Páginas vistas en total

martes, 5 de marzo de 2013

Atención: preguntas.

¿Qué pensarán los poderosos de nosotros?


 ¿Qué pensará un hombre como Rodrigo Rato que ha estado al frente del FMI cuando el mundo económico se hundía y no supo ni decir esta boca es mía? Me cuesta dormirme por las noches pensando ¿qué pensaran estos personajes que se van a casa porque han hundido Caja Madrid y se llevan unas comisiones que ahora hasta los suizos reconocen que son excesivas? ¿Qué puede pensar de los ahorros de mi madre un tipo que se va para casa jubilado con cincuenta y pocos años y se lleva, por ejemplo, seis millones de euros? Y ¿qué pensarán de los accionistas, que son en definitiva los dueños del banco, que ven ahora que sus acciones valen un céntimo?


Me gustaría saber qué pensaba Urdangarín cuando le adjudicaban los contratos a dedo, sin ni siquiera un concurso amañado para guardar las formas, y qué pensarían Rita Barberá, Camps, Matas, cuando recibían un buen traje, un bolso de lujo o cualquier “detallito” de la trama Gürtel.


¿Qué pensaban de nosotros la cúpula del P.P. cuando recibían los sobres de Bárcenas? Qué dirían entonces: gracias tesorero, me vendrá muy bien para pagar la hipoteca del palacio de Puerta de Hierro.


Qué pensará el alcalde de mi ciudad que ha dicho ayer que se marcha y no ha dado ni una rueda de prensa para explicar, (ellos que saben explicarlo todo tan bien), por qué se marcha en mitad de la legislatura y qué pasará con la ciudad y sus retos a partir de ahora.


¿Qué pasará por la cabeza de Cospedal cuando nos da esas explicaciones tan detalladas y coherentes sobre la vida laboral de su empleado, el gerente del partido?


¿Qué piensan los empresarios que dirigen la COE, alguno de los cuales ha resultado ser un simple ladronzuelo, cuando nos dicen que la reforma laboral ha ido muy bien pero ahora hay que hacer otra, al tiempo que ven que las cifras de paro alcanzan cotas astronómicas?


¿Qué piensa un presidente autonómico cuando nos dice que han quitado hospitales, médicos, urgencias y demás para garantizar una sanidad pública y de calidad?


¿Qué piensa la iglesia cuando le financiamos los colegios de su secta, cuando le arreglamos el patrimonio y le perdonamos los impuestos?


¿Qué piensan los conservadores cuando después de organizar mesas de firmas contra la subida del IVA de los otros, ganan las elecciones diciendo que lo van a bajar y los suben más que aquellos?


¿Qué piensa el muy educado Secretario de Estado Kerry cuando hace negocios con los jeques de Arabia Saudí el mismo día que anuncian la muerte de varios condenados, uno de lllos por crucifixión? ¿Qué piensa de los árabes?


¿Qué piensan los políticos cuando les dicen a los jóvenes que hay que ser emprendedores? Me refiero en el fondo de su corazón, qué piensan de quienes estamos atentos a sus discursos.

¿Qué piensa el presidente del Real Madrid o el del Barça cuando dicen eso de que mañana nos jugamos la vida?


¿Qué piensan los dueños de las cadenas de TV que viven de maravilla produciendo programas de telebasura? ¿Qué piensan de su propia audiencia?


Qué pensaba su Real Majestad cuando decía aquello de: “lo siento me he equivocado”.

¿Qué piensan las multinacionales de la carne envasada cuando nos dan caballo por ternera?



¿Queréis que os lo diga sin ambages?



Pues eso.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Pues al final no me he enterado qué piensan.

manuel larios dijo...

Pues que van a pensar: QUE SOMOS GILIPOLLAS.

Enrique Falcó dijo...

Pues ellos no sé que pensarán... pero lo que pienso yo es difícil explicarlo con palabras sin recurrir a los abruptos, así que en vez de ecribirlo lo pensaré!

Chapo Manolo!!!

isa dijo...

Pues con excepción de la cospedal (solo en el caso concreto de la simulacíon en diferido...con retención de la seguridad social), creo que todos los demás son una panda de prepotentes engreidos que piensan que están por encima del bien y del mal, que nada malo les puede pasar porque el resto de los mortales somos tontos de solemnidad que callamos y otorgamos a todo aquello que nos quieran quitar. Piensan que somos buenos cristianos que ponemos la otra mejilla cada vez que atropellan nuestros derechos por si les place quitarnos algo mas. En definitiva que somos unos auténticos gilipollas y que no tienen ningún tipo de problemas en seguir haciendo lo que quieran porque aunque les pillen de la manera burda, la carcel no la van a pisar y por supuesto nosotros nunca veremos un duro de esos que se hanquedado