Páginas vistas en total

lunes, 22 de marzo de 2010

lunes, 15 de marzo de 2010

FOTOS: Un día sin lluvia.

FOTOS: En el arroyo de las Lanas.

Levantó los ojos hacia las perdices pero el sol le cegó durante un instante y no pudo hacer bien su disparo. Avanzó unos pasos, como si buscara cambiar de posición, pero Rafael sabía que era su forma de superar el súbito enfado que ese error le había ocasionado. Lo conocía perfectamente. Después de tantas jornadas subiendo y bajando cerros por esos campos, después de tantas noches de enero sin poder dormir por tener que levantarse a echar leños al fuego a cada poco para tratar de calentar el refugio de La Higueruela, después de tantas piezas cobradas en el campo y los almuerzos en la hoguera, Rafael sabía en cada momento lo que pasaba por su cabeza, si estaba enfadado, si estaba alegre, si quería o no quería seguir, si la caza estaba siendo satisfactoria o si se había cansado de acosar liebres por las rastrojeras sin haber cobrado pieza alguna. Al poco llegaron a la cañada y la siguieron para bajar hacia el arroyo de Las Lanas. Era un día luminoso de otoño y en esa amanecida todo parecía empezar de nuevo, o al menos eso daban a entender los cantos de los mirlos en el encinar. Al cabo de un buen rato pararon para hacer un descanso y encender un cigarro. Sentados en el berrueco charlaban sobre lo divino y lo humano, más bien centrados en los aspectos cotidianos de su vida y sus labores diarias. Rafael era agricultor. Dueño de unas tierras de secano en Velliza, cerca de Tordesillas, lo había conocido en la cosa de las codornices. Compartían la afición cinegética y una forma severa de caminar por el campo sin abrir la boca para no levantar la caza. Pero cuando, como ahora, se sentaban a echar un cigarro aprovechaban para hablar de lo suyo, preguntando en primer lugar por el estado de salud y las cosas de la familia. Rafael tenía un hijo estudiando Veterinaria en Madrid y le hablaba a su compañero de los avances académicos del chico o le pedía su opinión sobre si era mejor, por ejemplo, que se fuera a un Colegio Mayor o que se buscara un piso para compartir con algunos paisanos por la zona de Argüelles. Por su parte don Miguel le preguntaba a su compañero sobre la forma de tratar los árboles, pues no hacía mucho que se había comprado una casa en Sedano y quería saber lo que era mejor para que sus viejos olmos no se estropearan, como les venía pasando ya a sus vecinos, o para que los manzanos echaran para arriba. Después apagaban la colilla en el suelo con mucho cuidado y volvían a su caminar callado y concentrado en lo que estaba sucediendo en el campo. Como Rafael ya sabía, la perdiz busca su refugio nocturno cerca del agua, y en la zona del arroyo de Las Lanas se habían escondido aquella noche. No les costó mucho cobrar algunas piezas de manera que al llegar el sol a lo más alto habían completado una buena jornada de caza. Pero desde el limpio despertar hasta el mediodía el cielo se había ido cubriendo de nubes, de tal manera que cuando quisieron darse cuenta había empezado a llover y según pasaba la tarde lo hacía con más furia. Viendo un cortijo en lo alto del siguiente cerro se dirigieron allí para buscar algún refugio. Según se acercaban vieron el humo que  tras salír de la chimenea se esparcía entre las higueras y ya el olor de la leña les anunciaba el reconfortante abrigo donde podrían a buen seguro secarse la ropa. En la puerta de la alquería había un hombre mal vestido y peor aseado que tenía una grajilla en el hombro y que al verlos venir abrió su boca, enseñando una desarreglada dentadura, mientras repetían sin aparente sentido: milana bonita, milana bonita.

jueves, 11 de marzo de 2010

martes, 9 de marzo de 2010

Mientras no toquen lo mío







Un amigo mío decía a menudo en los estertores del franquismo: ¡Qué tiempos estos en que hay que luchar por lo que es obvio!

Es muy esclarecedor para ilustrar el sentido que tenemos en este país sobre la independencia de los funcionarios y de los poderes públicos lo que está pasando con la justicia. Hace unos años oí decir a algún socialista que las personas que más odiaba en España eran Pedro J. Ramirez y el juez Garzón. Creo que era una opinión compartida por muchos socialistas cuando el juez investigó toda la trama de los GAL. Véase la entrada GAL de la Wikipedia y hágase una búsqueda de la palabra Garzón y se verá el trabajo que hizo el juez antes y después de haber pasado por el gobierno socialista de González en el que sólo estuvo nueve meses, (al cabo de los cuales abandonó no sé si por diferencias con el presidente por el caso GAL o porque no le dieron ningún cargo relevante). Quien recuerde aquellos años habrá de reconocer que la actitud militante de Garzón para acabar con la corrupción socialista y procesar a todos los implicados, (proceso que alcanzó hasta a meter en la cárcel al ministro de Interior del gobierno socialista, Barrionuevo), tuvo una gran influencia en la caída del gobierno González y la llegada de la derecha al poder en la persona de José María Aznar. En aquel entonces Garzón era un juez valiente para la derecha. También lo fue cuando dirigió la operación Nécora para acabar con el narcotráfico gallego y todas las operaciones que hizo para acabar con ETA cuando no había en España nadie que tosiera a la banda criminal. Es verdad que siempre ha sido un juez espectáculo, pero es que hacía las cosas que no hacía ningún otro juez ni ningún funcionario judicial en España.

Siendo Aznar presidente, le disgustó la persecución que hizo Garzón de Pinochet, no sé por qué, (persecución que le valió ser propuesto al Nobel de la Paz por grupos latinoamericanos). Pero lo que le molestó de verdad fue su clara oposición a la guerra de Irak que tan irresponsablemente apoyaba el Presidente del Gobierno. Sin embargo, lo que destapó las iras de la familia Aznar fue el procesamiento del amigo de su yerno, Francisco Correa, el director de la trama Gürtel. A partir de ahí, todo el entramado de la derecha y de la extrema derecha española se puso como una sola persona a atacar por todos los flancos al juez Garzón: la judicatura, la prensa, los grupos de presión económicos, el partido. Se le acusa de querer investigar los crímenes del franquismo, cosa por la que, según la denuncia de Falange Española y de las J.O.N.S. ,(aceptada por los jueces), debe ser condenado. Cuando lo lógico en cualquier país democrático sería que el partido con el que nació el fascismo en España estuviera ya prohibido. Se le acusa de malversación de fondos cuando estuvo becado en EE.UU. y lo último es que el director de la trama de corrupción, Francisco Correa, le acusa de haber utilizado escuchas ilegales en su procesamiento. En esto el presidente del gobierno dice discretamente que Garzón persiguió valientemente el terrorismo, que es mérito que ningún español debería negarle y toda la prensa del bunker Aznarista se le echa encima. Quien tenga estómago para ello puede escuchar a Pedro J. hablando en su periódico de esto y echar pestes del otrora valiente juez.

¡Cuánto echamos de menos todavía a Valle Inclán!

¿Qué nos quedará por ver aún en este Ruedo Ibérico ahora que Cataluña quiere aniquilar las tradiciones castizas que no son catalanas?

¿Hasta dónde llegará el esperpento de la Patria con esta derecha con quien nos ha tocado vivir?

¿Cuándo podremos vivir en paz en esta bendita tierra?

El año que viene, si Dios quiere.

lunes, 8 de marzo de 2010

FOTOS: Recordando en Krämavagën

Estas son algunas de la fotos que pudimos traernos a Finlandia. Se trata de imágenes sobre los primeros meses de lluvias en nuestra ciudad. A veces las miramos con nostalgia. Son de un tiempo que ya no volverá.

miércoles, 3 de marzo de 2010

Medidas contra la crisis.



Esta crisis económica que, como todo el mundo sabe ya a estas alturas, ha sido creada por la ambición desmedida de inmigrantes, trabajadores de la construcción y jóvenes sin empleo que quieren trabajar cobrando, sólo se solucionará cuando hagamos caso a la Patronal y empecemos a bajar los sueldos, las cotizaciones de todo tipo y los derechos adquiridos. Desde este foro abierto, proponemos la constitución de un Sindicato Español Crédulo y Obediente, (SECO), que propicie un sindicalismo combativo a favor de los derechos de los trabajadores. Como todo el que ha estudiado un poco sabe, la salida de la crisis pasa por aumentar la productividad de la economía española. Estando las economías  interrelacionadas por el comercio mundial, sólo las que son más competitivas pueden crear empleo, las demás se quedan rezagadas y los trabajadores se quedan secos. Por eso desde el SECO, proponemos una serie de medidas, en consonancia con las que propone la Patronal Española, para crear empleo y acabar con la lacra social del paro.

La productividad es el rendimiento que la empresa obtiene por capital invertido. La productividad depende de los costes y de los ingresos. Como los ingresos son fijos por estar los precios regulados por el mercado internacional la única solución es bajar los costes. Para bajar los costes se puede intervenir mejorando alguno de los diversos factores que contribuyen a su generación: aumentar la capacidad tecnológica de las empresas, mejorar la organización de la empresa, mejorar la capacidad comercial de la empresa (vender mejor abriendo nuevos mercados), disminuir los gastos de las adquisiciones de la empresa, los sueldos de los altos cargos de la empresa, aumentar la formación de los trabajadores de la empresa etc. Esto es lo que hacen países como EE.UU., Alemania, Francia, Japón o Inglaterra. Este tipo de sistema de gestión es anticuado. Nosotros proponemos otro, que es el que siguen países como Grecia, Portugal, Marruecos, Turquía, y en general toda África, gran parte de Asia y la casi totalidad de América Latina. Nuestra propuesta consiste en abaratar los costes bajando el monto que supone la mano de obra y demás gastos sociales que reciben los trabajadores y que arruinan a nuestros sufridos empresarios, (cuyo único objetivo es crear empleo y que todos seamos felices y comamos perdices en una economía libre de mercado). Ante el enorme egoísmo de que ha venido haciendo gala nuestra clase trabajadora, nosotros decimos: ¡ Basta ya; abajo los salarios, abajo los derechos, viva el comercio internacional, la competitividad empresarial y la economía libre de mercado ! Lo que resumimos en SECO de forma lapidaria en el eslogan: vivan las caenas… de producción.

Por todo ello y ante la ruin convocatoria de los sindicatos de clase, que pretenden una vez más quitarse de encima su responsabilidad en esta crisis y cargar la factura a los depauperados empresarios para ruina de la Patria, proponemos la adopción de las siguientes medidas:

- Que el estado garantice a los bancos que el dinero que han recibido no les será exigido bajo ningún concepto en evitación de daños al sistema bancario, lo que sería catastrófico para nuestra economía.

- Eximir a las entidades crediticias de la obligación de dar créditos. (Pensamos en un cartel que diga: Hoy no se fía, fiamos…. mañana).

 - Que el dinero de nuestros impuestos se destine en exclusiva al fortalecimiento de las empresas, (con la única excepción de los diezmos que corresponden a la Santa Madre Iglesia), eximiendo del pago de impuestos a todo aquel que dé empleo a trabajadores, o que esté moviendo su dinero, (para mayor gloria de su economía y por tanto de la economía patria).

- Reducir los salarios, (de forma progresiva), hasta equiparlos con los de países que tienen menos paro que nosotros, como es el caso de nuestros vecinos Portugal, Marruecos, etc., de tal manera que nuestros productos empiecen a ser rentables.

- Acabar con la lacra de los gastos sociales como pueden ser la seguridad social, las indemnizaciones por despido, las pensiones de jubilación, el subsidio de desempleo y todo ese conjunto de medidas que hunden nuestra economía y benefician a tanto vago y maleante.

- En una segunda fase se deberá llegar al exterminio de personas de baja productividad, es decir: mayores, enfermos, incapacitados, etc. (Recuerdo alguna experiencia realizada con un gran éxito económico en algún país europeo en los años treinta, pero ahora mismo no recuerdo cuál).

 - Acabar con la perversa pretensión de la juventud de trabajar ganando dinero. Ya lo ganarán cuando les llega la hora de mantener una familia. Mientras tanto, que trabajen para aprender y den gracias a sus empleadores de que los tienen en la empresa. (Así se ha hecho toda la vida, como los aprendices en los talleres).

- Volver al trabajo de los sábados y a la jornada de duración indefinida, según necesidades de la competitividad, sin abono de horas extras y demás exigencias que tanto dañan al empresario.

- Para el caso concreto de los inmigrantes, que no teniendo nacionalidad española no están sujetos a los derechos de los españoles, proponemos su ingreso en prisión una vez terminado su contrato laboral hasta que consigan uno nuevo, pues en caso contrario podrían dedicarse al robo y al latrocinio, que ya sabemos de las graves consecuencias que tiene la adicción a comer todos los días.
*
*
Pensamos que con todas estas medidas, más alguna que tenga en mente la Patronal y que no se nos haya ocurrido aún a nosotros, se puede mejorar la economía del país y salir de esta crisis que tanto sufrimiento está causando a los inversores.