Páginas vistas en total

martes, 11 de enero de 2011

Sobre la mentira.




Todas las personas tienen una credibilidad, (un crédito), que es innato. Por eso los niños son inocentes. Cuando uno va creciendo, según sean sus acciones, puede mantener ese crédito o irlo dilapidando. Uno puede mentir y eso te puede solucionar un problema que de otra manera se te hubiera vuelto en contra, pero esa eficacia de la mentira es engañosa porque uno se crece, porque cree que mintiendo va a solucionar sus problemas sin asumirlos, pero cuando se miente, más pronto o más tarde, uno se pone en evidencia, es decir, se hace evidente lo que se ha querido ocultar. Cada vez que uno es cogido en una mentira su crédito de veracidad disminuye.
*
Al cabo de un tiempo puedes verte desprestigiado, desacreditado y sin posibilidad de volver a engañar a nadie.


No hay comentarios: