Páginas vistas en total

miércoles, 29 de julio de 2015

Grecia y la economía.

Primero tuvieron una dictadura de los coroneles entre 1967 y 1974 para evitar que los comunistas ganaran las elecciones (y no pasó nada).

Luego Francia puso el avión presidencial para que Konstantinos Karamanlís viajara a hacerse cargo del gobierno (y no pasó nada).

En 1980 los golpistas crearon el partido Amanecer Dorado (y no pasó nada).

Durante 30 años la derecha y los llamados “socialistas” se repartieron el poder, crearon un estado sin recursos públicos, vivieron en una enorme corrupción con la que se hicieron ricos y no pasó nada.

Para entrar en la Unión Europea y para seguir tirando enmascararon las cuentas del Estado y ocultaron un enorme déficit, con la ayuda contable de Goldman Sachs (donde trabajaba Draghi) y de Lehman Brothers (donde trabajaba Luis de Guidnos), que llevó al país a la ruina (y no pasó nada).

Finalmente los bancos decidieron cobrarse las deudas y sumieron al país en la miseria (y no pasó nada).

Luego Draghi, de Guindos y otros como ellos convirtieron la deuda de los bancos en deuda de los estados porque vieron que JAMÁS podría Grecia pagarla y así ahora la pagaremos entre todos (y no pasó nada).

El gobierno de Tsiriza quiso renegociar la deuda con un plan para pagarla pero la troika les impuso unas durísimas condiciones que llevan al país a la miseria más absoluta (y no pasó nada).

Ahora el parlamento griego estudia una demanda contra Varoufakis por alta traición.

Los griegos inventaron la lógica… pero eso fue hace mucho tiempo. 

miércoles, 22 de julio de 2015

Propuestas de PODEMOS para salir de esta crisis.

El 21 de julio pasado, Nacho Álvarez comentaba en El Mundo el modelo energético que propone PODEMOS a través de unprograma equitativo de inversión en energías limpias para EspañaEste plan es una respuesta al problema planteado al perder nuestro modelo productivo (equivocadamente basado en la burbuja inmobiliaria) y que no hemos sustituido por ningún otro, como dice el economista de Podemos: “ante estos desafíos, la política económica del Gobierno del PP descansa fundamentalmente en una apuesta espuria por ganar competitividad: rebajar los costes salariales y flexibilizar aún más el mercado de trabajo, confiando en que la devaluación interna impulse una cierta inversión nacional y extranjera que reactive la economía”. Dejando de lado el hecho de que esto supone que la crisis la paguen los que menos culpa tienen, es decir, los asalariados, (en especial los de rentas más bajas), la propia propuesta es mezquina y denota una total incapacidad para plantear soluciones a esta lastimosa marcha de la economía que nos está llevando a una miseria que empieza a presentarse como irresoluble.

El plan que presenta Podemos pretende sustituir el uso de combustibles fósiles por energías renovables. La inversión a realizar se amortizaría mediante el ahorro producido en la factura del petróleo a medio plazo y tendría una incidencia positiva en los dos problemas más importantes a los que nos enfrentamos en este momento: el deterioro de nuestro planeta producido por el calentamiento global y, a nivel nacional, la búsqueda de un modelo productivo alternativo a la fallida propuesta neoliberal. “En el corto plazo, la rehabilitación de edificios es un traje a medida para las necesidades de España: una fracción importante de aquellos que perdieron su empleo en la construcción con el estallido de la burbuja inmobiliaria podría trabajar en esta actividad”; afirma Nacho Álvarez. Pero más allá de este primer estímulo para nuestra economía se pretende a largo plazo: “un Plan de Energías Renovables que incorpore todos los eslabones en la cadena de valor, desde la investigación y fabricación hasta la instalación y generación de energía. Estas actividades, de alto valor añadido, requerirían muchos empleos asociados de alta cualificación”.

Este plan, que ha sido redactado por el equipo de Robert Pollin, científico de la Universidad de Massachusetts-Amherst, (y consejero del gobierno de Obama), se adapta perfectamente a nuestras necesidades y es factible. Yo diría que es más factible que los sistemas energéticos tradicionales basados en combustibles fósiles, como el del fracking que ya ha causado daños y que ha tenido un coste de 1.350 millones de euros abonados a la empresa ACS, (después de los desaguisados causados por la plataforma Castor en Tarragona), en concepto de indemnización por los beneficios no logrados y que pagaremos los consumidores en el recibo de la luz, (que será más cara aún durante los próximos 30 años), lo que ha servido para que Florentino Pérez y sus socios sean un poco más ricos y nosotros un poco más pobres.  

Pues bien, ante los retos a los que nos enfrentamos dramáticamente, la prensa española se dedica a lo que podríamos llamar periodismo anecdótico, que consiste en buscarle las vueltas al adversario publicando opiniones, informaciones y críticas a las cosas más insustanciales, con tal de no hablar de lo que, de verdad, debería interesarnos. Nadie habla de este plan sino de la web de la alcaldesa de Madrid y de los tuit de su concejal de cultura. Bueno, no sólo eso, El Mundo trae una información que titula: como hablar de Kim Kardashian sin parecer idiota. ¡Interesante!


Este partido ha presentado su plan energético, después de elaborar un informe económico de la situación española y de las vías de solución a nuestros desequilibrios que fue elaborado por Vicenç Navarro y Juan Torres López antes de las elecciones locales y que se titulaba: democratizar la economía para salir de la crisis mejorando la equidad, el bienestar y la calidad de vida (una propuesta de debate para solucionar los problemas de la economía española). Este largo título encabezaba un documento de 68 páginas en el que se debatían las carencias de nuestra estructura económica y se proponían soluciones realistas. Nadie ha contestado con un mínimo de rigor a estas propuestas. En lugar de ello se tacha al partido de “populista” y se avisa, como recientemente hacía el presidente del gobierno, de que la crisis ya ha terminado y que, como prueba, se va a bajar el IVA justo antes de las próximas elecciones generales, tratando de idiotas al conjunto de la población española. Al tiempo que el otro gran partido tradicional, el PSOE, asume la reivindicación que hizo Podemos de garantizar una renta básica, medida que fue calificada por ellos y sus medios afines con el tópico calificativo de “populista”. Pero frente a la inminencia de las elecciones nadie se detiene ante nada, y donde dije “digo” digo “Diego”. 

miércoles, 1 de julio de 2015

España en marcha.

Nunca me gustó la serie de RTVE “Cuéntame”. Porque no me gusta volver para atrás, que es una actitud peligrosa:

No vivimos del pasado,
ni damos cuerda al recuerdo.
Somos, turbia y fresca, un agua que atropella sus comienzos.

No me gusta porque no recuerdo así aquellos años. Mi padre no era un funcionario del régimen que se volvió emprendedor cuando las cosas empezaron a mejorar en los años sesenta y todo eso que cuenta la serie. De aquella época recuerdo muchas carencias. No tengo nostalgia, que es un sentimiento peligroso, como decía el Sisa: del sentiment inhòspit de l'enyor.

Nosotros somos quien somos.
¡Basta de Historia y de cuentos!
¡Allá los muertos! Que entierren como Dios manda a sus muertos.

Cada cual se ha criado en un ambiente distinto. A mí me tocó vivir de una forma determinada y sufrir unos sacrificios que otros no tuvieron que pasar. De hecho, mucha gente lo tuvo mucho más difícil que yo. No soy rencoroso, no me duele que para otros las cosas fueran más fáciles, a lo que me niego es a que se presente la época del franquismo y la transición de forma unilateral.

De cuanto fue nos nutrimos,
transformándonos crecemos
y así somos quienes somos golpe a golpe y muerto a muerto.

El pasado no me interesa, me preocupa el futuro, lo que queda por pasar que, en una parte fundamental, depende de lo que hagamos ahora. Eso es lo que me importa.  

No reniego de mi origen,
pero digo que seremos
mucho más que lo sabido, los factores de un comienzo.

Ahora resulta que esta derecha nuestra, hija del fascismo, del franquismo, quiere dar marcha atrás en lo que hemos venido consiguiendo durante todos estos años. Vivimos tiempos de reacción. En todo el mundo se están conculcando los acuerdos que dieron origen al pacto social con el que se organizó la postguerra mundial, los que dieron paso a la transición aquí. Los poderosos se están sintiendo fuertes, están pensando que es posible acabar con todo lo que los partidarios del progreso fueron consiguiendo con paciencia y están dispuestos a todo, a desmontar el estado y sustituirlo por la ambición del monopolio y colocar a la gente en jaulas para que no molesten.
Hoy es el día en que entra en vigor la nueva Ley Mordaza. Bien, creen que así nos van a callar. Tenemos que decirles muy claro lo que va a pasar:

¡A la calle!, que ya es hora
de pasearnos a cuerpo
y mostrar que, pues vivimos, anunciamos algo nuevo.

En el año en que yo nací la libertad estaba guardada bajo siete llaves. Pero en ese mismo año se publicó “Cantos Iberos”, de Gabriel Celaya, (del que se puede ver AQUÍ el poema completo y otras cosas interesantes), con algunos de cuyos versos hemos adornado estas vagas disquisiciones. Si ellos en aquellos años difíciles no se callaron: ¡que no esperen que lo vayamos a hacer nosotros ahora!