Páginas vistas en total

miércoles, 1 de julio de 2015

España en marcha.

Nunca me gustó la serie de RTVE “Cuéntame”. Porque no me gusta volver para atrás, que es una actitud peligrosa:

No vivimos del pasado,
ni damos cuerda al recuerdo.
Somos, turbia y fresca, un agua que atropella sus comienzos.

No me gusta porque no recuerdo así aquellos años. Mi padre no era un funcionario del régimen que se volvió emprendedor cuando las cosas empezaron a mejorar en los años sesenta y todo eso que cuenta la serie. De aquella época recuerdo muchas carencias. No tengo nostalgia, que es un sentimiento peligroso, como decía el Sisa: del sentiment inhòspit de l'enyor.

Nosotros somos quien somos.
¡Basta de Historia y de cuentos!
¡Allá los muertos! Que entierren como Dios manda a sus muertos.

Cada cual se ha criado en un ambiente distinto. A mí me tocó vivir de una forma determinada y sufrir unos sacrificios que otros no tuvieron que pasar. De hecho, mucha gente lo tuvo mucho más difícil que yo. No soy rencoroso, no me duele que para otros las cosas fueran más fáciles, a lo que me niego es a que se presente la época del franquismo y la transición de forma unilateral.

De cuanto fue nos nutrimos,
transformándonos crecemos
y así somos quienes somos golpe a golpe y muerto a muerto.

El pasado no me interesa, me preocupa el futuro, lo que queda por pasar que, en una parte fundamental, depende de lo que hagamos ahora. Eso es lo que me importa.  

No reniego de mi origen,
pero digo que seremos
mucho más que lo sabido, los factores de un comienzo.

Ahora resulta que esta derecha nuestra, hija del fascismo, del franquismo, quiere dar marcha atrás en lo que hemos venido consiguiendo durante todos estos años. Vivimos tiempos de reacción. En todo el mundo se están conculcando los acuerdos que dieron origen al pacto social con el que se organizó la postguerra mundial, los que dieron paso a la transición aquí. Los poderosos se están sintiendo fuertes, están pensando que es posible acabar con todo lo que los partidarios del progreso fueron consiguiendo con paciencia y están dispuestos a todo, a desmontar el estado y sustituirlo por la ambición del monopolio y colocar a la gente en jaulas para que no molesten.
Hoy es el día en que entra en vigor la nueva Ley Mordaza. Bien, creen que así nos van a callar. Tenemos que decirles muy claro lo que va a pasar:

¡A la calle!, que ya es hora
de pasearnos a cuerpo
y mostrar que, pues vivimos, anunciamos algo nuevo.

En el año en que yo nací la libertad estaba guardada bajo siete llaves. Pero en ese mismo año se publicó “Cantos Iberos”, de Gabriel Celaya, (del que se puede ver AQUÍ el poema completo y otras cosas interesantes), con algunos de cuyos versos hemos adornado estas vagas disquisiciones. Si ellos en aquellos años difíciles no se callaron: ¡que no esperen que lo vayamos a hacer nosotros ahora!  



No hay comentarios: