerra y en la paz.
- La franja de Gaza es un territorio que tiene la cuarta parte de la superficie del término municipal de la pequeña ciudad donde vivo: Badajoz. Pero en la franja de Gaza viven más de millón y medio de personas y en Badajoz unas 150.000: Gaza es un campo de concentración en el que tienen encerrados a la mitad de los palestinos, sometidos a un embargo de Israel.
- Durante todo el siglo XX los palestinos han estado bajo el control de un partido político de signo laico: Al Fatah, cuyo líder más conocido fue Yasir Arafat, quien se sospecha que fue envenenado por los servicios de inteligencia israelís.
- Israel ha hecho todo lo posible para que el partido más moderado fuera sobrepasado por los más radicales de Hamas, pues además es difícil para los palestinos ser moderado en una situación como la de Gaza. Así, es más fácil justificar los excesos cometidos si tienes enfrente a un grupo que puede ser calificado de terrorista.
- Tengo menos simpatías ideológicas por Hamas que por Israel, pero la situación es la que es.
- Hamas apoya la lucha terrorista, pero ¿qué podían hacer los presos de Auswitz sino intentar algún sabotaje y poco más? ¿Podrían llamarse terroristas los judíos que hacían sabotajes a los nazis?
- El padre de Angelina Jolie, John Voight, con quien la actriz no se habla, se reconoce un ferviente republicano, es decir, pertenece al partido más conservador de EE.UU., al partido de George W. Bush, cuya política exterior la sufrimos todos. El padre de la Jolie es un cowboy de medianoche.

No hay comentarios: