Páginas vistas en total

martes, 30 de julio de 2013

¿Por qué mienten?





Negaron que habría rescate.
Dijeron que el rescate lo pagarían los bancos.
Ahora resulta que lo hemos pagado entre todos.

¿Por qué será que nos mienten tanto?

lunes, 29 de julio de 2013

De delitos y faltas.

Robar un banco es delito, pero más delito es fundarlo. - Bertolt Brecht


Según Público “El rescate a la banca ha costado ya a cada español 850euros”. Tranquilos, esto no es más que el principio: Se sabe ahora que 40.000 millones de euros se dan por perdidos, pero la cifra podría llegar a los 200.000.
Dice otra noticia que una baliza de 14.000 € podría haber evitado el descarrilamiento, pero claro, hay que adelgazar el estado para engordar a los banqueros. Pero si hasta el apóstol Santiago nos ha abandonado, él, que dirigió las victorias sobre los sarracenos, no ha intercedido para evitar la tragedia ferroviaria la víspera de su celebración. ¿Qué será mejor invertir en apóstoles o en balizas? No me extraña lo del apóstol, según está la marca España.

martes, 23 de julio de 2013

Justicia y democracia.

Público: La indulgencia del supremo impide que matas pise la cárcel

Matas: Mi absoluto respeto a las decisiones judiciales.  

Hoy de Extremadura:Un año de cárcel por robar en un súper 11 paquetes de jamón curado y 15 de lomo embuchado
Ni siquiera dice que fuera ibérico de bellota.
  
La opinión de Mälaga: Condenado a 15 meses de cárcel por robar chapas de una obra en Cártama 

La Voz de Galicia: Condenado a un año de cárcel por robar chupa-chups

Sur.es: Condena de dos años de cárcel por robar una bicicleta en Murcia

Ideal.es: Condenado a cárcel por el robo de 10 chirimoyas en Motril

La opinión Coruña: Condenado por robar 3.000 euros en joyas en la casa de su novia

lne.es Avilés: Condenado a tres años de cárcel por robar un camión de pescado

Diario de Sevilla: condenados a un año de prisión los cuatro chabolistas acusados por el robo de unos hierros.  

La opinión de Málaga: Condenado a 2 años de cárcel por robar herramientas en un garaje

El diario de Córdoba: Condenado a dos años de prisión por robar cable de cobre de farolas .

ABC de Sevilla: Condenado a cuatro años de cárcel por robar 180 euros en una farmacia. El abogado del condenado asegura que no está demostrado que su defendido fuera la persona que cometió el crimen. 

Menéame: La Fiscalía pide dos años y medio de prisión para un sin techo por sustraer 10 rollos de papel de los baños del centro comercial Plaza Elíptica 

Levante emv.com: Acepta tres años de prisión un hombre que robó un banco por desesperación. El forense constata que el acusado actuó por un «estado de desesperanza» debido a su situación económica - Estaba a punto de ser desahuciado.

Ultima hora Ibiza: Un año de cárcel por robar 500 euros de la furgoneta de su profesor
 
La Rioja: Dos años de cárcel por robar 50 euros en una tienda de Logroño. Según queda acreditado en el fallo judicial, el acusado acudió de madrugada a un establecimiento comercial de la calle Doctor Múgica «guiado por un ánimo de enriquecimiento patrimonial injusto» 

Diario de León: Le piden dos años y cinco meses de cárcel por robar 50 euros en el instituto

Vozpópuli:  Emilia Soria fue condenada a un año y 10 meses de prisión por un delito de falsedad en documento mercantil y a otros seis meses de prisión por estafa por gastarse 193 euros en comida y pañales para sus hijas menores de edad. Queda libre por fallo técnico.



: Condenado a tres años y medio de prisión un hombre por robar en un chalet habitado de Albacete



Ver más en: http://www.20minutos.es/noticia/1303822/0/#xtor=AD-15&xts=467263
Condenado a tres años y medio de prisión un hombre por robar en un chalet habitado de Albacete

Ver más en: http://www.20minutos.es/noticia/1303822/0/#xtor=AD-15&xts=467263

lunes, 22 de julio de 2013

Después de todo: la vida sigue igual.


No es sólo la crisis económica que nos quieren hacer pagar a los que no somos ricos y la corrupción de los partidos que han estado viviendo del cuento y robándonos desde que existe la monarquía parlamentaria, de igual manera que lo hacían antes los del “movimiento”. Además de todos estos dramas nos quieren meter en la máquina del tiempo y mandarnos a vivir a los años cincuenta y sesenta.

Los líderes de este cenagal corrupto en que deviene nuestra monarquía parlamentaria, (que lo llaman democracia y no lo es), se han creído aquello que dijera el poeta castellano: “cómo, a nuestro parescer, / cualquiere tiempo passado /  fue mejor”. Pero cuando estos próceres piensan los años sesenta no se refieren al mayo francés ni al Berkeley californiano, se refieren a la etapa última del criminal franquismo.

El sábado fui a una fiesta de los años sesenta. No había música de los Beatles, de Bob Dylan, de Jimi Hendrix ni de los Rolling Stones, si no que aquello consistía en escuchar canciones como esa tan de moda: “cuéntame” de los Fórmula V; así como las de El dúo dinámico, los Brincos, los Sirex y los Bravos. Estos últimos cantaban aquello de “los chicos con las chicas” con un tono exultante, como si fuera Dylan en “The times they are a-changing”, llamando a la revolución juvenil… pero en la versión española, cutre, de la época:

Los chicos con las chicas tienen que estar

las chicas con los chicos han de vivir

y estando todos juntos deben cantar.

No sé de dónde venía esa obligación de que los chicos tuvieran que estar con las chicas. Tal vez de que nos habían educado de forma separada en colegios segregados por sexos. De modo que llegados a la edad adulta se cantaba el reencuentro de unos con otros. Pero este mensaje era un poco dogmático, porque ¿qué pasaba con los chicos que preferían estar con los chicos? ¿Y las chicas que preferían estar con las chicas? ¿quedaban fuera de este juego y no podían cantar juntos con los demás? Pues así era, en efecto. De modo que lo que parecía un mensaje revolucionario al hilo de los tiempos que corrían por el mundo occidental, no era sino el mensaje que el Opus Dei, (entonces dominante en la política, como lo es ahora, por cierto, en la derecha patria), quería imponer. Pero además de ser un mensaje reaccionario y vacuo, aprovechaba para ser también tendencioso, cuando decía: “La edad de piedra ya pasó, / al menos por aquí”. Como diciendo que aquí éramos muy modernos pero no así otros países, seguramente algunos de lo que entonces se conocía como tercer mundo, muchos de los cuales hoy son países emergentes en vías de superar a los países pobres del sur de Europa, que es lo que siempre fuimos, aunque nos pensáramos otra cosa.

Al día siguiente, cansado de tanta fiesta y años sesenta, me quedé en casa viendo la tele. En el primer canal ponían ese drama universal, cima del séptimo arte, llamado “Margarita se llama mi amor”, homónimo de la canción marcial de la posguerra nacionalista, película de 1961. Cambié a la segunda cadena pública y allí, aprovechaban los rigurosos reportajes del noticiario de nuestro Caudillo, el NO-DO, para mostrarnos la actualidad de los años sesenta. Me cambié a las cadenas privadas y me topé con varios reportajes en los que los ministros de ahora, nos hablaban de reformar la educación para recuperar las reválidas, de suprimir los supuestos contemplados hasta ahora en la ley del aborto y de prohibir la inseminación artificial con cargo a la seguridad social para mujeres solteras o lesbianas casadas. Total, la máquina del tiempo, el regreso a los años bárbaros.
Me dormí y en sueños me veía en mi colegio, cantando el “Cara al sol” de pie, frente al crucifijo y la foto del Generalísimo, con el profesor que, como siempre, nos daba un cachete cuando llegábamos a la frase “me fui al puesto que tengo ahí”, por el exagerado acento con que subrayábamos siempre la palabra “fui”.
Me levanté de la cama y vi con satisfacción que era lunes. Menos mal, no estoy en los años sesenta, estamos en el siglo XXI. Puse la radio y escuché a Julio Iglesias cantar “La vida sigue igual”. 

jueves, 18 de julio de 2013

Las bibliotecas de la crisis.


Este retorno, regresión, repliegue, retirada, retroceso, reacción, que están cometiendo con nosotros nos está llevando a épocas que creíamos superadas. Por ejemplo, tenemos que volver a contactar con los medios extranjeros para saber lo que está pasando en nuestro país, como en el franquismo. Por alguna razón los medios españoles, ni aún los más críticos, nos dan una idea de lo que realmente está pasando aquí. Tal vez por chovinismo, tal vez porque no queremos ver lo que está sucediendo, sólo de tarde en tarde nos sorprenden noticias como la de los comedores escolares que se abren en vacaciones para que los niños no se alimenten de forma deficiente e incluso para evitar que pasen hambre.
Mientras que el ministro que no se cae del Guindo sigue diciendo que la recesión se ha terminado, la prensa extranjera publica noticias alarmantes sobre lo que está pasando. A modo de ejemplo traducimos aquí un reportaje publicado por el periódico británico The Independent sobre las bibliotecas públicas y los recortes. Cuando el gobierno y las comunidades autónomas aseguran ufanos que han recortado el gasto, no indican el daño que pueden llegar a hacer los recortes a la población inocente.

HISTORIAS DE LA AUSTERIDAD: 
DE COMO ESPAÑA SE ENAMORA DE LOS LIBROS DE NUEVO, AL TIEMPO QUE EL PÚBLICO REGRESA EN MASA A LAS BIBLIOTECAS. 

Todas las noches en el centro del barrio obrero del Zaidín en Granada, un goteo de vecinos van entrando en su biblioteca local en la Plaza de las Palomas con una serie de libros, ya sea en sus brazos o en bolsas de la compra. Salen momentos más tarde con otro lote bastante mayor de lo que cabría esperar, pero lo extraordinario de todo esto es que esta biblioteca cerró oficialmente hace dos años, no tiene trabajadores asalariados y, con la electricidad cortada, opera con velas.
"Estamos en un momento crítico", dice Celia Calvo, una de entre la docena de voluntarios para quienes las múltiples tareas en la biblioteca en que emplean su tiempo libre, (como archivar miles de libros donados, la organización de actividades culturales, la reclamación de los préstamos de libros y el registro de las devoluciones), se ha convertido en casi automática.

"El clima es cálido y ahora las tardes de verano son largas, pero si seguimos sin electricidad cuando llegue el invierno oscuro y frío, va a ser muy difícil mantenerlo." La mañana en que The Independent realizó la visita, el suministro de agua de la red seguía funcionando, pero "No sabemos por cuánto tiempo", dijo.

Ms Cavos señala que la supervivencia de la biblioteca de Las Palomas pende de un hilo y añade que los drásticos recortes gubernamentales de los presupuestos para gastos de bibliotecas públicas motivados por la recesión han obligado a muchas de ellas a recortarlos en un 60 por ciento o más, mientras que la resistencia profundamente arraigada en España a la lectura por placer está finalmente desapareciendo. En 2003, España fue uno de los tres países de la UE (junto con Portugal y Grecia) con el promedio más bajo de lectores habituales: sólo el 47 por ciento (frente al 70 por ciento en los países escandinavos y el Reino Unido) dijo leer al menos un libro al año. Ahora, sin embargo, esa cifra se ha elevado hasta casi el 60 por ciento.

Sin embargo, mientras que las bibliotecas se encuentran cada vez más expuestas a los recortes de gastos, como parte de los esfuerzos del país en su guerra para resolver la crisis financiera, el deseo de utilizar estas instituciones entre los españoles afectados por la recesión está en auge. En Andalucía, donde se encuentra Granada, se ha producido un aumento del 50,6 por ciento en los préstamos bibliotecarios desde que los problemas económicos de España se iniciaron en 2008. En algunos casos extremos, como en las bibliotecas de Sevilla, han aumentado un 150 por ciento.

"Sobre todo hay más hombres", dice Roberta Megías, bibliotecaria que trabaja en un pueblo cerca de Granada: La Zubia. "Mientras que antes teníamos principalmente amas de casa que venían a por novelas, ahora hay mucho más paro y todo el mundo en casa demanda préstamo bibliotecario." Ella y otros bibliotecarios también dicen que la recesión ha supuesto un gran aumento de la presencia de personas sin hogar en las bibliotecas, "muchos para leer, otros para conseguir lavarse y asearse".

Su biblioteca, sin embargo, se enfrenta a recortes dramáticos, con el personal reducido a ella  misma a partir de enero. En cuanto a la de Las Palomas, fue cerrada por el Ayuntamiento de  Granada sin advertencia previa en agosto de 2011, con el argumento de que una nueva biblioteca había sido construida en el extremo del barrio Zaidín. "Desde entonces", dice la Sra. Calvo, "se ha culpado del cierre a los recortes."

Quienes apoyan la de Las Palomas, señalan que de acuerdo a las leyes autonómicas, con 44.000 habitantes  Zaidín debería tener dos bibliotecas, y no tiene ni siquiera una. También dicen que la nueva biblioteca, a más de una milla de distancia, está demasiado lejos del centro del distrito, es demasiado académica para la edad avanzada de sus clientes y no responde a las necesidades de una de las zonas más pobres de Granada, donde durante décadas las familias han vivido hacinados en un laberinto de pisos y casas en estrechas callejuelas.

"Esta biblioteca es pequeña y no puede hacer frente a todo el distrito, que es inmenso", dice la voluntaria de Las Palomas Encarnación González Martín, "y apoyo la apertura de la otra, pero a condición de que no se cierre ésta."

Tampoco el cierre de Las Palomas fue “diplomáticamente manejado”. "Esa chica de ahí, Marta," - una niña de seis o siete años de edad, que hace su tarea en una de las mesas bajas para niños, "estaba rellenando el formulario para su primera tarjeta de la biblioteca, cuando se produjo una llamada de teléfono que obligó a los empleados a cerrar las puertas y pedir a todo el mundo que se fuera", dice la Sra. González Martín. Una sentada de protesta diez semanas más tarde a las puertas de Las Palomas para tratar de asegurar que los libros y los estantes se quedaran, concluyó con la policía levantando uno a uno a cada manifestante, muchos de ellos jubilados que gritaban consignas a favor de la democracia. Pero los libros fueron llevados en un camión de la mudanza a la nueva biblioteca.

El grupo de apoyo de la biblioteca reabrió Las Palomas por sus propios medios en diciembre pasado - "dimos una vuelta por allí y nos encontramos que la puerta estaba abierta", dice la Sra. Calvo con una gran sonrisa. La improvisación y la buena voluntad han sustituido a los fondos públicos: con 8.000 libros donados por las familias locales, los estantes, las plantas en macetas y algunos muebles de las escuelas cercanas.

Disponen de electricidad de emergencia, pero en forma de un cable a través de la ventana que cruza una carretera hasta el centro de suministro local: algo no muy fiable.

A pesar de ello, Las Palomas, una vez más está recuperando su papel central en la comunidad de Zaidín, en medio de la recesión y con un 30 por ciento de desempleo en Andalucía.

"Hay niños de familias que vienen aquí porque en casa nunca tendrían la oportunidad de leer libros al no tener los recursos económicos o culturales necesarios. Tal vez son un poco más reticentes al principio, pero se hacen conscientes de su situación y terminan llevándose los libros a casa ", dice la Sra. Calvo.

Con una estimación del 40 por ciento de los escolares españoles sin acceso a Internet, ese  mismo porcentaje es el que acude a los ordenadores de la biblioteca (o acudía cuando había electricidad). "Los pisos de la gente aquí suelen ser muy pequeños, por lo que la biblioteca actúa como una sala de estudio para los niños", dice la Sra. González Martín.

Dejando aparte las bibliotecas, El aumento constante de los hábitos de lectura en España ha tenido un efecto desigual en las librerías: si bien se ha producido un descenso lineal del 40 por ciento en las ventas desde el año 2008, la todavía reciente feria del libro de Madrid registró un inesperado 9,8 por ciento de aumento en las ventas. Y a medida que la demanda de libros aumenta y disminuyen los fondos públicos, también las bibliotecas con "financiación mixta" están comenzando a aparecer con mayor frecuencia.

En la gigantesca ciudad dormitorio de Guadalajara, los vecinos están financiando el presupuesto para libros de la biblioteca (que se había reducido de 150.000 € a cero en 2012) y en Barcelona, ​​en la biblioteca Josep Pons, los voluntarios gestionan el día a día de la misma.

En la aldea de Yaiza en las Islas Canarias, un debate en el foro de Internet donde los propietarios discutieron sobre qué era lo que más se echaba de menos en el pueblo concluyó, después de 18 meses, con ellos mismos organizando una biblioteca con 4.500 libros en sus estantes.

En cuanto a los voluntarios de la biblioteca de Las Palomas, su meta es, según dicen, que la institución se convierte en parte de la vida cotidiana de la gente común otra vez. La Sra. Calvo cuenta la historia de una chica que se sentaba día tras día en un banco fuera de la biblioteca con un ordenador portátil para conectarse a la red de acceso a internet gratuito (dado que su familia no podía permitírselo en casa).

"Yo no dejaba de preguntarme por qué no quería entrar, hasta que finalmente después de muchos meses, ella lo hizo y tomó un libro prestado. Para mí, después de tantos meses, eso hizo que todo valiera la pena".

martes, 16 de julio de 2013

¿Dónde se fue el dinero?



Después de todas las noticas y de todos los silencios del día, que son muchas y muchos respectivamente, la edición digital de El País trae una reseña de Cinco Días que titula: La UE pide que se investigue el coste de las autovías en España. Señala la noticia que, descontados los costes que dependen de la orografía, un kilómetro de autovía cuesta en España el doble que en Alemania. ¿Cómo puede ser esto si en Alemania el sueldo de los trabajadores viene a ser el doble que el español?¿Por qué se habrán hecho tantos kilómetros de autovía si en muchos casos el nivel de tráfico no lo requería Señor Bárcenas?



Las dádivas desmedidas,

los edificios reales


llenos de oro,


las vajillas tan fabridas,


los enriques y reales


del tesoro;


   los jaeces, los caballos


de sus gentes y atavíos


tan sobrados,


¿dónde iremos a buscallos?


¿qué fueron sino rocíos


de los prados?

Jorge Manrique: coplas por la muerte de su padre.