Páginas vistas en total

jueves, 28 de junio de 2012

YA ESTÁ BIEN.





¿Qué se ha hecho por la movilidad en bicicleta en este país? Muy poco. ¿Qué se ha hecho en Badajoz? Prácticamente nada: pintar una raya en un par de calles y hacer dos o tres carriles bici dispersos. Ni siquiera cuando se hizo el desdoblamiento de la avenida de Elvas con un gran ancho, se reservó un metro de vía para la bici. Los coches en Badajoz te pitan si vas en bicicleta, cómo si ellos tuvieran mucha prisa porque están trabajando y tú fueras un inmaduro o un marginal que anda obstaculizando el tráfico. ¿Qué campañas de concienciación de los conductores se han hecho para mejorar la circulación de las bicicletas?: ninguna. Por el contrario, debe ser la única capital de Europa en la que no te cobran por aparcar en la calle. De ese modo se promueve el uso del coche hasta para ir a comprar el periódico. Todo el mundo va en coche en Badajoz. Estamos consiguiendo tener atascos en una ciudad donde parecería imposible. Con una contaminación por partículas casi como la de Madrid. Se anunció un sistema de bicis de alquiler que lleva años montándose y que al parecer ha fracasado antes de entrar en funcionamiento. Un desastre. 

Al contrario de lo que se hace en todo el mundo, en Badajoz se promueve el coche y se penaliza la bicicleta y los peatones. Pues bien, para culminar esta política tan poco actual aparece ahora en el periódico Hoy una noticia que avisa de la amenaza municipal de multar a los ciclistas que vayan por la acera.

Único en el mundo. El ayuntamiento seguirá haciendo el día de la bicicleta con Carrefour para sacar la bici un día al año.

Unámonos a la masa crítica: último sábado de cada mes a las 12.00 del mediodía en la explanada del Puente Real. 

martes, 26 de junio de 2012

No tiene remedio.


Este país no tiene remedio. Hemos “quemado” nuestro territorio con la especulación inmobiliaria, hemos reventado la economía a base de inflar la burbuja y titula hoy un artículo en El Mundo: ¿Quién nos iba a decir que estos terrenos valdrían dinero (con Eurovegas)?  
Seguimos celebrando el pelotazo y la especulación, como un maná que cae del cielo. Vamos bien por ese camino.

Más mentiras.


Recibimos el rescate de la Unión Europea con el lanzamiento de cohetes y pirotecnias. El presidente dijo que eso ya era agua pasada, que la cosa la habían arreglado los alemanes, una vez más, por obra de las potentes presiones que él y su gobierno habían ejercido, y se fue a Polonia a ver el decisivo partido de la selección nacional contra Croacia. El ministro Montoro había afirmado rotundamente: “no vendrán los hombres de negro”.
Al día siguiente “los mercados”, atónitos, pusieron la prima de riesgo en la estratosfera y la bolsa empezó a caer, cosa que no ha parado hasta la fecha.
Hay que comprender que el mentiroso a veces lo tiene difícil. El presidente Mariano se enfrenta a tres graves problemas: los socios europeos que han sido llamados en nuestra ayuda, los insensibles mercados que no son de lágrima fácil y el pueblo español, de naturaleza garbancera y fácil de engañar. El pueblo español es ese grupo de aficionados que siguen a Manolo el del Bombo en sus intervenciones. De modo que como a los otros dos no era fácil engañarles se dedicó a engañar al pueblo español en cuerpo y alma, aunque no sin ayuda. La Sra. Cospedal ladrando como un perro, la Sra. Sáez de Santamaría maullando como un gato, y toda la prensa adicta, que es como dijimos la gran mayoría, salieron a tapar la palabra “rescate” y a hablar de lo bien que lo habíamos hecho, incluida la máxima instancia del Estado: enhorabuena.  
A día de hoy, sabemos que los mercados no se lo han creído. Naturalmente, tendrían que ser tan tontos como el pueblo español. ¿Qué es una línea de crédito que se le da a los bancos pero de la que sólo ellos tienen que responder porque al estado español no le va costar ni una peseta ni se le va a contabilizar como déficit porque eso es cosa de bancos y nada más y los hombres de negro no van a venir? Eso es una entelequia que hay que ser muy tonto para tragársela. Ahora resulta que no sabemos a qué interés va ir ese crédito, no sabemos con qué plazo de amortización y si hay carencia, no sabemos nada, pero no es necesario saberlo, nosotros tenemos que cerrar los ojos y creer a pie juntillas en este gobierno que, como ellos dicen, “saben lo que tienen que hacer y lo van a hacer”. Nosotros aquí calladitos y portándonos bien que para eso tenemos el fútbol. Como ya dijo el presidente en las elecciones: “hay que hacer lo que hay que hacer y hacerlo como Dios manda”.
Amen.
Qué significa todo este rescate. Dice Paul Krugman: “...todo ello sirve a lo sumo para ganar tiempo, al igual que el programa de préstamos del Banco Central Europeo del pasado otoño.
¿Qué hará Europa con ese tiempo? Si hemos de guiarnos por su comportamiento anterior, la respuesta es nada.”
Es decir: España seguirá tragándose la burbuja inmobiliaria, (lo que nos va a producir unos gases que no veas), seguiremos con más de cinco millones de parados y sin perspectivas de encontrar fuentes de actividad para generar tantísimo empleo como se necesitaría, seguirán empeorando las deudas públicas, las privadas y las de los bancos y cada vez seremos más y más pobres. En un pozo que no tiene fondo...  

Pero en todo ese proceso tendremos siempre a nuestro lado al presidente Mariano que vendrá cada noche a contarnos un cuento para que durmamos tranquilos.

lunes, 25 de junio de 2012

Mentiras arriesgadas.


La mayoría de las veces la mentira no es inmoral es estúpida. Pudiendo tener la verdad para qué queremos la mentira. La verdad funciona mejor y es más útil.
Una generación entera de españoles ha crecido y se ha hecho mayor escuchando que España era una potencia mundial, un país eminentemente rico y que aquí no podía pasarnos ya nada porque lo teníamos todo. También se dijo que, naturalmente, éramos un país serio y que se podía confiar en nuestro futuro. Tanta fuerza tenía esa tesis absurda que cuando ya los buitres se cernían sobre nuestras cabezas el presidente del gobierno español aseguraba que el susto ya se había pasado y que a lo lejos se vislumbraban unos brotes verdes que nos anunciaban que “volverá a reír la primavera, que por cielo, tierra y mar se espera”.
Así pasaron dos o tres años sin que se hiciera nada por atajar la crisis que nos caía encima que no era una crisis, era mucho más, era un cambio de ciclo de largo alcance. Al final, echamos al presidente a la calle, con lo cual nosotros perdimos tres años, su plan se fue al garete y él perdió la poltrona. ¿Para qué tanta mentira? ¿No hubiéramos acabado antes y mejor diciendo la verdad?
Nos habían dicho que la crisis era un asunto creado por la inoperancia del anterior presidente del gobierno y que lo único que hacía falta para arreglarlo era cambiar de presidente, poner al suyo y aquí paz y después gloria. Si con el anterior gobierno se elevó la prima de riesgo hasta cerca de 500 puntos, con el actual se rozaron los 600 puntos básicos respecto de la deuda alemana de referencia. Explicación: todo venía del anterior presidente, este gobierno lo había hecho todo de maravilla. Una herencia envenenada, oiga.
Se nos había dicho que nuestro sistema bancario era uno de los mejores del mundo, muy superior al del resto de países de nuestro entorno, incluidos los muy poderosos. Nosotros nos hubiéramos conformado con que fuera una cosa del montón, algo mediocre, sin destacar; pero nos decían una y otra vez que no, que era uno de los mejores del mundo. Pues mira que bien, decíamos. Así que llegó el nuevo gobierno y continuó diciendo lo mismo, hasta que un día echó el alto y dijo que el banco que habían creado sus amigos, (en realidad una caja de ahorros), necesitaba más dinero para tapar sus agujeros que todo el que nos llevaban recortado, que era mucho, muchísimo. Las cifras eran aterradoras, pero ahora la mentira tenía un sentido: había servido para centrar el rescate en el banco de sus amigos, pasando por encima del resto de los bancos. Pero todos los bancos estaban llenos de “activos tóxicos”. Unos porque tenían las hipotecas de muchos trabajadores que se habían quedado sin trabajo y no podían pagarlas o porque no habían tenido nunca idea de pagarlas porque las habían comprado para especular, para venderlas al poco tiempo, y ahora se las habían tenido que “comer con patatas”, en otros casos porque habían financiado terrenos urbanos que ahora eran inviables y que nadie iba a poner en circulación habiendo un millón de pisos vacíos, con lo que estos bancos tenían un capital inmovilizado que iba a estar improductivo durante decenios. De modo que la verdad se impuso y lo que había sido el mejor sistema bancario del mundo se convirtió en el peor, hasta el punto que sus problemas lastraban la recuperación de España, de la propia Europa y hasta de la economía mundial, por lo que el presidente de los EE.UU. empezó a urgir a Europa para que solucionara el problema de la banca española. ¡Jóder, con el mejor sistema financiero mundial!
Nos habían mentido y ahora teníamos que sufrir la humillación de ser rescatados, pero el gobierno no se amilanó y como Europa no tiene capacidad para rescatar al país, se decidió un rescate light que sólo afectara a la banca, de manera que el gobierno empezó a venderlo como un chollo, como un regalo que la habilidad de nuestros dirigentes le había arrancado a la Unión Europea.  Se prohibió en la prensa controlada por el gobierno, (que es casi toda), la palabra rescate y se le llamó línea de crédito, que es una cosa así como de PYME, como de créditos para carniceros y taxistas. Con esa simple terminología se había eludido la ofensa de aparecer como lo que somos: la vergüenza financiera del mundo mundial.
Continuará… (hasta que dejen de decir mentiras y se pongan a solucionar lo que se pueda solucionar).
  

viernes, 22 de junio de 2012

Señor, qué cruz.


He visto esas fotos en las que aparece ese obispo argentino que dirige Caritas en América Latina. No entiendo por qué han levantado tanto escándalo, a mi me parece que el obispo no tiene mal gusto, al menos en temas de mujeres. Personalmente no soy creyente, así que me da igual lo que haga este señor en sus ratos de ocio. 

Aunque no soy creyente lo he sido de muy joven: creyente y practicante. Conozco las Escrituras de los Apóstoles y reto a cualquiera a que me cite un párrafo en el que se mencione que Cristo haga referencia alguna a temas del sexo. Y no es por discreción, es que el tema no tiene ninguna importancia en la doctrina que se desprende de esos escritos. Es más, cuando aparece alguna referencia circunstancial es para afirmar aun más lo que digo. Por ejemplo: San Juan 8,111:
—Maestro, esta mujer ha sido sorprendida en flagrante adulterio. La ley de Moisés nos manda apedrear a las adúlteras. Tú, ¿qué dices?
Le preguntaban esto para comprometerlo y poder acusarlo. Pero Jesús, inclinándose, escribía con el dedo en el suelo. Como insistían en preguntarle, se incorporó y les dijo:
—El que esté sin pecado, que le tire la primera piedra.
E inclinándose otra vez, siguió escribiendo. Ellos, al oírlo, fueron escabulléndose, uno a uno, empezando por los más viejos, hasta el último.

Así que estos temas del bajo vientre son algo que nunca me han interesado, (quiero decir moralmente). En aquellos años juveniles en que era católico y estudiaba con los Padres Agustinos, solían tomarme del hombro los reverendos padres cuando acudía a la confesión obligatoria, al tiempo que me hablaban de lo feas que podían resultar las chicas en ropa deportiva, animándome a que fuera a ver los partidos de balonmano femenino para que comprobara personalmente lo poco atractivas que resultaban y así dejara de estar permanentemente obsesionado por el sexo como lo estábamos todos los chicos de aquellos años de tanta represión. Yo les hacía caso, iba a los partidos de la liga femenina pero el resultado era que cada vez me gustaban más las chicas y menos los curas. 

Lo que más me llama la atención del asunto de este obispo es que la gente se escandalice de estas cosas. Lo verdaderamente escandaloso es que este señor obispo dirige Caritas en toda América Latina y ya sabemos que ésta es la ONG que canaliza la ayuda de la Iglesia hacia los más pobres a través de lo que ellos llaman la caridad cristiana. Lo escandaloso de este caso es que es una copia exacta del caso Dívar. Este señor está gastándose los fondos de la organización en sufragarse unas vacaciones por todo lo alto en Puerto Vallarta y seguramente invitando también a esa amiga de la infancia con la que aparece en las fotos. Eso sí que es un escándalo. Cuando Cristo dice: “toma tu cruz y sígueme”; no quería decir que abandonaran las mujeres y abrazaran el celibato, lo que dice es exactamente: “ve y vende cuanto tienes y dáselo a los pobres, y tendrás un tesoro en el cielo: ven, sígueme”. 

¡Tener que dar clases de doctrina cristiana en este blog…! Con tal de adoctrinar, somos capaces de hacerlo hasta de los evangelios. ¡Señor qué cruz!

jueves, 21 de junio de 2012

Por fin.

Máximo Pradera, aquel presentador de CNN+, organizó una recogida de firmas en la que participó este blog.
Hoy nos ha mandado este correo que tiene interés por lo que dice. 

Hola Manuel,
La marcha de Dívar, que se va a lograr gracias a la presión social (y con la apatía de casi todos los grupos políticos, excepto IU) es de una extraordinaria importancia para la España de los próximos años (la de la salida de la crisis) porque representa el triunfo de los principios y de los valores sobre los intereses y las intrigas.
Entre todos hemos creado lo que podríamos llamar "jurisprudencia ética": hemos sentado un precedente, el de Dívar, de una alta magistratura de la nación que se tiene que marchar a su casa porque su conducta es moralmente inaceptable.
La idea de que sólo lo penalmente reprochable puede determinar si un servidor público permanece o no en el cargo está tan arraigada en esta sociedad enferma, del dinero y la poltrona a cualquier precio, que ni el PP ni el PSOE han pedido (a tiempo) la dimisión del Presidente del Tribunal Supremo.
El Ministro de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón, dio un paso más allá en esta aberración intelectual al afirmar que "todo lo que no merece reproche penal refuerza al investigado desde un un punto de vista institucional."
Es la versión pedante del viejo dicho de nuestras abuelas de que "todo lo que no mata engorda".
Al ser fiscal de carrera y tener formación jurídica, la afirmación de Gallardón no puede obedecer a la ignorancia y sólo puede ser atribuible a uno de estos dos motivos:
1) Gallardón es un idiota moral, es decir, una persona que distingue entre lo que está penado y lo que no, pero no entre lo que está bien (bonito) y lo que está mal (feo)
2) Gallardón obra de mala fe y hace una defensa prevaricadora y corporativa de su colega jurista, en la que sabe que está siendo injusto deliberadamente.
Hemos tenido que ser los ciudadanos (mediante las redes sociales) y la prensa libre (a través de demoledores informes sobre las turbias prácticas de este sujeto) los que pidiéramos que el Presidente del Tribunal Supremo y del CGPJ se marchara a su casa.
Esta es para mí la gran lección del 15-M: la política se ha convertido ya en algo demasiado importante para dejarla sólo en manos de los políticos.
La distición entre ética y derecho es ESENCIAL para entender cómo queremos que sea la España del futuro.
Todo lo que está en el derecho ya está en la ética (el respeto a la vida, a la propiedad ajena, etc) pero no todo lo que está en la ética está también en el derecho.
No puede estarlo: no cabe físicamente. Sería imposible recoger un texto legal todos y cada uno de los supuestos de conducta institucional que no se adecuan a lo que demandan los ciudadanos.
Lo que separa al derecho de la moral es el recurso a la constricción y nuestros políticos pretenden que todo aquello a lo que no les podamos obligar mediante la Guardia Civil no sea tenido en cuenta en el desempeño de la función pública.
Esto es tanto como decir que nuestros políticos son, actualmente, incapaces de autoregularse, de determinar ellos mismos, según su conciencia y honor, lo que resulta institucionalmente higiénico y aceptable y lo que no.
Pero todos los cargos públicos, cuando juran o prometen su cargo, están haciéndolo "por su conciencia y honor", es decir, están contrayendo con los ciudadanos un compromiso moral de respeto a normas que no pueden ser recogidas en su totalidad por el Código Penal, porque entonces éste ocuparía el espacio de la Biblioteca Espasa.
La conciencia y el honor por los que juran los políticos pertenecen al ámbito de los valores y los principios, no de los delitos y las penas.
La conciencia y el honor por el que juran nuestros servidores públicos pertenecen al campo de la ética y de la estética, no al de los deberes y los derechos jurídicos.
La dimisión de Dívar es de una importancia capital en nuestra historia democrática porque significa que ni aún en el caso de que un cargo político corrupto sea incapaz de dimitir por "vergüenza torera", los ciudadanos tenemos ya la fuerza suficiente (y contamos con el precedente de facto) para reprocharle moralmente su conducta y enviarle a su casa.
Gracias por haber firmado la petición.
Tal como os decía en el preámbulo de la misma, se trataba de que hicieramos, sobre todo, algo por nuestro propio bienestar moral, ya que por el material no podemos hacer gran cosa...DE MOMENTO.
No es lo mismo leer que la soberanía nacional reside en el pueblo a constatar la fuerza que tenemos cada uno de nosotros por el sólo hecho de estampar una firma de adhesión en una reivindicación ciudadana.
Un abrazo
Max Pradera


lunes, 18 de junio de 2012

Edward Hopper en el Thyssen.



 
De forma simplista, podríamos decir para entendernos que los pintores clásicos querían reflejar la realidad como en un espejo. Los pintores modernos, por el contrario, son aquellos que quisieron inventarse una realidad nueva, ya fuera pictórica o simplemente plástica. Es evidente, según esto, que Edward Hopper no era un pintor moderno, que estuviera en la línea de los que querían inventar esa realidad, como una nueva realidad cubista, fauvista, abstracta, etc. Sin embargo, Hopper adopta una postura que es la de aquellos que piensan que el sistema antiguo no está agotado y deciden llevar adelante su obra al margen de las corrientes imperantes. Por eso la obra de Hopper no es reaccionaria. No propone una vuelta atrás hacia la tradición, sino continuar avanzando con una tradición que aún tiene posibilidades expresivas. En realidad, es más moderno de lo que aparenta. Su objetivo no es plasmar una belleza que está en las cosas, haciéndolo de la forma en que la estética clásica proponía que debía reflejarse la realidad. Sus objetivos estéticos son otros. Por eso no compone las imágenes de sus cuadros según esa tradición clásica que se inicia en el Renacimiento. No existe un diseño estético de las formas. Las masas no están equilibradas. Las líneas carecen de un ritmo. No existe un trazo magistral, que es lo último que permanece de la estética clásica en las últimas obras de  Picasso o Matisse. Cuando Hopper se asoma a la ventana no contempla los paisajes dorados al sol del midi francés, como en Monet o Renoir, lo que capta su atención es la extraña escena que aparece en la ventana del edificio de enfrente a través de la que contempla cómo un hombre lee el periódico mientras que una mujer pulsa distraída una tecla del piano. Es la soledad de personas que viven en Nueva York entre millones de congéneres que no conocen y con los que no les une ninguna relación. Es la soledad que refleja esa pareja del cuadro en la que ambos se ignoran, sin mayor dramatismo. Es un expresionismo frío que refleja el siglo XX desde sus personajes más vulgares: trabajadores de una oficina, el empleado de una gasolinera, o paisajes como el de una casa en mitad de la nada por dónde pasa un ferrocarril, cuadro ese en el que lo más representativo es la vía que ocupa la parte inferior del mismo, no la casa, supuestamente hermosa, (realmente vulgar), que aparece detrás. Porque no importa el equilibrio de una composición clásica, del mismo modo que no importa la iluminación de un paisaje, a menudo en sombra, en un cierto contraluz o con una iluminación lateral sin intención estética. Parecen fotos, pero fotos malas, en cuanto que no se ha considerado el ángulo en que se ilumina el paisaje, pues así es como se ven las cosas, como las vemos todos en nuestra vida cotidiana. Las cosas no se nos presentan como en un cuadro de Miguel Ángel. Si los impresionistas trabajaban la luz a “plein soleil”, Hopper nos muestra la luz eléctrica de los fluorescentes en las oficinas. Es por tanto un trabajo realista, pero tan radicalmente realista como el de los barrocos españoles, como el de Velázquez. Hopper es Velázquez en Nueva York y en Massachusetts. Su realismo es tan intenso que es casi sobre-realista (surrealista). Personalmente me recuerda a de Chirico, en lo que se ha dado en llamar (creo que un poco pedantemente) su pintura metafísica, aunque su maestro es el Degas de esos espacios modernos donde figuras dispuestas sin una composición deliberada son iluminadas por la luz eléctrica. Comparte con Degas el gusto por el teatro, al que se suma la danza en el caso del francés y el cine en el del americano.


Yo si pudiera no me perdería la exposición de Hopper en el Museo Thyssen de Madrid.

jueves, 14 de junio de 2012

FOTOS: Barcelona



Es muy diferente Barcelona de otras ciudades españolas. Lo que más me llama la atención de esta ciudad es el aprecio que le tienen sus habitantes. Los barrios antiguos de Barcelona, como el Raval, el Gotic, la Barceloneta, no son siempre un ejemplo de rehabilitación. Hay muchos edificios restaurados, se han renovado otros, pero aún queda mucho por hacer y a menudo estos barrios acogen poblaciones inmigrantes de países del llamado Tercer Mundo, que se alojan en pisos de rentas bajas. Pues bien, a pesar de que el estado de los barrios antiguos no es el mejor de los posibles, la gente de Barcelona vive la calle de una manera extraordinaria, como pocas ciudades.
El fin de semana pasado, los diseñadores del Raval mostraron sus creaciones en el llamado Paso de Cebra. Nuestra calle amaneció el sábado alfombrada y llena de puestos callejeros donde se vendían bisuterías, todo tipo de objetos decorativos, regalos, etc. Al tiempo, se dispuso de escenarios para música y pases de moda de los creadores del barrio. Un poco más allá, la Rambla del Raval aparecía llena de terrazas donde la gente desayunaba al sol o protegida por las sombrillas bajo las ramas llenas de flores azules de las Jacarandas. Pasaba despacio algún coche y sobre todo circulaban bicicletas por el bulevar. La gente leía con calma las noticias sobre el rescate de España y los niños se subían al gato gordo, más bien gigante, de Botero.
Un poco más allá, la Avinguda del Paral-lel, estaba totalmente ocupada por un mercadillo variopinto de gente del barrio que reivindicaba la calle para usos peatonales. Allí había de todo, con tal de tomar la calle. Había puestos de venta, puestos de información y puestos de socorro. Cualquier cosa que le quite, al menos por un día, protagonismo a los coches para devolverle a la gente lo que es de la gente. Bicicletas, patines y patinetes, eran los únicos vehículos que ocupaban la calzada.
Subiendo esa avenida nos llamó la atención una música de tambores y tenoras, (esas chirimías tan típicas de la cobla y la sardana), y la imagen fabulosa de unos gigantes danzantes. Ante tales provocaciones no nos quedó otra que subir un poco la calle de Jaume Fabra hasta la Plaza de las Navas. Esta plaza recién rehabilitada servía de escenario para la danza de tres gigantes: un señor del Opus con rosario que llevaba un ramo de flores, seguramente con la aviesa intención de seducir a una joven con bikini y una larga falda, por la que enseñaba una pierna, y un camarero que no sé lo que pintaba allí. La verdad que era una escena y una música de lo más divertidas hasta que divisamos a nuestra espalda la llegada de don Xavier Trías, excelentísimo señor alcalde de la Ciudad Condal, que estas cosas tienen que servir siempre al marketing político. Inevitable.
Seguimos nuestro camino sin querer saber más de políticos ni de políticas y enseguida llegamos a la Plaza de España, donde se encuentra la Feria de Barcelona y el palacio de Montjuïc, que está detrás de la fuente: la Font màgica de Montjuïc. Por allí se encuentra ahora el pabellón Barcelona, el mismo que Mies Van der Rohe diseñó para la Exposición Internacional de Barcelona del año 1929, que después de ser desmontado al año siguiente, fue reconstruido en los años ochenta a instancias de Oriol Bohigas por varios arquitectos catalanes, usando materiales como los originales. Justo enfrente está el edificio de Caixa Forum, la antigua Fábrica Casaramona, obra modernista diseñada por el Arquitecto Josep Puig i Cadafalch, (que fue también el autor del proyecto de la Plaza de España y de la fuente). El Caixa Forum fue rehabilitado con la participación de varios arquitectos, entre ellos Arata Isozaki, que diseñó el Palau Sant Jordi para la Olimpiada de Barcelona del 92. Al otro lado de la plaza estaba la plaza de toros de las Arenas, construida por la familia Marsans, recientemente convertida en un centro comercial. La plaza de toros de estilo mudéjar fue rehabilitada por Richard Rogers que colgó la fachada cilíndrica de una estructura nueva, construyó una terraza flotante con un techo en forma de cúpula y un ascensor de formas muy High-Tech, (el estilo con el que trabaja este  arquitecto inglés). También Las Arenas y, en especial, su terraza desde la que se divisa Montjuic y una buena parte de la ciudad, estaban llenas de gente, como toda la ciudad.

miércoles, 13 de junio de 2012

Lo que dicen los alemanes.


del SÜDDEUTSCHE ZEITUNG de Munich. 
Más millones no van a salvar el euro.
12/06/2012, 18:17
Un comentario de Cerstin Gammelin
Si perdemos el euro, se desintegra la Unión Europea. Sin embargo, para decirlo claramente: meter increíbles cantidades de dinero en la moneda común, no va a terminar con la crisis. La política debe abordar finalmente las causas profundas de la crisis. No hay mucho tiempo.
Grecia, Irlanda, Portugal y España. El rescate de la unión monetaria está llegando al límite de lo que se puede exigir a los ciudadanos. Con sumas increíblemente grandes se compran rescates contra el riesgo de ir a la quiebra para más y más países de la zona del euro. Lo hacen porque creen que de lo contrario se rompería la unión, pues si el euro se pierde, erosionará a la Unión Europea.
Este es el análisis. Lo más sorprendente es que si los rescates continúan deberán ponerse a disposición cada vez más euros, y esto es presentado como algo sin alternativa posible. Mientras las sumas eran manejables, para Portugal e Irlanda, por ejemplo, pudo haber sido aceptable. Pero la sospecha ahora de los ciudadanos es que con el pago de más y más rescates, el euro no se salvará.
Es hora de que se descubra que la causa real de la crisis en la unión reside en las notables diferencias de competitividad de las naciones, en sus culturas y sistemas económicos. 
*
El colapso a cuenta de los ciudadanos.
En lugar de este ambicioso objetivo, se ponen sobre la mesa los planes que le dan la razón a quienes advirtieron de un colapso de la unión monetaria,  ya que las cargas financieras son demasiado grandes. Son los planes del Euro Grupo, la ayuda a los bancos españoles con un máximo de 100 mil millones de euros, y las deliberaciones de la Comisión Europea para establecer un Banco Central.
Todo esto se reduce a evitar el colapso del sector financiero a expensas de todos los ciudadanos, sin contar con ellos, a cambio de la certeza de que la crisis ha sido contenida.
Lo próximo que se vislumbra es el apoyo anunciado a algunos bancos españoles, al parecer inocentes. España es la cuarta mayor economía de la zona euro, con sus estructuras de funcionamiento. Muy diferente de Grecia, donde fueron necesarios 180 mil millones de euros de ayuda.
* 
Negligencia en la política fiscal
Pero no es tan inocente. Los100 mil millones de euros, tienen que ser aportados por  los contribuyentes de los países de la zona euro para salvar una política negligente por parte de los bancos españoles, que fue tolerada tanto por el gobierno de Madrid como por el de Bruselas. Usted tiene que ponerlos en pie por unos errores en los que no ha tenido la más mínima responsabilidad. Aunque el gobierno español debe garantizar que el dinero sea reembolsado, está abierta la posibilidad de que los bancos vayan a generar beneficios y puedan pagar los créditos.
En sus libros aparecen sobre todo hipotecas fallidas. Estos inmuebles que fueron  financiados demasiado caros, no pueden venderse a los precios del pasado. Los documentos de los impagos seguirán en los balances.

jueves, 7 de junio de 2012

¿445.568 políticos?


Vamos a comentar un poco una noticia que anda por ahí en la red y que es muy probable que te hayan pasado en algún correo de esos que mandan los compañeros de trabajo. Se trata de la noticia de que en España hay  445.568 políticos que cobran del erario público, lo que supone el doble que Francia o Italia (que es quien nos sigue en número de políticos) y hasta 300.000 más que en Alemania que tiene el doble de población, mucha más autonomía política, (es un estado federal con seis niveles de administración), y algo más de actividad económica, tanto pública como privada.
La noticia parece importante, así que un blog serio como éste, inicia una investigación ardua para contrastar este dato y buscar las fuentes del mismo, porque no podemos fiarnos de lo que se cuenta por ahí en la red. Dicha investigación nos ha costado 0,19 segundos ya que, entre las muchas cosas que tenemos que agradecerle al Creador, una de las más importantes es la existencia de Google. En dicho estudio podemos constatar que la información tiene su fuente en el diario digital “El Aguijón”, cuya línea editorial y periodística desconocemos, pero en el que hemos visto colaborar a periodistas conocidos como Andrés Aberasturi y Luis del Val, tal vez un diario para periodistas jubilados. El Aguijón remite a un estudio de la Presidencia del Gobierno. Pero lo que más nos llama la atención es que ningún diario conocido la publica, mientras que aparece en cientos de blog de los que inundan la red. Bueno, tal vez esta noticia no sea cierta. De ser así haremos nuestra propia investigación: pondremos en Google el texto “número de políticos en España” y veremos lo que nos devuelve. ¡Asombroso!, todas las referencias que aparecen se refieren a la citada información, es decir, nadie se ha entretenido en contar cuántos políticos tenemos en España hasta que llegó el estudio que nos ocupa. Ni siquiera la aparición de esta información ha ocasionado una respuesta por parte de nadie, en la que se nos dijera cuántos son en realidad, si bien alguno ha contestado diciendo que en la red hay mucha basura. ¿Nadie se preocupa de dar el dato?
Hacemos otra prueba diferente, ponemos en Google “número de funcionarios en España” y ahí sí, ahí no hay ningún problema, mientras que nadie nos dice cuántos políticos tenemos que mantener, los funcionarios estamos contados por todas partes, hasta el Ministerio de Administraciones Públicas nos indica que tenemos unos 2.6 millones de funcionarios. Es decir, que por cada 6 empleados públicos hay un político en España, si las cifras que nos han dado son ciertas. Curiosamente, este país es el que menos funcionarios tiene de Europa Occidental al tiempo de que sería el que tiene más políticos. Curioso porque: ¿Han recortado el número de políticos? No. Han recortado el sueldo y el número de funcionarios. Pero no nos dan los datos del número de políticos.
Una última observación. Por el conocimiento directo que tenemos muchos empleados públicos, existen muchos políticos camuflados como funcionarios y ningún funcionario “camuflado” como político. Es decir, la cifra real de políticos es mayor que la que se dice.

miércoles, 6 de junio de 2012

FOTOS: N.Y.C. ¿antiguas?






Ratoncitos listos.


Los políticos son un mal necesario. Mientras las sociedades humanas sigan organizándose de la misma manera en que lo vienen haciendo desde que se creó la civilización tendremos que seguir aguantándoles y sufriendo sus decisiones. Es duro, ya lo sé, pero lo más duro es tener que aguantarles cuando la situación se vuelve difícil como es el caso. Y cuando digo políticos no sólo me refiero a cargos públicos que han sido elegidos democráticamente, podemos ampliar nuestra mirada a cualquier persona poderosa que tenga en sus manos las decisiones que afectan a nuestro futuro colectivo, como es el caso del Presidente del Consejo General del Poder Judicial o el del Banco de Santander. Por eso, cuando la cosa se pone fea, necesitamos políticos con talla. Necesitamos gigantes. No me refiero a gigantes físicos, que eso ya lo pretendieron los creadores del Nationalsozialistische Deutsche Arbeiterpartei, (o sea los nazis), con el resultado por todos conocido, me refiero a gigantes morales.
Pues bien, es grande nuestra desgracia porque es el caso que en la actualidad estamos gobernados por ratones. Ratones listos que se escurren por las rendijas y se comen nuestro grano, pero también ratones asustados que saltan temerosos al menor ruido y que se mueren de miedo al ver al gato. Veamos algunos ejemplos.
Ayer recordaba una diputada canaria en un programa de televisión que el actual ministro de Hacienda y Administraciones Públicas, don Cristóbal Montoro, le recriminó que se hubiera abstenido hace un par de años, cuando se votaba una de aquellas leyes socialistas para salvar España. La diputada le dijo que España necesitaba medidas urgentes y que por tanto ellos no podían negárselas, a lo que el diputado del P.P. le respondió, como el ratoncito listo que es: “que se hunda España que ya vendremos nosotros a levantarla”. Ese mismo ratoncito listo que se come nuestro grano salta asustado cada vez que aparece en las imágenes la gata teutona a la que tanto respeto tiene. Este ratoncito es el mismo que nos dice para tranquilizarnos: los hombres de negro no van a venir a España, pero el corre por los rincones para que no le demos con la escoba.  
Ese otro que preside el Consejo General del Poder Judicial porque lo puso ahí el partido de la derecha, que se ha comido nuestro grano y algo más en Marbella y otros centros del lujo hortera, se asusta ahora cuando le dicen que si sus gastos de representación están bien justificados que se pase por el Congreso y les explique a los señores diputados las cuentas de sus facturas, que a veces te cobran el postre que no te han traído o te meten ocho botellas de “Vega Sicilia” cuando sólo te has tomado siete, una por cada guardaespaldas.


martes, 5 de junio de 2012

Ya está bien.

El 13 de mayo, Intisar Sharif Abdallah fue condenada a muerte por lapidación acusada de adulterio tras un juicio injusto: no tuvo acceso a un abogado y el juicio se desarrolló en árabe, idioma que ella no entiende bien.  Inicialmente Intisar se declaró no culpable, pero en una vista posterior admitió los cargos tras haber sido golpeada por su hermano, al parecer. La sentencia condenatoria se basó únicamente en este testimonio.

Intisar Sharif Abdallah se encuentra detenida con su hijo de cuatro meses a quien amamanta. Está sumamente angustiada y no entiende su condena. Sus otros dos hijos están bajo la custodia de familiares, quienes tramitan un recurso de apelación. 

Amnistía Internacional se opone a la pena de muerte en cualquier circunstancia y a todos los métodos de ejecución. En concreto la lapidación, concebida para causar a la víctima un gran dolor antes de matarla, es una violación de la prohibición de la tortura contenida en el Pacto y en la Convención contra la tortura de la que Sudán es signatario.

La condena a muerte contra Intisar Sharif Abdallah es una violación de las normas del derecho internacional, y su ejecución violaría incluso la Constitución de Sudán, que prohíbe la pena de muerte para mujeres embarazadas o lactantes hasta los dos años de lactancia

lunes, 4 de junio de 2012

España en The Independet


Personalmente me interesa saber que piensa de España la prensa extranjera, aunque sólo sea para tener otra visión. De hecho, la prensa española cambia tanto si lees El País o si lees  El Mundo, (por no hablar de los otros), que se necesita una tercera opinión. 
Hoy viene un artículo en The Independent que traducimos aquí:



Hace dos días, la caricatura principal del diario español El País mostraba a dos personas mirando a un sol al que sólo le quedaba un rayo, el texto decía: "¿Te acuerdas de cuando el sol tenía muchos rayos" De hecho, es cada vez más difícil recordar un tiempo más difícil en la tierra de la desesperación antes conocida como España.
"Las fotos de bodas se han reducido a un 50 por ciento. Los bautizos a un 30 por ciento", Karlis Mendrano, un fotógrafo profesional de larga carrera, de unos cincuenta años de edad, afincado en San Sebastián, me dijo. "Desde que los bancos cortaron el crédito, la gente se casa mucho menos, y cuando lo hacen quieren menos fotos. No puedo bajar más mis precios, por lo que les doy menos calidad. Nunca ha estado tan mal."
Chari Peinado, una camarera con experiencia en un bar irlandés en el sur de España, dijo: "Hay períodos, como ayer a la hora de la comida, en los que todo se vacía y no hay, literalmente, nadie,  es extraño, realmente malo..." Y Julio Álvarez, un consultor financiero, dijo: "Si las cosas siguen así nos dirigimos hacia el abismo" - como si eso fuera la cosa más normal del mundo. Y agregó: "La mayoría de la gente no tiene ni idea de lo que es realmente un rescate internacional. Ellos sólo saben que estamos hasta el cuello…"
Paradójicamente, dado que algunos de los más sombríos efectos de la crisis puede golpear en cualquier parte, desde Bilbao a las Baleares, no siempre es tan simple de identificar un área en particular, como en crisis: podría ocurrir en cualquier lugar, en una calle cerca de usted.

Algunos de los efectos, sin embargo, son inevitables: cada día que en los últimos 12 meses he caminado cerca de donde una cola recorre el exterior de una cocina de alimentos a cargo de los monjes, cerca de la Puerta del Sol en el centro de Madrid, la línea ha ido dando la vuelta cada vez más a lo largo del edificio. Y, si los tres desempleados  en huelga de hambre en un edificio de la iglesia en Granada no está a la vista del público, la pareja de desalojados y sus dos hijas, de 11 y tres años, que vivían en un coche Kia en un parquin vacío, cerca de la misma ciudad durante los heladores meses de invierno, sin duda lo estaban. (El día después de que la historia de la pareja del coche haya aparecido en la prensa local, se les ha ofrecido un trabajo y una casa de forma gratuita).
Parece que los mendigos están cambiando a causa de la recesión. Más que hace 10 años, cuando muchos de ellos tenían evidente acento extranjero, los carteles pidiendo dinero ahora se escriben en español con fluidez. Gracias al flujo de turistas que siguen viniendo a España, los centros de las ciudades son tal vez los que menos han cambiando, aunque los "menús anti-crisis" de tres platos en los restaurantes populares y baratos que se ofertan para las más delgadas billeteras, ahora son tan comunes que ya no resultan atractivos. Más visible, sin embargo, son los revendedores de camisas coloreadas que ahora deambulan por las calles ofreciendo comprar joyas y oro, sin hacer preguntas. Hace diez años no existían, y ahora, por desgracia, son tan comunes como el espectáculo de las palomas en Trafalgar Square.
No todo el mundo lo está haciendo tan mal. Mercadona, una cadena de supermercados comparable a Sainsbury, abrió 20 nuevas tiendas en Navarra recientemente, y su rival Eroski tiene previsto abrir 60 en toda España en 2012. La industria de armamentos del país es relativamente pequeña, pero está en auge (las ventas se duplicaron en 2011, aunque sólo en  las exportaciones), y parece como si en cada esquina hubiera un nuevo Todo a Cien - el equivalente español de las Poundland – o tienda de comida rápida.
"Los chatarreros y los desguaces están haciendo su agosto", añade David Barrales, un mecánico de automóviles con su propio negocio de reparación. "Más y más personas vienen a mí con piezas de automóviles usados ​​que han comprado como repuestos. O simplemente que  usan una cuña para mantener cerrada la ventana de su coche evitando comprar el motor."
No es que haya tantos coches en las carreteras en estos días. "Antes tardaba 45 minutos o más en llegar al hospital local todas las mañanas. Ahora ni 30", según me dijo Francisco Benítez, un taxista de 30 años. "La gente no puede pagar la gasolina. La carretera sólo se llena al nivel de antes cuando llueve."
Los pagos en efectivo, antes muy normales en España para todo, pero que casi desaparecieron  en los años de auge, se están convirtiendo cada vez más en algo normal. Sólo un ejemplo: la compañía de combustible que viene a llenar el tanque de gasoil en mi edificio ya no se aceptan tarjetas de crédito, según dice el conductor del camión, porque han tenido demasiados incumplimientos en los pagos.
Los botes salvavidas de la economía española que se hunde se están llenando. En 2008, sólo Bulgaria, Hungría y Turquía tenían menores niveles de conocimiento de inglés y sólo el 4 por ciento de los españoles dijo estar aprendiendo el idioma. En estos días, sin embargo, los españoles están sentados en los exámenes de Inglés, (de hecho, la prueba de fuego para el conocimiento de lenguas extranjeras), en cantidades sin precedentes. "Los números están por las nubes", dijo Joanne Lehmann, directora de una escuela de Inglés y profesora en el interior de España durante los últimos 27 años. "No podemos hacer frente a todas las solicitudes. Nunca he conocido nada igual. Desde octubre de 2011, cuando comenzó, hemos tenido un aumento del  50 por ciento en los estudiantes adultos, un aumento del 40 por ciento de personas en los exámenes. Son más de 2.800 ahora. Incluso las personas que no están preparadas quieren intentarlo”. Ella tiene en sus archivos, dice, 50 estudiantes de ingeniería, todos ellos recién graduados, ninguno de ellos tiene un trabajo.
Marisa Arranz, desempleada desde hace casi cinco años, dijo: "Este país se ha vaciado en gran parte  ¿Qué es lo próximo que quieren quitarnos, los riñones, un Pulmón, un brazo?" La Sra. Arranz todavía tiene su casa, pero otros no son tan afortunados. De acuerdo con los grupos de protesta, unas 200 familias españolas son expulsados ​​diariamente de sus casas porque ya no pueden pagar la hipoteca - el total de impagos en España se sitúa actualmente en 143 millones de euros, su nivel más alto en casi 20 años.
Cualquiera que tenga 70 años o más en España, (aquellos que recuerdan los "años del hambre" en los años 1940 y 1950, cuando España sufrió la peor recesión del siglo pasado y la embajada de Estados Unidos registró niveles de mortalidad infantil de 50 por ciento en los suburbios de Madrid), no quiere ser atrapado de nuevo por aquellas circunstancias.
Federico Bahamontes, aún enérgico a sus 83 años, fue el primer ganador español de un Tour de Francia y es uno de esos casos. Cada fin de semana el Sr. Bahamontes, (que empezó trabajando  en un puesto de frutas y verduras), sale a su semi-clandestina parcela a las afueras de Toledo, donde siembra verduras con una "buena fuente de agua". Él es muy reservado sobre su ubicación exacta, sin embargo.
"¿Por qué crees que la tengo?", me preguntó. "Es por si se reproduce de nuevo una situación como la de la década de 1950. Esto es un juego de niños en comparación con aquel entonces." Tal vez. Pero el titular de El País del viernes, "no vamos a volver a la década de 1950", tampoco es un signo tranquilizador.

viernes, 1 de junio de 2012