Páginas vistas en total

martes, 20 de mayo de 2014

Más liberalismo.

Mientras que por aquí estamos sumidos en el sopor conjunto y sucesivo de la Champions Ligue y las elecciones europeas, ellos, las grandes corporaciones mundiales, mucho más trabajadores que nosotros, no descansan.

El domingo nos enteramos en el mitin de “Podemos” en Badajoz que EE.UU. y la U.E. están trabajando en la aprobación de un nuevo acuerdo comercial. Hoy, el periódico digital PÚBLICO trae información sobre este hecho. ¿Qué supone esta nueva oleada de libertad económica?

Ya sabemos las consecuencias económicas que trajo la desregulación financiera: nuestra actual crisis económica que dura ya seis años y de la que no sabemos cuándo saldremos, (diga lo que diga el P.P.), si es que alguna vez salimos de ella los que no somos ricos. Cuando la crisis nos estalló, hasta los liberales como el presidente francés, a la sazón el derechista Sarkozy, dijeron que había que cambiar el capitalismo y acabar con la desregularización. Nada de nada (rien de rien). El liberalismo, que consiste en dejar en libertad a los capitalistas y especuladores para que se puedan hacer ricos a nuestra costa, no descansa. El diario Público lo resumen muy bien en palabras de Kenneth Haar, miembro de una ONG denominada Observatorio Corporativo Europeo, que estudia la actividad empresarial en el viejo continente, según Haar: La UE ha prohibido el uso de 1.300 sustancias en productos cosméticos, EE.UU. sólo 11.

- El medio ambiente, la salud pública, la seguridad de las personas, son las facetas que se verán afectadas por esta “magnífica” liberalización.

- Este acuerdo, según Público: “permitirá a las grandes compañías reclamar indemnizaciones ante tribunales de arbitraje a los estados, si consideran que sus beneficios económicos o sus expectativas de ganancias futuras se ven afectados por leyes o políticas en un país en el que han invertido.”  Es decir, que si decidimos sacar una nueva norma que limite el comercio de estas empresas multinacionales por razones de seguridad de los consumidores habrá que pagarles a ellos el lucro cesante, o sea, lo que preveían ganar y no ganaron a consecuencia de esa norma.

- Además, las reclamaciones no se harán en los estados sino en tribunales de arbitraje formados, en la realidad, por abogados ligados a esas empresas.

- Entre las normas “excesivas” que se han propuesto reducir, pues son más exigentes en Europa que en EE.UU., están las normas sindicales, ya que EE.UU. no reconoce el derecho a la libertad sindical y la negociación colectiva. Habría que suprimirlas en Europa para no poner trabas a estas empresas exteriores.  

Tanto los socialistas como los conservadores se han opuesto a que se cancelaran las negociaciones cuando trascendió que la NSA americana nos estaba espiando. La Izquierda Unitaria Europea y el grupo Los Verdes en el Parlamento Europeo son los únicos que han dado la voz de alarma. A una propuesta del 7 de mayo de la Izquierda Plural pidiendo que España denunciase esta negociación se opusieron el P.P., PSOE, UPyD y PNV. También se opusieron a que hubiera un referéndum sobre el tema. Según I.U. "Han colocado, sin ningún pudor, los intereses de las grandes empresas transnacionales por encima de los derechos sociales y laborales, sin importarles que para ello haya que laminar las normas democráticas que rigen el Estado de derecho"

Sin embargo, en una información anterior, Público afirmaba que Martin Schulz, presidente socialdemócrata del Parlamento Europeo, había pedido la paralización cautelar de las negociaciones, obteniendo el apoyo del PSOE y de I.U. en España.


Habrá que estar atentos a los acontecimientos. Los defensores de esta negociación aportan informes sobre el aumento de la riqueza de los países firmantes, pero muchos pensamos que de aquí no puede salir nada bueno. Un nuevo recorte, ahora en base a la calidad, la seguridad, la salud, el medio ambiente y los derechos laborales

No hay comentarios: