Páginas vistas en total

jueves, 2 de diciembre de 2010

The sound of suffering.

“Toda la humanidad, o la forma en que es percibida, es como un adversario, pero por mucho que lo intento no puedo evitar escuchar los sonidos del sufrimiento. Tal vez cuando sea un hombre viejo disfrutaré entreteniéndome en un laboratorio, charlando con los estudiantes en las agradables noches de verano y aceptaré el sufrimiento con indolencia. Pero no ahora, los hombres en su juventud, si tienen convicciones, tienen la tarea de actuar para lograr realizarlas”. Julian Assange, fundador de WikiLeaks. (Recomendamos leer este reportaje de CNN).

WikiLeaks significa muchas cosas, pero quiero señalar una que me interesa personalmente. Hemos defendido en varias ocasiones en este blog que vivimos bajo la dictadura de los profesionales. La red nos ha permitido contar lo que queremos y contamos más cosas de lo que nos cuentan los profesionales de, por ejemplo, el periodismo. Esta división del trabajo está en el origen de la sociedad burguesa y tiene, como casi todo, dos caras. Por un lado supone una mejora de la eficacia el hecho de que la gente se especialice para hacer bien un trabajo, pero por otro lado, es más fácil manipular a toda la colectividad si sólo tenemos que manipular a unos pocos periodistas. La insistencia de los profesionales en que nos callemos es significativa, sobre todo defienden un negocio que ven como propio y que no quieren perder.

El País, (que por otro lado es un gran periódico que está entre los que suelo leer), ha venido defendiendo la tesis contraria. Su empresa editora siempre ha querido hacerse rica con lo que ellos han llamado “el mercado digital”. Pues bien, al final la realidad, de la mano de WikiLeaks, nos ha dado la razón y El País ha sido uno de los cinco periódicos del mundo que han tenido el honor de contarnos las reveladoras filtraciones que WikiLeaks les ha proporcionado. Finalmente ha sido un hombre, un hombre en la red, (en realidad muchos hombres y mujeres), quienes han sacado a la luz los secretos mejor guardados, los que no nos contaron los periodistas profesionales.

Todos sabíamos que, por ejemplo, “la gran potencia mundial” no iba a dar satisfacción a los deseos de la familia del pobre Couso. Todos sabíamos que nuestro gobierno calmaría a la familia al tiempo que trataría de ayudar a que los “intereses americanos” no se vieran perjudicados. Pero, ahora, por primera vez, lo hemos visto documentado y con las declaraciones directas o indirectas de los implicados.

No es que "los aficionados" pretendamos ser profesionales, es que todo el mundo tienen derecho a decir lo que quiera, puede que incluso alguien ande por la red y nos lea. Animamos a nuestros lectores a que digan lo que quieran. Que hagan comentarios en este blog o que creen un blog: no hay mas que ira blogger y darse de alta.


Ahora dicen que este señor es un criminal y han conseguido una orden de captura por unos supuestos delitos cometidos en Suecia. Como se trata de un tipo listo, espero que no caiga en las garras de estos buenos defensores de la democracia.

No hay comentarios: