Páginas vistas en total

martes, 10 de mayo de 2011

Grande, Almudena.

No estoy siempre de acuerdo con lo que dice Almudena Grandes, como no lo estoy siempre con nadie, pero hay veces que dice cosas que no son sino muy buenas reflexiones: “La derecha española arrastra una deformación congénita basada en la convicción de que este país le pertenece porque para eso lo ha heredado de sus antepasados... reacciona siempre con la misma violenta agresividad, como si de verdad creyera que su voluntad basta para desmentir la realidad…”
*
Es cierto. Algunos listos vendedores de crecepelo lo saben muy bien y les dan lo que quieren. Que la derecha se ha cabreado porque han estado manteniendo que lo del 11-M era cosa de ETA, que eso les da muchos votos, y se ha demostrado que no, que era cosa del terrorismo islámico, pues nosotros tenemos un periódico que ponemos al servicio de ustedes para estar diez años, que se dice pronto, defendiendo que eso era así, como decía Acebes. Y quién era Acebes. Nadie hijo, un señor que tu no llegaste a conocer y que desapreció para siempre. Entonces por qué todavía hoy defienden lo que dijo aquel señor del que no se ha vuelto a saber más. Por nada hijo, cosas de los señoritos, tú en eso no te metas. (Más o menos así decían los criados en Los Santos Inocentes de Miguel Delibes).

No hay comentarios: