Páginas vistas en total

miércoles, 8 de febrero de 2012

Desayuno con croissant





¿Has visto a Audrey Hepburn subir por la Quinta Avenida, con su espectacular traje (de  Hubert de Givenchy), ese traje negro con largos guantes, el enorme collar y sus gafas de sol antes del amanecer; parada ante el escaparate de Tiffany’s, con un café en un vaso de plástico, sacando un croissant de una bolsa de papel, abstraída como en un éxtasis?
Esa mujer que no sabe qué hacer con su vida, que va de un lado para otro cometiendo errores, que está desperdiciando su juventud y que con toda seguridad acabará alcohólica antes de los cuarenta. Que se aferra a la esperanza de conseguir grandes cosas aún a costa de perder lo auténtico, lo verdadero. Que no se da cuenta de que se está enamorando de Paul pero no abandona su absurdo empeño de casarse con “el noveno hombre más rico de América menor de cincuenta años”.  
Es la historia de una mujer que se deja llevar por una pasión que tiene su reflejo en el escaparate de Tiffany’s .
¿No es la pasión de nuestro mundo moderno en el que a fuerza de querer tener muchas cosas tenemos cada vez menos?

Moon river
Wider than a mile
I'm crossing you in style
Some day...

Old dream maker
You heart breaker
Wherever you're going
I'm going your way...

Two drifters
Off to see the world
There's such a lot of world
To see...

We're after the same rainbow's end
Waiting around the bend
My Huckleberry friend
Moon River and me...

No hay comentarios: