Páginas vistas en total

martes, 22 de agosto de 2017

Las amistades peligrosas en Arabia Saudí.

Hoy día, en España, no existe censura, como en el resto de los países avanzados, y posiblemente en más de la mitad de los países del resto del mundo, incluidos los que llamamos países en desarrollo y del tercer mundo. Según mi particular opinión, se puede publicar todo y, casi siempre, se publica. El problema está en que los grandes medios de masas están inmersos en diversas autocensuras que se resumen en no meterse mucho con las personas y organismos que tienen un gran poder. Sin embargo, la red está llena de medios que se atreven a decir la verdad sin encubrirla. Por eso la prensa escrita y las cadenas de televisión están perdiendo peso frente a los pequeños periódicos digitales y las informaciones que se publican en las redes sociales. Me gusta seguir de cerca la manipulación de los medios de comunicación. Desentrañarla, descubrir sus artimañas groseras, ponerla al descubierto.   

Hoy toca el tema de los terribles atentados de Cataluña. La prensa digital de izquierdas, más o menos independiente, ha puesto el grito en el cielo por la agotadora situación que vivimos en el mundo. Observamos en el mundo islámico que algunos países dirigen la degradación religiosa que está en la base del terrorismo, financiando la versión más radical, rancia e intolerante del islamismo, el salafismo. Mientras, observamos también que nuestros gobernantes abrazan sin sonrojo a los miembros de las monarquías que dirigen esos países, las monarquías del golfo, los países de la Península Arábiga: Arabia Saudí, Catar, Emiratos Árabes. Todo el mundo sabe que no todos los salafistas son terroristas, pero que todos los terroristas, tanto de Al-Qaeda, como del Daesh, son salafistas, como recordaba hoy algún medio. ¿Por qué tenemos que seguir aguantando que los grupos extremistas que son el caldo de cultivo de los terroristas se financien a través de la familia real de Arabia Saudí al tiempo que nuestro Rey, nuestros gobiernos, y los gobiernos de los demás países occidentales mantienen con ellos unas excelentes relaciones de amistad. Algunos se han cansado de esto y, como la CUP, han decidido no ir del brazo de una monarquía, la nuestra, que apoya a los que apoyan a los integristas. 

Veamos lo que dice la prensa independiente.
PÚBLICO trae un artículo que titula: Assange: "Quienes financian a ISIS son los mismos que financiaron la Fundación Clinton". Y añade: “Son los Gobiernos de Qatar y de Arabia Saudita los que han financiado al Estado Islámico”. Además de esta información en que recoge las opiniones de Julian Assange, publica opiniones de varios colaboradores. Nazanín Armanian presenta la entrada que avisa: El asesor de seguridad del presidente Jimmy Carter: ¡Yo creé el terrorismo yihadista y no me arrepiento!
David Bollero es más contundente en su comentario: Bravo por la CUP. En el que afirma: “basta ya de que quienes tienen las manos manchadas de sangre culpen a quienes les señalan”; en clara referencia  las autoridades del Estado Español.
Eldiario.es. Después de informar sobre el conductor de la furgoneta de Barcelona, titula sin ambages: Por qué las ideas religiosas saudíes han sido el terreno más fértil para el terrorismo yihadista. Además, informa de que un grupo de musulmanes se concentra en Madrid al grito de “todos unidos contra el terrorismo”.

Qué dice la prensa escrita, la que está en manos de grandes grupos de comunicación:
El Mundo. titula: “Parte de la CUP ve al Rey “culpable del ataque”. Este periódico no trae ninguna información sobre la polémica de nuestras relaciones privilegiadas con los que sustentan ideológicamente al terrorismo. Por el contrario trae amplios informes sobre Jóvenes violentos “renacidos” para el yihadismo, en el que nos da las claves del problema, es decir, ninguna, salvo que estos jóvenes son así.
El que fuera el periódico de referencia de la izquierda moderada, El País, no trae ninguna información relevante sobre el “caldo de cultivo” del yihadismo, y los países que lo apoyan. Salvo algunas colaboraciones de prestigio como Vidal-Foch, José María Callejo o el juez Baltasar Garzón, lo demás es información sobre lo ya conocido.
El ABC ha conocido la razón que se esconde detrás de todo esto y lo resume en un titular: “Uno de los terroristas cobraba 2.000€ al mes y vivía en una V.P.O”. Ahí le has dado. Esa es la clave de lo que ha pasado. Ignacio Camacho lo resume: "Una democracia tonta es aquella que aún no ha entendido que el multiculturalismo no era la solución, sino el problema". Excesos de tolerancia son los que llevan a estas cosas. La culpa es de los que están “empeñados en el bienintencionado y estéril esfuerzo de diseñar hermosos paradigmas sociales”. Leña al mono, Santiago y cierra España.
La razón tiene muy claro dónde están los culpables y reparte: PDeCAT y ERC, por un lado, que “acuden al pacto antiyihadista sólo de “observadores”, la CUP, por supuesto, Forcadell que “mantiene una reunión para tramitar la ley del referéndum”, y una crítica a Ada Colau que no puso las barreras de tiestos que están poniendo algunos ayuntamientos. Los de La razón a lo suyo.

Si quieres consolarte, ahí tienes a Donald Trump que los supera a todos y se reúne con el gobierno de Arabia Saudí para decir que la culpa del terrorismo está en el Irán chiita, en Corea del Norte y en Venezuela, que nada tienen que ver en este entierro, pero los intereses son los intereses.

Muy bien, pero, ¿los intereses de quién? ¿Nos va a beneficiar a ti y a mí algo la concesión a Florentino Pérez del AVE de la Meca-Medina? Pues no. Lo que pasa es que este señor no sólo manda en el Real Madrid, manda en toda España. Está en la sombra, nadie habla de él… pero sigue siendo el rey.  

Florentino debería encabezar la manifestación de Barcelona de la mano de los fabricantes de armas de Airbus Military, Navantia e Indra, tres de las 100 mayores empresas de armamento del mundo, que son españolas. 

No hay comentarios: